El plan B del Club del Helicóptero

Pese a las alarmistas prevenciones de quienes ponían en duda la gobernabilidad si Cambiemos llegaba al poder, ni el país estalló ni el dólar se fue a las nubes ni las primeras medidas de gobierno atentan contra los sectores de menos recursos

SEGUIR
Fernando A. Iglesias
PARA LA NACION
MARTES 29 DE MARZO DE 2016

366186

Pocos fracasos más estruendosos que el del plan A del Club del Helicóptero. De nada valió asegurar que si Cambiemos ganaba las elecciones sobrevendría un apocalipsis económico, jurar que si se sacaba el cepo la economía explotaría, atestar de bombas de tiempo el sendero del nuevo gobierno, regalar dólares a futuro, llenar con más "ñoquis" el ya abultado plato del Estado, emitir a cuenta de la futura inflación ni ser generoso el último día de gobierno con las provincias a las que por doce años se había esquilmado. Tampoco parece haber sido útil pronosticar que Macri sería el nuevo De la Rúa, negarse a entregar el bastón presidencial y considerar la alternancia democrática como un golpe urdido por las fuerzas de la antipatria. Mucho menos, atrincherarse en la Afsca, resistir con aguante, clamar por la libertad de expresión de 6,7,8 y Víctor Hugo, micromilitar la paciencia ajena, organizar plazas del pueblo y colgarle a la promotora de la tarjeta del Galicia un cartelito contra el FMI. Ni uno solo de estos tiros dio en el blanco. Ni el país estalló ni el dólar se fue a las nubes ni el consabido manual peronista de saqueos y desestabilización de gobiernos mencionado por Cristina Fernández de Kirchner el 27 de diciembre de 2012 funcionó.

2178987w280.jpg

Más bien, todo lo contrario. Los que decían que Macri sería un presidente débil claman ahora contra una supuesta dictadura macrista y exigen que pare la mano (sic). Los que pretendían liderar la oposición se enfrentan hoy a la disolución de sus bloques legislativos. Quien despreció con altivez los fueros legislativos contempla con horror, desde su refugio patagónico, el avance de causas penales empujadas por el estado público que han tomado sus fraudes y sus testaferros. Nada salió según lo previsto. Por eso, el Club del Helicóptero ha decidido cambiar de estrategia. Su plan B se llama "Todo para los ricos. Nada para vos".

El argumento es simple: el de Macri es un gobierno de ricos y para ricos. Por eso sus medidas benefician a los sojeros y las empresas mineras. El supuesto oculto de semejante precariedad proviene de ese fundamentalismo anticapitalista preconciliar disfrazado de marxismo que impregna la sociedad argentina: la idea de que la economía es un fenómeno de suma cero en el cual beneficiar a unos es, necesariamente, perjudicar a otros. Un simple repaso de la historia argentina la desmiente completamente. Cualquier argentino puede recordar, con mínimo esfuerzo, lo que les pasó a los sectores de menores ingresos cada vez que la economía del país se detuvo, primero, y estalló, después.

Y bien, el déficit fiscal actual es, cualesquiera que sean la definición que se le dé y la fuente que se tome, mayor que el de diciembre de 2001. Y todas las veces que el país llegó a niveles de déficit similares la economía voló por los aires. Pero el país de Cambiemos no estalló. De manera que ya tenemos aquí la primera y principal medida del Gobierno a favor de los que menos tienen: la evitación de las epopeyas populistas y neoliberalistas que elevaron un 50% la pobreza en 1975, 1982, 1989 y 2002. Si el Gobierno lograra evitar definitivamente una crisis como aquéllas, sería la primera vez que la Argentina cruza este umbral de déficit y gasto público descontrolados sin que la economía y la sociedad exploten.

La segunda contribución del Gobierno a los que menos tienen es también clara y visible. Consiste en el intento de relanzar la economía para que la gente viva de su trabajo y no como subsidiados o "ñoquis". La abolición del cepo es, en este sentido, una medida emblemática a favor de la sociedad y la única vía posible de prevención del estallido. Quienes lo duden pueden dar un vistazo a lo sucedido en los años 90 cuando la Alianza decidió la prolongación de la convertibilidad y de un modelo económico agotado.

