No será fácil recuperarse después de una borrachera de más de diez años.

OPINIÓN / 14 de febrero de 2016

La coronación del rey Mauricio

Análisis de los dos meses de gobierno del presidente Macri y su relación con la oposición.

Por James Neilson

MASSA. El tigrense es una pieza clave en la interna del peronismo realineado con el poder.MASSA. El tigrense es una pieza clave en la interna del peronismo realineado con el poder.

Como suele suceder toda vez que a la ciudadanía se le ocurre patear el hormiguero peronista, quienes viven en él están corriendo de un lado a otro en busca de un lugar seguro. Al encontrarse de golpe en un país casi “normal” en que palabras como racionalidad figuran en los discursos de referentes que hace poco juraban lealtad eterna al nada racional “proyecto” K, no saben si les convendría más solidarizarse con los rebeldes de turno o aferrarse a lo viejo. Es que mucho ha cambiado desde que, para asombro de los convencidos de que todo seguiría más o menos igual por un rato más, Mauricio Macri se convirtió en el favorito para triunfar en las elecciones presidenciales. La intransigencia malhumorada que estaba de rigor se ha visto reemplazada por un espíritu de convivencia conmovedor. Viejos enemigos se saludan. Peronistas de toda la vida se proclaman decididos a permitir que un “gorila” permanezca en la casa de Perón hasta la fecha fijada por el calendario constitucional. Quieren dialogar “constructivamente”.
Tal vez sólo sea cuestión de una etapa breve, como aquellas en que las promesas que uno se hace al enfrentar un año nuevo aún parecen realistas. Lo mismo que las personas que saben muy bien que sería de su interés adoptar un modo de vida más sano pero pronto se enteran de que no les será dado hacerlo, a veces los pueblos, luego de votar por una alternativa exigente, prefieren recaer en rutinas a pesar de saber que les son malas. No será fácil recuperarse después de una borrachera de más de diez años. Aun cuando, al salir del coma etílico, el recién despertado se afirme resuelto a ser en adelante un dechado de sobriedad y cumplir con todos los deberes, no le gustará tener que pagar por los destrozos que cometió mientras todo le pareció posible. Por mucho que diga que no puede ser verdad que haya gastado muchísima plata en estupideces, que se haya peleado con medio mundo o que se haya dejado embobar por una señora que le hablaba de las propiedades afrodisíacas del chancho y decía que era una arquitecta egipcia o algo igualmente raro, tendrá que soportar las consecuencias.

