Él lo niega todo. Asegura, con la misma vehemencia que empleaba en pedir el voto para Dilma Rousseff en los mí tines de campaña de la periferia, que no existe en Brasil un “alma más honrada”.LADRIPROGESIA MUNDIAL.

UNA SOCIEDAD QUE SE COMPLICA

Lula da Silva divide a Brasil

Brasil partido al medio. “Lula, el más honesto y honrado de este país”, rezaba un cartel enfrente de la casa de São Paulo del expresidente de Brasil. “Lula en prisión, gracias a Dios”, afirmó una pancarta en la ciudad de Curitiba, Paraná (la ciudad donde atiende el juez Sergio Moro, a cargo de la investigacion Lava Jato). Luiz Inácio Lula da Silva provoca una brecha entre 2 polos opuestos de la sociedad brasileña: quienes apoyan al expresidente vs. los protagonistas de las manifestaciones que acusan a Lula de corrupto y defienden la destitución de su heredera Dilma Rousseff. El aeropuerto de Congonhas, en la zona sur de São Paulo, fue un ejemplo de campo de batalla tras confirmarse que el expresidente declararía en las dependencias de la Policía Federal, dentro de la terminal. Los contrarios al Partido de los Trabajadores celebraban tal como si fuera una final de fútbol. El grupo de los defensores del expresidente veía la operación policial como un “golpe”. Con el paso del tiempo los ánimos se incendiaron y el alboroto obligó a la Policía Militar a intervenir para evitar una guerra. La escena tomó por sorpresa a los pasajeros que desembarcaban en el aeropuerto. Había helicópteros de la prensa, muñecos hinchables, que representan al expresidente vestido de presidiario, y hasta fuegos artificiales. Cuando Lula acabó de declarar ante la policía, el exministro de Deportes, Orlando Silva,exaltó los ánimos: “Es un día histórico. El presidente Lula, el mayor líder popular de la historia de Brasil, el que eligió a la primera mujer presidenta de la República, ha sufrido un ataque vil, un ataque bajo. Un complot. Que no piensen que nos vamos a quedar callados ante esta violencia. A partir de hoy, en todo Brasil, vamos a levantar a nuestro pueblo para decir no al golpe”. ¿?

Por Urgente24

Sábado 05 de marzo de 2016

8:06 hs

LEER MÁS

COMPARTÍ ESTA NOTATwitterFacebook29 LinkedIn0ENVIARIMPRIMIR

Lula da Silva divide a BrasilPortada del diario Folha de Sao Paulo planteando la conmoción que hay en Brasil.

Se estima que el esquema de corrupción y sobornos a altos funcionaros de la empresa Petrobras, entre 2004 y 2012, desvió más de US$ 2.700 millones.

En ese contexto, Luiz Inácio Lula da Silva (para aclarar a los periodistas que escriben sobre el tema: Luiz Inácio da Silva consiguió la autorización legal para incorporar a su nombre el apodo Lula o sea que él es Lula da Silva en su documento de identidad), quien fue el Presidente más popular de la democracia de Brasil, recibió el golpe más duro de su carrera y protagonizóel peor capítulo de la crisis del Gobierno de 12 años del PT: a las 6:00 de la mañana del viernes 04/03, la policía llegó a su casa en São Bernardo (a 20 kilómetros de São Paulo), la registró y se lo llevó a declarar por supuesta corrupción.

Durante 3 horas, él fue interrogado sobre su presunta participación en una trama corrupta en la petrolera estatal Petrobras.

La fiscalía lo acusa de ser “uno de los principales beneficiarios” de un sistema de desvío de dinero para favorecer a empresas corruptas.

Horas más tarde, Lula da Silva participó de un acto en el Sindicato de los Bancarios, organizado para reivindicarlo.

Lula dijo que había vivido "el día de la indignación". Luego afirmó: "Quiero comunicar a los dirigentes y a nuestra militancia que partir del lunes (07/03) estoy dispuesto a recorrer este país desde Oiapoque al Chuí", las localidades situadas en los extremos sur y norte de Brasil.

"Quiero decir a todos los que ofendieron hoy por la mañana: si me quieren derrotar, van a tener que enfrentarme en las calles de este país. Si alguien piensa que me va a callar con persecución y denuncia, no sabe que yo sobreviví al hambre y quien sobrevive al hambre no desiste nunca. Lo que ocurrió conmigo hoy fue una ofensa. Yo no merecía eso", desafió Lula.

Los fiscales argumentan que el Gobierno de Lula supervisó una enorme trama de sobornos en la petrolera controlada por el Estado, Petrobras, que sirvieron para financiar campañas que mantuvieron en el poder al Partido de los Trabajadores en los últimos 13 años.

"Nunca podríamos haber imaginado que esto pasaría ahora en Brasil", dijoGil Castello Branco, fundador de Contas Abertas (Cuentas Abiertas), un supervisor del Gobierno en la capital, Brasilia. "La sociedad civil ahora verdaderamente está creyendo en una nueva era, con menos corrupción e impunidad".

Lula, quien no ha sido acusado formalmente y que fue liberado tras 3 horas de interrogatorio en la policía, ha negado que haya violado alguna ley.

