Una superpotencia a la deriva

POLÍTICA / 31 de julio de 2016

James Neilson analiza el escenario político en los Estados Unidos ante las próximas elecciones. ¿Hillary o Trump?

Por James Neilson

Una superpotencia a la deriva

Siempre y cuando el país más poderoso del planeta no nos depare más sorpresas mayúsculas en lo que queda del año, a partir del próximo 20 de enero tendrá como presidente ya a un personaje que, según sus muchos detractores, es un fanfarrón ignorante, ya a una señora que, en opinión de los suyos, es una delincuente corrupta que, para conseguir la candidatura de su partido, no vaciló en violar las reglas internas para poner fin al desafío planteado por Bernie Sanders, un rival tenaz. Si bien el consenso internacional es que sería mejor que la demócrata Hillary Clinton se instalara en la Casa Blanca porque parece ser menos peligrosa que el republicano Donald Trump, en su propio país el que sea una representante cabal del muy desprestigiado establishment le juega en contra.
En Estados Unidos son cada vez más los que quieren un cambio existencial, una especie de contrarrevolución que, imaginan, serviría para restaurar el mundo de anteayer, el del sueño norteamericano en que cualquier persona honesta podría triunfar. Puede que el cambio propuesto por “el Donald” sea torpe y fantasioso, pero lo que ofrece Hillary, aparte de la novedad de ser una mujer que aspira a un cargo que hasta ahora se ha visto monopolizado por varones, es más de lo mismo, lo que para muchos sería insoportable.
El desenlace de la contienda electoral, que durará hasta el 8 de noviembre, dependerá menos de las hipotéticas cualidades positivas de los dos sobrevivientes de las primarias o de los programas de gobierno respectivos que del desprecio, para no decir odio, que los votantes sienten por su contrincante. Para una proporción sustancial del electorado, será cuestión del mal menor, razón por la que se prevé que será una campaña extraordinariamente sucia. Para desviar la atención de sus propias deficiencias, que son enormes, tanto Trump como Clinton se dedicarán a subrayar las ajenas. Es como si hubieran firmado un pacto de destrucción mutua asegurada, uno que ya está provocando daños acaso irreparables al tejido social norteamericano.
De más está decir que a ninguno de los dos le será difícil encontrar grietas en la armadura del otro. Mientras que el Donald es un demagogo rabioso y a menudo incoherente que algunos comparan con Benito Mussolini, lo que es injusto puesto que el magnate parece tener más en común con Silvio Berlusconi pero que así y todo nos dice mucho acerca del clima fétido político que cubre la superpotencia, Hillary es desde hace casi tres décadas miembro de la elite más o menos progre washingtoniana y neoyorquina que, a juicio de los muchos que temen por el futuro, ha aportado a la evidente decadencia nacional.
A través de los años, la esposa de Bill ha sido blanco de una cantidad llamativa de acusaciones de todo tipo. Entre las más recientes están las de violar la ley al usar un servidor privado para e-mails oficiales y negligencia como Secretaria de Estado. No habrá sido su culpa que yihadistas asesinaran al embajador norteamericano en Libia, pero fue duramente criticada por atribuir la humillación no a la ineptitud de los servicios de inteligencia sino a la difusión por internet de un burdo video antiislámico. Así, pues, cuando Hillary alude a su experiencia en cargos gubernamentales, Trump puede responder diciendo que es en buena medida merced a la debilidad de la política exterior del gobierno de Barack Obama, en el que desempeñó un papel clave, que el mundo está hundiéndose en el caos.
Como no pudo ser de otra manera, Trump está más que dispuesto a aprovechar las oportunidades brindadas por la trayectoria accidentada de Hillary para basurearla. Por improbable que parezca, en dicha empresa cuenta con la ayuda entusiasta de muchos seguidores de Sanders, la víctima izquierdista de las maniobras apenas lícitas que fueron empleadas por Hillary y sus amigos del aparato partidario demócrata para despejarle el camino hacia la candidatura.
Aunque los simpatizantes de Sanders no quieren para nada a Trump, comparten con él la hostilidad hacia la globalización y la patria financiera de Wall Street. Cuando, al ponerse en marcha la semana pasada la convención demócrata en Filadelfia, su jefe los exhortó a votar por Hillary en noviembre, lo abuchearon. Para intentar reconciliarse con los rebeldes jóvenes que hicieron del septuagenario Sanders, un veterano de mil causas progresistas, su ídolo, la candidata ha olvidado su largo compromiso con el libre comercio, dando a entender que ella también está a favor de medidas proteccionistas. Lejos de ayudarla, tanta flexibilidad la ha perjudicado al brindar la impresión de que carece de principios firmes.
Tal y como están las cosas, aquellos que algunos meses atrás se aseveraban convencidos de que un sujeto tan ridículo como Trump no tendría posibilidad alguna de convertirse en presidente de Estados Unidos tienen motivos de sobra para preocuparse. Ya saben que subestimaron la intensidad del rencor que sienten los rezagados. Tardaron en entender que la voluntad del multimillonario de romper con la asfixiante “corrección política”, que suponían hegemónica, le conseguiría una multitud de adherentes nuevos. Creyeron que el Donald cometió un error estratégico fatal al proponer construir “un muro” entre su país y México para frenar la inmigración ilegal, pero, en términos políticos por lo menos, la sugerencia resultó ser un acierto; los angustiados por el ingreso descontrolado de millones de personas procedentes de otras partes del mundo incluyen a muchos hispanos. También lo ayudó otro “error”, el de querer impedir la entrada de musulmanes a Estados Unidos “hasta que sepamos qué está ocurriendo” en Europa, el Oriente Medio y el Norte de África. En cuanto a su oposición locuaz a la libertad de comercio, le ha asegurado el apoyo de millones de trabajadores amenazados por la globalización.
Últimamente, los horrorizados por el ascenso del multimillonario pintoresco de propuestas que les parecen estrafalarias han tenido que acostumbrarse a la idea alarmante de que pudiera triunfar en noviembre. Si lo que para ellos aún es una pesadilla se transforma en realidad, se debería menos a los eventuales méritos de Donald que a la incapacidad, acaso inevitable, de las elites tradicionales para manejar una transición traumática que es en buena medida producto del dinamismo tecnológico y económico de su propio país. En Estados Unidos, y también en Europa, se ha difundido la sensación de que el viejo establishment ha traicionado a la gente común que, para defenderse, está optando por probar suerte con alternativas que las elites califican de “populistas” o “ultraderechistas”. En vista de que hoy en día el establishment norteamericano está conformado mayormente por individuos acomodados de opiniones progresistas que suelen estar más interesados en asuntos como el presunto derecho de los transexuales de estados retro como Carolina del Norte a usar los baños reservados para personas cuyo género ha sido determinado por la biología que en el bienestar de la mayoría de sus conciudadanos, es comprensible que estos se sientan abandonados a su suerte.

