AFSCA | Por qué Sabbatella debería darse un “baño de humildad”

El líder de Nuevo Encuentro es el principal responsable de que la Ley de Medios pierda carácter constitucional. Las irregularidades que lo condenan.

Sabbatella llegó al cargo como representante el Ejecutivo. Al cambiar el oficialismo, su rol carece de sentido.

Sabbatella llegó al cargo como representante el Ejecutivo. Al cambiar el oficialismo, su rol carece de sentido. | Foto: Cedoc

Contenido relacionado

Caído en desgracia política, aferrado a la única caja que le queda, el titular de la intervenida AFSCA Martín Sabbatella repite una y otra vez que se quedará en el cargo "porque hay que cumplir la ley". Sin embargo, no son pocos los casos judicializados por incumplimiento de la normativa, que es lo único que hoy lo mantiene en el cargo.

Cuando el gobierno kirchnerista se interesó en obtener los medios de Daniel Hadad, el magnate K Cristóbal López no tuvo problemas para comprar la flota de broadcasting encabezados por C5N y Radio 10. Poco le importó, entonces, a Sabbatella hacer cumplir la misma ley en la que hoy se escuda: el artículo Nº 41 establece que las licencias son intransferibles.

La Ley de Medios tenía unos valores: los de la pluralidad de voces y desconcentración de medios. Pero si para la conveniencia kirchnerista no eran los mejores, Sabbatella podía ofrecer algunos otros. Eso fue lo que hizo el 20 de diciembre de 2014 cuando la frecuencia 92.1, en la que emitía FM Identidad, cerró de una forma irregular.

La radio crítica del gobierno K fue comprada por el empresario kirchnerista Sergio Szpolski que, lejos de abrir una nueva emisora que emplee al personal como dicta la ley, decidió ampliar la llegada de Vorterix y lanzar despidos automáticos. Mismas voces, más radiofrecuencia, menos pluralidad.

La posición de Sabbatella no sorprendió ni siquiera al opositor en AFSCA Gerardo Milman, que llevó ambos temas al directorio en distintas oportunidades y que sólo encontró el silencio del líder de Nuevo Encuentro. Después de todo el dirigente no está ahí por profesionalista, Sabbatella ocupa el máximo sillón del organismo, donde hoy se atrincheró, por su condición de militante.

Y el dirigente está orgulloso de esa pertenencia política, que nadie sería capaz de reprochar. Lo que sí es reprochable, hasta en los estrados judiciales, es la "solidaridad gremial" que se le pidió al 50% del personal contratado en AFSCA para que aporte a Nuevo Encuentro.

Se trata de un porcentaje del sueldo de cada uno de los ingresantes, que le sirvió al exintendente de Morón para hacer caja partidaria y fortalecer la estructura nacional de su espacio, que dejó de ser bonaerense para conseguir legisladores y dirigentes en distintas provincias.

Perfil.com reveló en junio cómo era el reparto de matrículas de locutor local, que llevaba a dirigentes de AFSCA promocionando “el proyecto nacional y popular” a cambio de la licencia habilitante. Más tarde, esos funcionarios se postulaban como candidatos de Nuevo Encuentro.

Ninguno de los casos citados anteriormente tienen que ver con el Grupo Clarín y el CEOHéctor Magnetto, el blanco ideal para Sabbatella. Por si había dudas de que desmembrar al multimedios era su principal objetivo, el directorio se ocupó de que todos se dieran cuenta.

Mientras AFSCA se demoraban a tratar el caso Telefónica, avanzaban a paso veloz con el caso Clarín; mientras adecuaban de oficio su propuesta, le extendían las prórrogas al Grupo Nemesio; mientras permitían las ventas a empresarios amigos, cada vez que alguien ofertaba canales de Clarín, repetían que las licencias eran intransferibles.

De todas maneras, si el "objetivo militante" de Sabbatella era desmembrar Clarín, se puede decir que tampoco fue un buen militante. El premio que tenía era ser ungido como candidato K a la gobernación de Buenos Aires. Si bien Sabbatella recibió las felicitaciones de la mandataria cuando la Corte declaró la constitucionalidad de la norma, se tuvo que conformar con la candidatura a vice bonaerense, de un candidato con una alta imagen negativa.

Para esa instancia, lo que la ley diga tenía cada vez menos sentido: cuando Editorial Perfil presentó dos pliegos para obtener licencias de TV Digital, en mayo de este año, pocos eran los que creían que el directorio kirchnerista haría caso a la norma y le extendiera las licencias a un grupo que había sido discriminado por la pauta oficial.

Las sospechas se confirmaron el 24 de septiembre, cuando en la orden del día informaron que las dos licencias quedarían desiertas: las áreas técnicas no se animaron a firmar los pliegos de los grupos Szpolski y López, que acumulaban distintas irregularidades.

El kirchnerismo no tuvo la voluntad política de poner en práctica la pluralidad de voces, que promociona, y prefirió no dar a ninguno los canales con excusas rápidamente refutadas por el grupo periodístico.

Sabbatella podría convertir a la Ley de Medios en uno de sus epitafios: su situación es crítica. En el peronismo duro es visto como un “oportunista”, su municipio está en manos del marido de la gobernadora y es rechazado rotundamente por el electorado moderado, por su gran exposición en la “madre de todas las batallas”.

El dirigente quedó expulsado virtualmente de la política por el electorado, que le dio la espalda en Morón y en la Provincia de Buenos Aires. Su único escudo es esta norma que podría perder validez constitucional si prospera alguna de la media decena de casos judicializados que enfrenta.

Es que la Corte Suprema de Justicia fue clara al afirmar en su fallo de constitucionalidad que toda la norma "sólo tenía sentido" si el organismo regulador demostraba "imparcialidad del Poder Ejecutivo". Sólo uno de estos casos podría hacer que la norma pierda efecto.

Antes de la asunción de Mauricio Macri en la Casa Rosada, se dio un caso emblemático: Milman renunció a su cargo como director de AFSCA. "Yo estoy como representante de la oposición, no tenía sentido que me quedara cuando ahora soy oficialista", explicó.

Ante la resistencia del dirigente, el macrismo tomó la misma decisión que Néstor Kirchner con otros entes autárquicos como Enargas (Ente Nacional Regulador del Gas), ETOS (Ente Tripartito de Obras Sanitarias) y ENRE (Ente Nacional Regulador de Electricidad): la intervención por 180 días.

A la conducción de Sabbatella en la AFSCA nunca debieron haberla intervenido: el líder de Nuevo Encuentro debió haber seguído el ejemplo de su adversario diario: si Milman no podía seguir representando a la oposición siendo oficialista, Sabbatella debió aceptar que no podía seguir militando un oficialismo que se va del poder desde el mismo lugar que lo transitó: una trinchera.

(*) De la redacción de Perfil.com. En Twitter: @PatoCaruso.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.