El triunfo del candidato del antisistema que conmociona al progresismo internaciona

OPINIÓN / 12 de noviembre de 2016

El mundo patas para arriba

El triunfo del candidato del antisistema que conmociona al progresismo internacional, bajo la lupa de James Neilson.

Por James Neilson

00_neilson

Lo de “que se vayan todos” no fue nada en comparación con la convulsión política que acaba de producirse en Estados Unidos. Para desconcierto no sólo de los demócratas sino también de muchos republicanos, y horror de buena parte del resto del planeta, Donald Trump, un demagogo a menudo esperpéntico, logró derrotar a Hillary Clinton que, hasta bien entrada la noche del martes, se creía ganadora por ser una mujer, amiga de “los hispanos” y representante cabal del establishment mayormente progre de la nación más poderosa de la Tierra. Lo logró al movilizar el rencor que sienten decenas de millones de norteamericanos convencidos de que las elites costeras han llevado su país al borde de la ruina, y lo han transformado en un gigante enfermo y pusilánime, desdeñado por todos. Además consideran que “exportaron” las partes más productivas de la economía a China y México, y los dejaron con nada más que migajas.

Concluido el rito electoral, los partidarios de lo que ya es el viejo orden se han puesto a criticar a Hillary. Un tanto tardíamente, se han dado cuenta de que no era la candidata indicada, que por ser esposa de Bill Clinton no tenía la autoridad moral para acusar a Trump de ser un violador serial, que era fría y calculadora, una tecnócrata sin carisma y, para colmo, una mentirosa corrupta cuya fundación recibía una cantidad fenomenal de dólares de Arabia Saudita y Qatar a cambio de algo nada claro. Aunque la perjudicó mucho la actitud vacilante del FBI frente a aquellos e-mails célebres, la habrá herido aún más el hecho de que haya usado la computadora personal de un pedófilo caído en desgracia, Anthony Weiner, el marido de Huma Abedin, una asesora clave que, para más señas, pertenece a una familia de islamistas militantes.

Mientras duró la campaña, el grueso de los medios, encabezados por el New York Times, se negó a llamar la atención a los “errores” cometidos por Hillary o comentar acerca de la trayectoria de ciertos miembros de su entorno para concentrarse en las muchas deficiencias de Trump. De tal modo, contribuyeron al triunfo del candidato antisistema, para no decir antipolítico. El multimillonario, cuya campaña costó una fracción de la de su rival, fue beneficiado por la sensación difundida de que la rama mediática del establishment estaba resuelta a hundirlo. En Estados Unidos, se ha abierto una grieta muy ancha entre una elite globalizadora, de retórica “liberal”, cuando no izquierdista conforme a las pautas nacionales, y sumamente soberbia que ni siquiera se esfuerza por ocultar el desprecio que sus voceros más locuaces sienten por quienes no comparten sus opiniones.

Por ser cuestión de un personaje que conquistó la presidencia de su país al aprovechar la bronca de una proporción significante de sus compatriotas, nadie sabe muy bien lo que Trump podría hacer una vez iniciada su gestión. No le sería posible devolver Estados Unidos a los buenos tiempos de las décadas finales del siglo pasado; para hacerlo, tendría que vencer un enemigo que es mucho más poderoso que China o México; la tecnología que está triturando empleos antes bien remunerados. Es de suponer que comenzará a expulsar a muchos sin papeles, una medida que hace poco hubiera parecido perfectamente legítima pero que, para los defensores actuales de una política de fronteras abiertas, es típicamente “fascista”.

También procurará discriminar entre los musulmanes “moderados” por un lado y los yihadistas por el otro, revertiendo así la política de Barack Obama, según la cual no hay vínculo alguno entre el islam y el terrorismo de grupos que toman las exhortaciones coránicas al pie de la letra. ¿Y la Rusia de Putin? Puede que lo trate como una aliada valiosa en la guerra contra los yihadistas, poniendo en práctica la recomendación del ex primer ministro británico Tony Blair que quisiera que Estados Unidos, Europa, Rusia y China cerraran filas para combatir un muy peligroso enemigo común.

Los hay que prevén que el establishment demócrata-republicano de Estados Unidos se las arregle para capturar a “El Donald” para que no perpetre demasiadas barbaridades. Es probable que lo intente, pero si Trump resulta ser otro presidente “normal”, como Ronald Reagan en su momento, digamos, o decide que le convendría dejar los asuntos más importantes en manos de expertos procedentes del mundillo académico o aquel de los negocios, decepcionaría sobremanera a sus muchos simpatizantes que sueñan con cambios existenciales. Así las cosas, le será necesario hacer por lo menos algunas cosas espectaculares para mostrar que no es meramente un político como los demás.

