Venezuela: la madre de todas las crisis

Loris Zanatta

Crisis en Venezuela

Mientras que Venezuela se precipita cada día más en la violencia, la pobreza y el autoritarismo, el Papa le escribió al presidente de Brasil, Michel Temer, quién imprudentemente lo había invitado a hacer una nueva visita a su país. El rechazo estaba en el aire y llegó rápido. Pero Francisco aprovechó la oportunidad para brindarle una severa lección: “El crecimiento equitativo, le escribió, requiere más que el crecimiento económico”. No toca a la Iglesia, dijo, indicar las recetas para resolver una crisis tan compleja. Pero, agregó aludiendo a las políticas del gobierno de Brasilia, es inaceptable poner en práctica “soluciones a la crisis demasiado fáciles y superficiales, que no van más allá de la simple esfera financiera”. Y concluyó rezando a la Virgen de Aparecida para que proteja al país y al pueblo brasileño de “las fuerzas ciegas y la mano invisible del mercado”.

Cuando leí la carta, la encontré desconcertante. No porque sienta ninguna simpatía por el Sr. Temer: no siento ninguna. Nunca me ha convencido la operación que lo llevó a la presidencia, creo que se encuentra plenamente inmerso en la vasta red de corrupción que infecta a Brasil, pienso que varias de sus medidas económicas son demasiado drásticas. Al mismo tiempo, no puedo dejar de reconocer que heredó un país en profunda recesión, donde el gasto público estaba fuera de control y la inflación crecía rápidamente, así como el desempleo. Cosas que, en términos sociales, golpea duro a los sectores más débiles.

Pero lo que es desconcertante es que nada parecido Francisco haya escrito nunca a Nicolás Maduro, agarrado con uñas y dientes al timón de un país que se hunde como el Titanic. Más bien, lo recibió en el Vaticano creyendo en lo que el episcopado venezolano descartaba hacía tiempo: su voluntad de diálogo. Es una lástima, porque de haberle escrito a Maduro, el Papa habría debido invertir los términos de su mensaje: escribir, por ejemplo, que no habrá crecimiento equitativo sin crecimiento económico, definir como “fáciles y superficiales” las políticas del gobierno chavista en los años de la bonanza petrolera, invitarle a prestar en el futuro más atención al equilibrio financiero.

Por último, habría sido apropiado que orara a la Virgen de Coromoto, patrona de Venezuela, para que iluminara el gobierno de Caracas con tal de que dejara de pisotear la mano invisible del mercado, ya que el precio lo pagan los pobres, como ya le resulta claro a todos.

Celebrando la Pascua, el Papa había pronunciado palabras muy importantes sobre América Latina. Pidió “el avance y la consolidación de las instituciones democráticas, en el pleno respeto del estado de derecho.” Santas palabras. No habría nada inusual en eso, excepto que esas palabras – democracia, estado de derecho – son perlas raras en su vocabulario. Al hacerlo, sin embargo, evitó mencionar casos específicos, lo que dejó espacio para muchas hipótesis diferentes. Muchos admiradores se apuraron a interpretar al Papa: no hizo nombres, explicaron, porque hay crisis en Brasil, Paraguay y muchos otros países. Sin embargo, es muy claro que la venezolana es la madre de todas las crisis, la más seria y profunda. Y que sobre ella, el Papa es reticente; una reticencia ruidosa para un Pontífice que no escatima críticas para los gobiernos europeos, los que en América Latina pecan de “liberalismo económico”, incluso para los empresarios que, dijo, cometen pecado al despedir sus empleados.

Anuncios

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.