Con todo, si bien es legítimo sentir cierto escepticismo frente a la mutación aparente que acaba de experimentar el universo político nacional, no sorprendería demasiado que terminara consolidándose. La cultura política argentina es presidencialista, casi monárquica y todo hace prever que siga siéndolo. Además de gobernar, el jefe de Estado desempeña un papel pedagógico. Siempre y cuando logre afianzarse en el cargo, puede incidir en la forma de pensar de millones de personas. En efecto, ya está haciéndose sentir el “estilo M” que, por fortuna, es mucho más simpático que el rencoroso y vengativo “estilo K” que se difundió, con rapidez alucinante, más de doce años atrás.
La proliferación de kirchneristas en los meses que siguieron a la llegada a la Casa Rosada de Néstor Kirchner y su comitiva de patagónicos se debió a la impresión de que era un hombre fuerte que, como dirían hasta sus adversarios, podría “restaurar la autoridad” de la presidencia. En base a dicha sensación, tanto él como su esposa pudieron vender al por mayor ideas que semanas antes la mayoría hubiera considerado perversas, como, entre otras, las que sirvieron para hacer de los terroristas montoneros paladines de la democracia.
A juzgar por los resultados de las elecciones de 2003, una parte sustancial de la ciudadanía estaba a favor del capitalismo liberal defendido por Carlos Menem y, de manera menos engañosa, Ricardo López Murphy, o la versión atenuada propuesta por Adolfo Rodríguez Saá. En aquel entonces, muy pocos se sentían atraídos por el chavismo light o por otras causas caras a la izquierda populista. Pero, como Néstor entendía muy bien, aquí las presuntas preferencias ideológicas de la gente carecen de significado. Aunque para una minoría reducida, las elucubraciones teóricas de los fascinados por tales asuntos sí importan, para los demás, las prioridades así supuestas son tan ajenas como las que mantienen ocupados a los teólogos, razón por la que a Cristina pudo confeccionar con tanta facilidad el “modelo” que su sucesor está procurando desmantelar.
Por ser tan monárquico el país, no extraña que el sistema político nacional haya comenzado a reordenarse en torno a Macri, un dirigente que entiende que los eventuales errores perpetrados por un mandatario “fuerte” lo perjudicarían mucho menos que los aciertos de uno supuestamente “débil”. Ya antes de iniciar su gestión, el aún jefe del gobierno porteño lo señaló al negarse de forma tajante a ofrecerle a Cristina la protección jurídica que necesitaría. Asimismo, no bien tomó posesión de la Casa Rosada, se puso a emitir decretazos que, si bien molestarían a los constitucionalistas de Cambiemos, lo ayudaron a conectarse con los muchos que habían temido que resultara ser un mandatario hamletiano atormentado por dudas que un día huiría en aquel helicóptero emblemático.
Tal estrategia entraña riesgos; al acatar las reglas no escritas, los tristemente famosos “códigos de la política” nacional, Macri podría fortalecer el orden tradicional que aspira a modernizar, pero dadas las circunstancias tuvo que mostrar desde el vamos que no se sentía intimidado por las muchas dificultades que le sería forzoso superar para que su gestión resultara adecuada. Será por tal motivo por lo que, a pesar de la conciencia generalizada de que un ajuste doloroso está en marcha, el nivel de aprobación alcanzado por Macri es llamativamente alto. Según algunos, es superior al setenta por ciento. De ser así, se trata de un premio a su voluntad de actuar como un jefe auténtico, algo que, en una sociedad de cultura cuasi monárquica, es fundamental.
De todos los políticos del país, Cristina debería entender mejor lo que está sucediendo. El poder a todas luces antidemocrático que, con la connivencia de los demás, se las arregló para amasar no fue producto de sus peroratas ideológicas, de la línea que bajaba a sus seguidores, o de la prédica furibunda de los medios propagandísticos subsidiados por los contribuyentes con los cuales esperaba crear un movimiento político tan duradero como el fundado por el general, sino del mero hecho de que ocupara el centro del escenario político y no permitiera que nadie lo olvidara. Desplazada de tal lugar y privada de la caja, el poder que creía suyo por derecho ideológico no tardaría en jibarizarse.
Felizmente para los macristas, Cristina está repartiendo entre los “traidores” en potencia buenos pretextos para abandonarla a su suerte. La resistencia salvaje que se propuso contra “el oligarca neoliberal” Macri y que le brindó una excusa para boicotear la transición ha resultado ser un bumerán. Las órdenes que envía por teléfono desde su reducto en El Calafate motivan más indignación que obediencia, mientras que las andanzas de los muchachos y muchachas –algunos ya entrados en años– de La Cámpora sólo han servido para ponerlos en ridículo; por cierto, no los ha ayudado mucho el acampe revolucionario de Máximo y su gente en una oficina del Congreso.
Parece que la señora tiene la intención de regresar a la vida pública encabezando una “fundación” parecida a las armadas por los ex presidentes norteamericanos; aún cuenta con el dinero suficiente como para financiar una muy grande, pero es poco probable que lo invierta en una aventura política que, tal y como están las cosas, le sería contraproducente.

Macri no ha tenido que esforzarse mucho para ampliar las fisuras que día tras día agrietan los “bloques” parlamentarios K. Como Néstor y Cristina sabían muy bien, la presidencia es un imán poderoso. Los gobernadores provinciales, sin excluir a la pobre Alicia Kirchner que de su cuñada heredó un desbarajuste antológico, con Lázaro Báez adentro, que no estará en condiciones de manejar, necesitan contar con la comprensión del jefe nacional. Lo entienden muchos diputados, como aquellos que acompañaron a Diego Bossio para separarse de la bancada kirchnerista. Tienen motivos de sobra para no querer verse acusados de obstruccionismo. Los macristas más optimistas confían en que lo que muchos ya llaman el kirchnerismo residual pronto quede reducido a una pequeña facción de revoltosos que compitan en la calle con los trotskistas y bandas antisistema como Quebracho.
Se trataría de un destino triste para una agrupación que en su momento se creía hegemónica. No le servirá de consuelo recordar que algo muy parecido le sucedió al menemismo que, luego de su propia década ganada, se hundió sin dejar rastro. Muchos que militaron en las huestes del caudillo riojano olvidaron casi enseguida de su participación en aquella epopeya para sumarse primero a las de Eduardo Duhalde y, un poco más tarde, a las kirchneristas. En la actualidad, los aún capaces de hacerlo están preguntándose si les convendría más metamorfosearse en macristas o, por las dudas, acercarse a sus aliados coyunturales Sergio Massa o el salteño Juan Manuel Urtubey, el que, para horror de los compañeros menos flexibles, asegura que, si bien no es macrista, afirma: “En 60 días se lograron en Salta cosas que en 8 años no pudimos lograr”. De tal modo que, desde el punto de vista de los mandatarios provinciales peronistas, es mucho mejor tener a Mauricio en la Casa Rosada que a alguien como Cristina.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.