Macri, una offshore, y la vara demasiado alta

La columna de Lanata

facebook_share.png

3191_201601044xpwWP.png

Charlie Hebdo ilustró mejor que nadie el cinismo de la situación: “Je suis Panama”, dicen los carteles de una manifestación de millonarios. Aquí, en Argentina, el kirchnerismo residual interpreta que la empresa offshore del presidente Mauricio Macri vuelve inocente a Cristina. Un razonamiento curioso y falaz. Así, la realidad deviene en comic: un empresario evasor y ávido de ganancias frente a un ejército de carmelitas descalzas. Macri, por su lado, reacciona de modo torpe y confiado: como es legal no tengo nada que explicar. Reacciona como un millonario y no como un presidente. Marcos Peña –que parece ser la única persona a la que escucha– debiera explicarle la diferencia entre verdadero y verosímil: aun cuando su empresa hubiera tenido como objetivo reunir fondos para el comedor de Margarita Barrientos, una offshore en Panamá es sinónimo de evasión de impuestos. Y una offshore que nunca funcionó, no tuvo actividad y tampoco cuenta bancaria es sinónimo de un chiste malo. (Por otro lado, una empresa offshore puede no tener cuenta pero formar parte de otra sociedad que sí la tiene). Durante la turbulenta presidencia de Fernando de la Rúa se vivieron situaciones similares: era tan alta la vara promovida por el propio gobierno y aceptada por el público que resultaba imposible de cumplir para uno y otro. En esos años yo dirigía la revista Veintitres y publicamos una denuncia sobre Graciela Fernández Meijide que hoy suena a chiste: había recategorizado a un familiar. Graciela, una de las personas más lúcidas y dignas de este país, había cometido aquella gaffe. La hipocresía argentina y nosotros mismos lo transformamos en un escándalo: recategorizar a un familiar en el país donde La Cámpora toma miles de empleados militantes y los ministros se roban hasta las canillas. Graciela renunció, y años después yo viví aquella publicación como un error estúpido que sólo podría justificar por el clima de la época. La Alianza había llegado al poder después de la oleada de corrupción de Menem, prometiendo equidad y justicia absolutas. Una mancha no se nota en un leopardo y resalta en una oveja. Varas tan altas que nadie puede saltar. El escándalo de la empresa offshore demostró uno de los puntos débiles del gobierno que recién empieza y su falta de estrategia para manejar una crisis. Dicen que el mismo domingo que la noticia explotó Macri estaba ajeno, pero parte de su mesa chica sabía de la inminencia del escándalo y prefirió no avisarle. Así el gobierno reaccionó tarde y mal: conferencia no, comunicado OK, papeles sí, pero sólo mostrárselos a Carrió como si fuera el Oráculo de Delfos; la offshore como cuestión de fe: “Yo la vi, es blanca y luminosa”. En el viejo estilo hubo incluso gestiones oficiales para “operar” sobre los diarios y “darle menos entidad” al tema (en un caso, incluso, lo lograron). Todo se transformó en un instante en un deja vu de Brasil: acusadores y acusados comparten los mismos cargos. Es cierto, no es lo mismo en ningún sentido: nadie vio a Franco Macri contando billetes en una cueva, o a Rodríguez Larreta llevando bolsos con efectivo al aeropuerto de San Fernando, pero la discusión no puede ser quién roba más o evade menos. Las detenciones de Lázaro Báez y de Ricardo Jaime despertaron en la Argentina la sensación de que el país, realmente, puede empezar un cambio. Pero –cito a Jean Paul Sartre por enésima vez– la verdad es una venda que, una vez que se corre de los ojos, no vuelve nunca al sitio en el que estaba. El país será testigo de si esta administración –y los poderes que la componen– son capaces de llegar al final de ese camino. Si no lo son, será peor que si nunca lo hubieran empezado. No hay nada peor que una expectativa defraudada. Los políticos creen a veces que los ciudadanos “no están preparados” para saber ciertas cosas. Los ciudadanos odian que les mientan y la clase dirigente lleva siglos haciéndolo. Si la empresa offshore –o, de existir, las que aparezcan en el futuro– se hubiera informado dentro del patrimonio presidencial a la hora de asumir, el tema nunca hubiera ganado entidad. Tener que explicar siempre es un problema y, cuando se explica, generalmente es tarde.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.