Puede entenderse, pues, el nerviosismo que se ha difundido en las capitales de Europa, Asia, África y América latina. Nadie cree que El Donald se conforme con haber protagonizado una aventura política realmente asombrosa, derrotando en el camino hacia la Casa Blanca a los aparatos demócrata y republicano, los medios periodísticos gráficos y televisivos más prestigiosos, una multitud de estrellas de la farándula internacional, los universitarios y docenas de agrupaciones étnicas, religiosas y sexuales.

Trump es el líder más notable, aunque sólo fuera por las dimensiones insólitas de su país, de un movimiento internacional que, entre otras cosas, ya nos ha dado el Brexit y el crecimiento del Frente Nacional de la francesa Marine Le Pen. Irónicamente, se trata de una variante de la “política de identidad” originalmente fomentada por la izquierda extrema, con la diferencia de que sus cultores no aspiran a destrozar las tradiciones occidentales sino defenderlas mientras aún haya tiempo. Dicho movimiento es reaccionario por antonomasia; se basa en la convicción de que han sido contraproducentes los cambios impulsados por el progresismo, sobre todo los que han llevado a la transformación demográfica de Europa y Estados Unidos.

Podría ser que estemos asistiendo a la agonía del “proyecto de la Ilustración” que desde el siglo XVII ha dominado el pensamiento europeo con su promesa de progreso indefinido hacia una utopía racional. Andando el tiempo, los ideales nobles reivindicados por los epígonos de pensadores como Voltaire, Rousseau, Locke, Hume, Smith y Kant se vieron adoptados por casi todos, pero últimamente se han estrellado contra el hecho lamentable de que el orden que ayudaron a crear sólo puede funcionar en sociedades relativamente homogéneas. Asimismo, si bien la evolución vertiginosa de una economía globalizada ha permitido que centenares de millones de asiáticos hayan salido de la pobreza ancestral, también ha descolocado a muchísimos jóvenes del sur de Europa y norteamericanos que, por razones comprensibles, son reacios a verse sacrificados en aras de un proyecto que les parece cada vez más ajeno.

Aunque culpar a los inmigrantes en su conjunto por las penurias que sufren es claramente injusto, el que por principio los defensores del statu quo se nieguen a diferenciar entre los deseosos de probar suerte en países desarrollados, como si a su juicio todos fueran igualmente valiosos en términos económicos o culturales, no sorprende en absoluto que los alarmados por lo que está ocurriendo también formulen generalizaciones tan burdas como las de Trump cuando se ensañó con los mexicanos.

Trump mismo comparó su triunfo personal con el del Brexit en el Reino Unido, donde, para indignación de las elites políticas y culturales, los equivalentes de “los deplorables” del magnate inmobiliario votaron masivamente a favor de salir de la Unión Europea. En Francia, Holanda, Suecia y Alemania, para no hablar de Polonia y Hungría, están avanzando agrupaciones similares a aquellas que se encolumnaron detrás de las banderas de Trump. Bien que mal, los líderes de la resistencia europea contra la globalización y lo que está causando suelen ser muchísimo más cerebrales y cultos que el norteamericano, lo que, desde el punto de vista de los comprometidos con un mundo sin fronteras, el pacifismo y la benevolencia universal, los hacen aún más siniestros.

Trump no es un fascista. No es del todo probable que organice milicias de matones uniformados para hostigar a sus adversarios. Es un populista instintivo y bastante irresponsable en un país en que, a diferencia de lo que se ve en otras partes del mundo, el populismo es más anarquista que estatista; se caracteriza por la hostilidad hacia la interferencia gubernamental. Por su parte, Hillary y sus adherentes se proponían aumentar aún más el poder ya notable de las distintas instituciones estatales; como Obama, admiran el orden socialdemócrata europeo, pero parecería que no han aprendido nada de los reveses recién experimentados por sus putativos correligionarios transatlánticos debido a los cambios demográficos que hacen insostenible el Estado benefactor que se construyó en los años que siguieron a la Segunda Guerra Mundial.

Por paradójico que parezca a ojos de los acostumbrados a suponer que populismo siempre significa más estatismo y un mayor gasto público, Trump ganó las elecciones presidenciales de la superpotencia subrayando su voluntad de achicar el Estado y bajar los impuestos y por lo tanto el gasto en todos los niveles. Tal vez no le sea dado concretar sus planes ambiciosos, pero a buen seguro procurará hacerlo, de ahí la alarma que se ha difundido entre millones que de una manera u otra dependen de cheques gubernamentales.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.