Pocas cosas podrían causar más daño al partido gobernante que una condena criminal de Lula, quien sigue siendo su principal figura.

De acuerdo a la periodista muy cercana al PT en general, y a Lula en particular, Tereza Cruinvel, columnista de la web Brasil247, todo será más grave:

"(…) Se llegó a un punto que mucha gente dudaba que se llegaría, y en una afrenta a pilares del Estado de Derecho el Lava Jato encendió la mecha sobre un ambiente ya empapado de combustible de odio al Partido de los Trabajadores (PT), sus dirigentes y sus gobernantes y de indignación de los petistas y sus aliados con la conducción discrecional de las investigaciones.

Las llamas subirán y es posible que haya enfrentamientos físicos, incluso que corra sangre. Habrá manifestaciones antagónicas en Brasil, y la cuenta debería ser enviada al juez Sergio Moro, dueño de la caja de fósforos.

¿Cuántos millones, quizá billones de reales no podría haber robado -si quería- un presidente como Lula, con la popularidad interna y la proyección externa que tuvo? Pero por causa de obras de construtoras en un apartamento y una chacra que no son suyos fue execrado, acusado de haber sido favorecido por recursos del petróleo. La desproporción de las cosas encontrará eco en una parte de Brasil; si es mayor o menor, expresiva o inexpresiva, las manifestaciones lo dirán.

La mirada común puede no alcanzar a entender el encadenamiento de los hechos de los últimos días pero observará la desproporción. Recordemos.

1. El sábado pasado Lula anunció que resistiría al cerco (N. de la R.: judicial).

2. Luego enfrentó al fiscal (N. de la R.: Cássio) Conserino, que conduce una investigación que no es la del Lava Jato (N. de la R.: el expediente por corrupción en Petrobras y otras áreas del Estado). Declaró por escrito y presentó un habeas corpus preventivo para no sufrir lo que sufrió este viernes de Lava Jato.

3. Recorrió al Supremo Tribunal Federal (STF) pidiendo que decidiera quién tenía competencia para investigarlo, si el Lava Jato o los fiscales de Sao Paulo. El Lava Jato salió a la palestra y asumió que lo investigava y lo quería continuar investigando.

4. En una clara represalia al cambio de ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, la supuesta delación premiada de Delcidio do Amaral (N. de la R.: senador de Mato Grosso do Sul por el PT) alcanzó frontalmente a Lula y a Dilma pero hasta ahora no sabemos si esa delación existe y cuánto de lo publicado existe. (…)".

Sin embargo, de acuerdo al periodista Antonio Jiménez Barca, escribiendo desde Sao Paulo para el diario El País, Lula tiene un problema importante por delante:

"Ocurrió en la pasada campaña electoral, en un mítin del Partido de los Trabajadores (PT), en la periferia sur y pobre de São Paulo. Lula, con la camiseta roja del partido y la voz cavernosa y rota después de semanas de forzar la estropeada garganta, saltó al escenario a pedir otra vez el voto para la que es hoy la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. Un obrero metalúrgico le oía desde la calle, con una sonrisa de oreja a oreja. A la pregunta de si le gustaba Lula, el obrero respondió, sin parar de sonreír: “Hace muchos años, él, Lula, venía a nuestras fábricas a decirnos cuándo teníamos que protestar, cuándo teníamos que hacer huelga. Yo le voto porque le conozco, porque no ha cambiado”.

Cuando Luiz Inácio Lula da Silva dejó el poder después de gobernar Brasil durante ocho años —desde 2003 a 2010— almacenaba una inaudita popularidad de más de un 80%. No estaba mal para un obrero reconvertido en sindicalista reconvertido en presidente de un país de 200 millones de habitantes, llegado sin estudios a São Paulo en la década de los ’50 junto a sus seis hermanos y su madre en la parte trasera de un camión procedente de uno de los rincones más miserables del país.

Él era uno más entre los millones de pobladores del Nordeste brasileño que buscaban una salida al laberinto de pobreza, sequía y desempleo en la gran ciudad. Durante su mandato, cerca de 30 millones de personas sin trabajo fijo entraron en el sistema laboral: comenzaron a gozar de un contrato, de vacaciones, de seguro de desempleo. Comenzaron a pagar impuestos, a sentirse ciudadanos, a protestar. Lula y los ideólogos del Partido de los Trabajadores los denominaron la nueva clase media, surgida de aquellos ciudadanos que emigraban en camionetas rumbo al sur. La mayoría de ellos seguía viendo a Lula como a uno más.

Hoy, el índice de rechazo del expresidente, según las encuestas recientes, es del 47%. Y la causa hay que buscarla, sobre todo, en las acusaciones de corrupción que pesan sobre él y su familia, que le persiguen desde hace meses. Él lo niega todo. Asegura, con la misma vehemencia que empleaba en pedir el voto para Dilma Rousseff en los mítines de campaña de la periferia, que no existe en Brasil un “alma más honrada”. Y aún confía en presentarse a las elecciones de 2018.

Hace unos días aseguraba que para entonces tendrá 72 años y el empuje de un hombre de 30. Pero habrá que ver si sus gentes aún le consideran de los suyos. Si aún consideran que no ha cambiado. (…)."

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.