Pero el proyecto "Nada para vos" del Club del Helicóptero no sólo es sospechoso por venir de gente que gobernó el país durante los doce años de situación internacional más favorable de su historia y dejó a un 29% de los argentinos en la pobreza, a 16 millones de personas en edad laboral sin empleo y el país lleno de trapitos, manteros, limpiavidrios, saltimbanquis y marginales como nunca antes en su historia. El plan B del Club del Helicóptero es además falaz porque en sus cien días el gobierno de Macri tomó innumerables medidas dirigidas a aliviar la situación de los más vulnerables, a pesar de la desastrosa situación fiscal heredada y del fuerte viento en contra que sopla hoy sobre la Argentina.

Click Aqui

El mínimo no imponible del impuesto a las ganancias fue duplicado y las escalas con las que se aplica serán modificadas, como exige la ley, por el Congreso, en el cual la oposición dispone de la mayoría. También fue duplicado el límite de ingresos para percibir la asignación familiar, con lo que más de un millón de chicos reingresaron al sistema. Además, se incluyó en el beneficio al tercio de los empleados que aún trabajan en negro. Las jubilaciones y la Asignación Universal por Hijo se incrementaron respetando el mecanismo establecido por el anterior gobierno y se concluyó con éxito la negociación salarial con el sector docente, con lo que las clases comenzaron puntualmente en casi todas las provincias después de años de huelgas y caos. Y en los próximos meses habrá paritarias libres, extensión de la AUH a los hijos de monotributistas y devolución del IVA a los alimentos para quienes cobran la jubilación mínima. Finalmente, se redujeron drásticamente los subsidios a la energía y el transporte, que beneficiaban al tercio más rico de la población del país, que habita la Capital Federal y su conurbano, se estableció una tarifa social para quienes ganan menos de $ 12.000 y se lanzó un vasto programa de obra pública, el Plan Belgrano, que creará empleo y competitividad en el Norte, el territorio más pobre del país.

No parecen pocas medidas ni intrascendentes; en especial, para un gobierno que fue anunciado como la máscara sonriente de un ajuste criminal. Sobre todo, si se tiene en cuenta el 7% de déficit fiscal heredado, la soja a mitad de precio respecto de su récord histórico, la suba global de las tasas de interés, la caída del 3,8% del PBI de Brasil, la continuidad de la recesión en Europa y la desaceleración de la economía china, nuestros tres principales clientes.

Es cierto: la inflación se hace sentir, hay expulsión de mano de obra en muchos sectores y sólo en el segundo semestre, siendo optimista, se podrá comprobar el efecto de las medidas adoptadas. Sin embargo, el ajuste salvaje que denuncia el Club del Helicóptero no está sucediendo. Basta comparar los resultados del actual sinceramiento del dólar con los de la devaluación de Kicillof. En enero de 2014, una devaluación del 22% llevó a un aumento de precios del 13,35% en tres meses (datos del IPC-CABA, único disponible para la comparación con el actual). En cambio, la liberación del cepo de diciembre de 2015 que aumentó el valor del dólar en casi un 40% provocó una inflación menor, del 12,48%. Ninguna fuente indica, tampoco, que el número de despidos haya superado el récord kicillofiano de 2014, cuando los trabajadores ocupados registrados por el Indec pasaron de 16.081.000 en diciembre de 2013 a 15.686.000 en diciembre de 2014, con una pérdida neta de 395.000 puestos de trabajo y una media de 33.000 por mes.

De manera que si los miembros del Club del Helicóptero buscan al responsable del mayor ajuste de la economía argentina reciente (un ajuste inútil, que no resolvió ninguno de los problemas del modelo de acumulación de matriz diversificada con inclusión social) harían bien en darse una vuelta por las Plazas del Pueblo en busca de un señor bajito, patilludo y con vestuario y estilo oratorio de asambleísta de Ciencias Sociales. Un tipo plagado de buenos consejos destinados a que otros arreglen el divertido combo de inflación alta con atraso cambiario, economía recalentada pero en recesión y déficit fiscal récord con carga fiscal récord que armó en los últimos años.

Los problemas de la economía argentina son, todavía, muchos. No todas las medidas del Gobierno han sido acertadas ni está dicho que zafemos de tiempos peores. Pero tenemos una posibilidad que sería inteligente no desaprovechar. En todo caso, el plan B del Club del Helicóptero tampoco está funcionando. Si los distinguidos caballeros del peronismo republicano que formaron parte, apoyaron y aplaudieron los delirios kirchneristas tuvieran a bien no pedir milagros en tres meses, harían una gran contribución a la patria. Esa que viene antes de los hombres y del movimiento, como dijo un famoso general.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.