Por un margen muy amplio, Trump es el candidato preferido de la clase obrera y media blanca que ha sido marginada por la evolución de su país; Hillary es la de cierta elite progresista blanca más las “minorías” hispana y negra. ¿Podría Trump arreglárselas para congraciarse con más hispanos y negros sin ofender a sus propias bases? Con el propósito de agregarlos a la clientela electoral de quien, mal que les pese a muchos, es su hombre, los estrategas republicanos están tratando de persuadir a los referentes de dichas minorías de que ellas también son víctimas de la inmigración masiva, el recrudecimiento de los prejuicios raciales y la muerte lenta de la industria manufacturera norteamericana. Para frustrarlos, los demócratas insisten en que Trump es un racista xenófobo, un militante del poder blanco que, de tener la oportunidad, se erigiría en un dictador fascista, de tal modo contribuyendo a agravar todavía más las nunca muy buenas relaciones que se dan entre los distintos grupos étnicos o culturales que conviven en Estados Unidos.
En teoría, la rebelión contra las elites que está agitando a todos los países avanzados debería ser protagonizada por izquierdistas resueltos a ver repartidos con mayor equidad los frutos económicos disponibles, pero, con las eventuales excepciones de España y Grecia, los líderes han resultado ser “derechistas”. Es que en casi todos los países, los movimientos considerados izquierdistas se ven dominados por profesionales de clase media o alta cuyos intereses personales y estilo de vida no coinciden con aquellos de la mayoría que sufre las consecuencias concretas de la inmigración masiva, el multiculturalismo y el progreso tecnológico. Aunque en sociedades democráticas los políticos no tienen más opción que la de jurar estar resuelto a luchar por la igualdad, a juzgar por los resultados, los esfuerzos en tal sentido de los comprometidos con diversas formas del progresismo han sido vanos. No extraña, pues, que en Estados Unidos y Europa abunden quienes se creen víctimas de una gran estafa y por lo tanto buscan algo distinto, aun cuando se trate de algo tan extravagante como el renacimiento voluntarista previsto por Trump.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.