El surgimiento de Donald Trump se debe, en parte, a que existe una creencia generalizada de que el sistema está siendo explotado por élites de dudosa reputación

EDICIÓN IMPRESA FINANCIAL TIMES 30.05.16 | 00:00

Cómo derrotar al populismo derechista

por Martin Wolf

Cómo derrotar al populismo derechistaCómo derrotar al populismo derechista

Imprimir Enviar Votar 0

El ascenso de Donald Trump es, tal y como lo argumenté la semana pasada, un síntoma de las fallas de las élites, principal aunque no exclusivamente, de la élite del Partido Republicano. Trump está exitosamente canalizando la agresión y la ira. Ésa no es una táctica nueva. Una y otra vez, ha llevado a los demagogos al poder. Pero los demagogos no proporcionan soluciones. Por el contrario, empeoran las cosas.
Un sinnúmero de personas parece pensar que la situación no podría empeorar. Pero por supuesto que sí podría. La situación podría empeorar, no sólo en EE.UU., sino a nivel mundial. Ésta es la razón por la que Trump es tan peligroso: no tiene noción alguna de los fundamentos del éxito estadounidense.
Trump es un populista de derecha. Los populistas desprecian las instituciones y rechazan la experiencia. En su lugar ofrecen carisma e ignorancia. Los populistas de derecha también culpan a los extranjeros. Trump se suma a todo esto una visión de suma cero de la “negociación”.
En cualquier país, el acoger los delirios del populismo es preocupante. En Italia, por ejemplo, la
capacidad de Silvio Berlusconi para desempeñar el papel del flautista de Hamelín al que seguían los
desacertados ocasionó que el país perdiera dos
décadas de reforma. Sin embargo, EE.UU. es más importante: ha moldeado al mundo moderno mediante la difusión de instituciones duraderas construidas sobre compromisos jurídicamente vinculantes.
Dos resultados de lo que fue un logro bipartidista son dignos de mención. El primero es que EE.UU. tiene potentes aliados. Ni China ni Rusia cuentan con tales aliados. Y ni siquiera se confían mutuamente. EE.UU. tiene aliados, sólo en parte por el hecho se ser tan poderoso; pero todavía más porque ha sido fiable. El segundo resultado es que EE.UU. ha aceptado compromisos perdurables. El ejemplo obvio lo representa su promoción del comercio. Sin eso, el progreso de muchas economías emergentes durante las últimas décadas no pudiera haber ocurrido.
Con su punto de vista transaccional del mundo, el Sr. Trump bien pudiera descartar tanto alianzas como instituciones. Esto dañaría, o quizá destruiría, el actual orden económico y político. Es probable que él y sus seguidores crean que EEUU escaparía indemne si rompiera sus compromisos. Están equivocados. Si la palabra de EEUU resultara no valer nada, todo empeoraría.
La indiferencia del Sr. Trump ante la credibilidad de EEUU va todavía más allá. El país proporciona el activo financiero más importante del mundo: los bonos del Tesoro de EE.UU. Debido a que la posición fiscal estadounidense se ha deteriorado, es necesario tener precaución. Entonces, ¿qué propone el presunto nominado del partido que es, supuestamente, fiscalmente prudente? Según el Centro de Política Tributaria, sus enormemente regresivas propuestas fiscales aumentarían la deuda federal en un 39% del Producto Bruto Internacional (PBI) en relación con el punto de referencia. Una respuesta pudiera ser implementar enormes recortes al gasto, los cuales no ha explicado a sus crédulos seguidores. Otra sería un incumplimiento. Según dice, a él “le encanta jugar con” las deudas. E incluso contempla comprar de vuelta la deuda estadounidense con un descuento. Tales “juegos” destruirían la reputación acumulada desde los tiempos en los que Alexander Hamilton fuera el primer secretario del Tesoro estadounidense, y devastarían las finanzas globales.
Algunos afirman que Trump finge estar comprometido con políticas que él bien sabe destruirían la credibilidad de EE.UU. y devastarían la estabilidad global. Sin embargo, si realmente fuera tan deshonesto, ¿cuál sería su límite? Insensatez o cinismo: ¿cuál sería peor? Todavía es bastante probable, aunque lejos de ser inevitable, queTrump sea derrotado. Eso pudiera depender de si Bernie Sanders decide postularse como candidato independiente. Pero si fuera derrotado, ¿significaría el fin del asunto? Podría decirse que no. Sí, el “momento” populista pudiera pasar. Pero también pudiera que no fuera así. La legitimidad a nivel nacional del papel de EE.UU. dentro de la economía mundial se ha erosionado comprensiblemente.
Esto se debe en parte a la crisis financiera, pero también a que a muchos estadounidenses les ha ido mal durante las últimas décadas. Esto no es sólo un problema de EE.UU. Branko Milanovic ha señalado en su libro Global Inequality (desigualdad global) que a la clase media alta – mayormente las clases media y baja de los países de altos ingresos – le ha ido relativamente mal durante las últimas décadas. Los profesores de Princeton Anne Case y Angus Deaton señalan, además, un marcado deterioro relativo de la mortalidad y de la morbilidad entre los hombres blancos de mediana edad estadounidenses, debido al suicidio y al abuso de drogas y de bebidas alcohólicas. Esto sin duda refleja la desesperación de estos individuos. Fallar en una cultura que venera el éxito personal es una experiencia muy dura. El apoyo de Trump dentro de este grupo debe expresar esta desesperación. Como su líder, él simboliza el éxito. Él no ofrece soluciones coherentes. Pero sí proporciona chivos expiatorios.
Si el populismo derechista ha de ser derrotado, hay que ofrecer alternativas. En un artículo venidero, Douglas Irwin del Dartmouth College señala que el proteccionismo es equivalente a la curandería. El crecimiento de la productividad representó más del 85% de las pérdidas de empleos en el sector de la manufacturación entre 2000 y 2010. Unas políticas eficaces incluirían generosos créditos fiscales por ingresos de trabajo, combinados con salarios mínimos más altos. La prueba obtenida del Reino Unido es que esta mezcla puede ser altamente eficaz. La ira en relación con la inmigración ilegal también es comprensible. Los empleadores de trabajadores indocumentados sin duda debieran recibir fuertes sanciones.
Los bancos estadounidenses han pagado más de u$s 200.000 millones en multas. Pero casi nadie ha sido encarcelado. En combinación con el (necesario) rescate del sector financiero, esto ha generado una creencia generalizada de que el sistema está siendo explotado por élites de dudosa moralidad.
Más fundamentalmente, dentro de los países de altos ingresos, quienes se han beneficiado de la globalización y de la tecnología no sienten ninguna responsabilidad evidente hacia quienes no se han beneficiado. La reducción de los impuestos no debe serlo todo. Por encima de todo, la legitimidad del sistema depende del comportamiento de la élite, el cual ha sido deficiente.
El compromiso de EE.UU. ante las instituciones y ante las alianzas era correcto. La creación de una economía mundial abierta y dinámica, y de amplias relaciones cooperativas entre las potencias, sigue representando un gran logro. Sin embargo, la codicia, la incompetencia y la irresponsabilidad de las élites han ocasionado una intensa rabia populista. El ascenso de Trump es el síntoma de una enfermedad que él sin duda agravaría. Si no es demasiado tarde, la gente ahora debiera encontrar maneras más eficaces para curarla.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.