La zquierda Latinoamerica y su Penosa justificación de la violencia…los Progre sólo pueden ser víctimas y c uando manejan el Estado y son victimarios ya no hay Terrorismo de Estado…son de nuevo víctimas …truco intelectual n o por berreta deja de ser efectivo…

Penosa justificación de la violencia

SEGUIR
Pedro José García Sánchez
PARA LA NACION

MIÉRCOLES 02 DE AGOSTO DE 2017

Un enjambre de paramilitares se abalanza sobre un joven manifestante caído. La lluvia de patadas y golpes mientras es arrastrado bestialmente por la calle presagia el horror que vendrá cuando la cámara no lo capte. Pero los hay más viciosos. El video es en una celda, no cualquiera, pues los policías rodean al joven desnudo ordenándole tenerse de pie frente a la pared. Gozosos, miman los gestos del béisbol a cada embate propinado con una tabla de dos metros sobre sus nalgas, espalda o nuca. Con el "tumbao" fonético venezolano, in crescendo corean "se prepara el pitcher, lanza…", hasta que el culminante "¡jonrón!" marca la quiebra definitiva del detenido y arrastra su dignidad. Pero la obscenidad puede también manifestarse como política "cívico-comunicativa". El animador de un "zurdo programa" del canal "de todos los venezolanos", luego de declarar su rabia contra "la oposición culpable del hambre, de la guerra económica y de la violencia", acompaña a los que, con astas de banderas, masacran a dos diputados de la República Bolivariana.

crisis-en-venezuela-2501674w280.jpg
Foto: Javier Joaquin

Son tantas y tan cruentas las escenas que cada día se producen en Venezuela, en las que los cuerpos militares y paramilitares (Guardia Nacional), la policía y las bandas armadas tarifadas cumplen con el guión de "aplastar la contrarrevolución" con la que Atilio Borón instruyó a Maduro, que una "gramática de la guerra" pareciera imponer sus símbolos, su terror, su eficacia, su deshumanización. Días después, el heredero de Hugo Chávez confirmaba: "Lo que no se pudo con los votos lo haríamos con las armas". Pero la conjugación al condicional no es tal. En un presente dolorosamente continuo, la "banalidad del mal" planea en la tierra del "socialismo del siglo XXI" hasta volverse abyecta rutina gubernamental. Salvo que, frente al cerco comunicativo (censura explícita, inducción implacable a la autocensura, propaganda mercadeada como "información alternativa") desplegado por el "bolivarianismo salvaje", los smartphones desde hace meses testimonian el "permiso para liquidar ciudadanos", instrumentado hoy en nombre del capítulo chavista de la épica izquierdista latinoamericana.

Los imperativos estratégicos son inalienables: la hegemonía sobre el poder conquistado hace casi 20 años debe continuar. Total, en el mundo binario de Borón, los vejados y agredidos no son chavistas, sino de la oposición, según él "de derecha": "fichas del imperio", "gusanos", según el abecedario castrista, seres de la putrefacción que consuman la nada.

¿En qué momento la sociología se vuelve sociopatía? ¿Cómo el interés comprensivo por lo que vincula a los humanos en sociedad es sustituido por el desprecio de los demás? ¿Qué fue necesario para que a este profesor de la Universidad de Buenos Aires el "oficio del sociólogo" se le confundiera hasta tal punto con el culto ideológico, el usufructo político y el acomodamiento existencial que incite a la monstruosidad guerrera? ¿Qué significa que, frente a un problema de democratización y de convivencia social, un Phd en ciencias políticas de Harvard aconseje normalizar la deshumanización como precepto político? ¿Que legitimación lleva a este dirigente (1997-2006) del Clacso a representar aún esa elite que ejerce la "extranjería social", a sabiendas de que su asesoría criminal se teñirá, impune, de intelectualidad científica y de heroicidad revolucionaria?

El manifiesto de "Solidaridad con Atilio Borón y el pueblo de Venezuela" ofrece una pista inquietante. Frente a "la sed de sangre venezolana", lo que interpela no es tanto la justificación típica de una izquierda Disney que, no por consabida, es menos maniquea, sino el espectro de responsabilidad moral de los "abajo firmantes": al lado de autoridades comunistas sudamericanas aparecen "defensores de los DD.HH.", militantes "por la paz y la ciudadanía social", responsables de fundaciones, plataformas y partidos "humanistas", "de la amistad", "contra la impunidad"… En tiempos en los que, desconociendo su rechazo mayoritario nacional e internacional, la imposición de una constituyente comunal multiplicará exponencialmente la tragedia civil, societal y humana venezolana, abogó por la "injerencia" cubana, pero transparente, de A. Chaguaceda: "Basta de falsas asimetrías que equiparan al abusador y la víctima que resiste. Alto a la magnificación de los errores de un lado mientras se callan los crímenes del otro. Hay que rescatar el valor de las palabras, para el análisis y la denuncia, pues hoy todos somos venezolanos".

Profesor-investigador en sociología.Universidad Parí­s Oeste Nanterre

Anuncios

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.