CFK: ignorancia en economía o delirio extremo

EDICIÓN IMPRESA COLUMNISTAS 08.08.16 | 00:00

Javier Milei, Economista

CFK , economía , ignorancia , nobel de la Paz , Banco Central

CFK: ignorancia en economía o delirio extremoCFK: ignorancia en economía o delirio extremo

Imprimir Enviar Votar 4

La ex presidente Cristina Fernández de Kirchner decidió volver al ruedo dando su visión de la economía, tanto en lo concerniente al ‘paraíso’ dejado por su gestión como por los desastres infernales causados por el actual gobierno. En este sentido, la ex mandataria señaló que el programa precios cuidados había sido un éxito y que la herencia dejada ha sido formidable, en un contexto donde existía pleno empleo y desendeudamiento. A su vez, también señaló que el problema de la corrupción obedecía a la tiranía del sector privado que somete a las más bajas tentaciones a los angelicales funcionarios públicos.

De más está decir que la economía argentina distaba mucho de ser un paraíso. En los últimos cuatro años de gestión, el PIB por habitante quedó estancado y el promedio anual de inflación del período trepó al 30%. Por otra parte, la creación genuina de puestos de trabajo era nula, por lo que el nivel de pleno empleo se logró combinando un aumento obsceno en el número de empleados públicos y maquillando los datos de la PEA (población económicamente activa), algo que de ajustarse las cifras de desempleo por estas medidas la tasa se ubicaría en el 18%. En cuanto al desendeudamiento, la deuda en el momento previo al default estaba en torno a los USD 140.000M, la cual, aún con la quita que se le ha realizado (60%), al final del mandato ascendía a USD 250.000M. Por último, no es cierto que la corrupción sea responsabilidad del sector privado, de hecho, si el Estado no existiera, la corrupción no existiría ya que la misma no sería más que un mero problema entre privados.

Al mismo tiempo, habría que recordar que todo esto tenía lugar en un contexto donde había cepo cambiario (la brecha llegó a pasar el 100%), el desequilibrio fiscal (sin la cosmética) era de 8% del PIB, las reservas internacionales netas (limpias de encajes de los bancos, swap con China y deuda con importadores) eran nulas, había un desequilibrio en las tarifas de 15 veces, un exceso de pesos (Money Overhang) de cerca de 4% del PIB (desequilibrio similar a los de 1959 y 1975) y una bomba en el mercado de futuros por más de USD 20.000M. De hecho, éstas últimas dos bombas, de no haber sido desactivadas exitosamente por el BCRA, hoy estaríamos padeciendo una tasa de inflación en torno al 500% anual (la bomba de los futuros implicaba llevar la tasa de emisión al 80% anual y como en los casos mencionados la inflación se multiplicó por seis veces, la cuenta sale sola).

Sin embargo, ello no es todo. El daño causado durante el régimen kirchnerista es mucho más grave que la montaña de mentiras y los desequilibrios de corto plazo. El mayor daño fue el causado en la estructura del capital. Durante doce años se destruyó el capital físico, el humano, el institucional y el social, motivo por el cual ha caído el stock de capital por habitante condenándonos a tener una menor productividad y por ende ser más pobres.

La estimulación del consumo sin contrapartida en términos de ingreso permanente ha reducido el ahorro y con ello la inversión, de modo tal que nos hemos consumido una parte importante del capital físico. Por otra parte, en materia educativa, los resultados en las pruebas PISA dan cuenta de la pésima calidad en nuestro capital humano, donde el 70% de los evaluados no llega a cubrir los conocimientos mínimos y menos del 0,5% puede alcanzar niveles de excelencia. En lo institucional, los K tomaron una visión relativista de la justicia (la cual miraba de reojo por debajo de la venda dando crédito a quien violaba la ley) que no solo invertía la responsabilidad en los crímenes, sino que además, el respeto de los derechos de propiedad se volvió un objeto elástico.

Por último, respecto al capital social, la exacerbación de la puja distributiva encarada por el kirchnerismo ha llenado a la sociedad de envidia y resentimiento, generando un daño cultural que ha llevado a muchas personas a desconectar la relación entre el nivel esfuerzo y los resultados.
Todo este desastre no fue gratis. Hoy el PIB por habitante (dólares constantes) está por debajo del de 1998. De hecho, de no haberse hecho nada nuestro ingreso sería el doble (tendencia) y si consideramos que tuvimos el mejor contexto internacional de la historia nos perdimos de alcanzar un PIB/c tres veces más grande (esto si que es magia). En definitiva, que Cristina Fernández de Kirchner reclame el Nobel de Economía para su gestión es más disparatado que pretender clonar a Adolf Hitler para luego galardonarlo con el Nobel de la Paz.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.