Cristina Fernández de Kirchner debe entregarle el jueves los atributos de mando a Mauricio Macri. Y está a pun to de bajarse de la ceremonia porque no acepta el triunfo de quien, inevitablemente, será su sucesor. Para justificarlo ,

EDICIÓN IMPRESA COLUMNISTAS 08.12.15 | 00:00

Perder la dignidad

ERNESTO TENEMBAUM
Periodista

El 25 de abril de 2003, Carlos Menem supo que nunca más sería Presidente de la Nación. Ese día se realizó la primera vuelta de las elecciones y, si bien había salido primero, la diferencia con el segundo fue mucho menor a la que esperaba. No hubo dudas, entonces, que Néstor Kirchner le ganaría el ballottage por una diferencia abrumadora. Menem, que se sentía el político más importante de la historia argentina, no soportó la idea de perder. Entonces, semanas después, se retiró y lo hizo de la peor manera: insultó a quien estaba a punto de ganarle, acusó a Néstor Kirchner de ser montonero. La pataleta no le hizo bien. Quedó para siempre como el hombre que se bajó de la pelea. Perdió, además de una elección, la dignidad. Y el nuevo Presidente salió fortalecido.

Más de doce años después, la historia se repite. Cristina Fernández de Kirchner debe entregarle el jueves los atributos de mando a Mauricio Macri. Y está a punto de bajarse de la ceremonia porque no acepta el triunfo de quien, inevitablemente, será su sucesor. Para justificarlo, igual que Menem, lo insulta. Si se baja, como parece en el momento de cerrar estas líneas, no se perjudicará nadie más que ella: quedará para la historia como la primer presidenta que se negó a entregarle la banda a su sucesor. Además de una elección, perderá la dignidad.
Es disparatado e innecesario.
Pero nadie es quien para privarle al otro de los placeres de la vida.
Apenas se supo que Macri ganó, Cristina y los suyos -la agrupación conocida como La Cámpora, que lidera su hijo- anunciaron que realizarían una marcha frente al Congreso el día de la asunción. Esa marcha estará integrada por personas que han coreado, durante años, "Macri, basura, vos sos la dictadura". Y que lo piensan, además, como se puede leer en la última nota de Horacio Verbitsky. Desde la derrota del 22N no hubo un solo discurso público en el cual Cristina reconociera el triunfo de Macri con hidalguía. Lo acusó implícitamente de querer reemplazar a Zamba por el Pato Donald, de intentar manejar el país como una empresa, de gritarle en privado, de desconocer la Constitución, de ganar por poco, de intentar adquirir autoridad por medio de un acto protocolar. Su jefe de Gabinete, además, se preguntó si Macri quería bañarse en la pileta de Olivos y aclaró que la ceremonia de traspaso no se podía hacer en Barrio Parque.

En esos mismos días, Cristina tomó decisiones que afectan seriamente la gestión a punto de comenzar, sin consultar con la persona que va a encabezarla dio la orden a funcionarios para que no se movieran de puestos clave para cualquier Presidente, como lo fueron antes para ella. Y en ese contexto, Juan Carlos Pallarols, el orfebre a cargo del bastón presidencial, denunció que personal de la Casa Rosada lo amenazó para que lo entregue.
Lo natural, una vez conocido el resultado electoral, era ponerse a disposición del que llega.
Pero no fueron así las cosas.

Esta sucesión de rarezas trasnforma en poco relevante el contenido del diálogo, que solo ellos conocen, entre Fernández de Kirchner y Macri. Pero puede haber convencido al Presidente electo de que estaba caminando hacia una trampa: dados estos elementos, podía asumir en medio de silbidos y abucheos en su contra, en la calle y en el recinto, y de ovaciones para Cristina. Entonces, reclamó lo obvio: que la ceremonia se hiciera de la misma manera que siempre. Juan Domingo Perón asumió tres veces en la Casa Rosada. Carlos Menem, dos. Hector J. Cámpora, Raúl Alfonsín, Arturo Illia, Fernando de la Rúa, una. Zamba, el ídolo de Cristina, lo explica con claridad en sus videos. ¿Cual sería entonces el problema? ¿Que a ella se le va el vuelo a Santa Cruz? ¿Que no la esperan para el check in?

Los argumentos de Cristina sirven solo para dar letra a los chicos que se definen como los soldados de Perón, y poco más. La Constitución Nacional no dice en ningún lugar, como ella sostiene, que el Presidente electo debe recibir los atributos en el Congreso. La insistencia en que Macri ganó por poco es de una curiosa autocomplacencia. Es tan cierto como que era impensable su triunfo. Y tanto como que la misma Cristina lideró al peronismo hacia la peor derrota de su historia, contra una fuerza política casi inexistente.

Con los métodos de estos días, Cristina ha sido derrotada en sus peleas contra Massa, contra Clarín, contra el dólar, contra Fayt, contra Lorenzetti, contra la candidatura de Daniel Scioli, contra Bonadio, contra Campagnoli, contra María Eugenia Vidal, contra Macri, contra los fondos Buitres, contra los precios, es decir, finalmente, contra la realidad. Dados estos resultados, nadie insistiría demasiado en contar los porotos.

Si uno sigue el recorrido de Cristina en los últimos años, está claro hacia dónde lleva la línea de puntos. Pero eso no quiere decir que, en el camino, no haga daño: al país, al PJ, a ella misma.
Macri tiene muy medido este proceso. Desde que desembarcó en política, enfrentó ocho veces al kirchnerismo. La primera perdió en segunda vuelta contra Aníbal Ibarra, que era el jefe de una coalición que incluía, por ejemplo, a Elisa Carrió. Todas las demás, les ganó. Tal vez, en el 2019, se dirima cara a cara la batalla entre los dos políticos más importantes del momento. Pero mientras tanto, al macrismo le encanta la lógica K. Cuando aparece un tercero, como Martín Lousteau, los complica. Pero al kirchnerismo sabe ganarle. En ese contexto, la decisión de Cristina de emprender el operativo retorno, desde el día siguiente de la derrota de Scioli, es una buena noticia para ellos: la deja en pie, la exhibe, le divide al peronismo.

Pero las cosas no son tan fáciles. Macri podrá aceptar o no los atributos de manos de Cristina, pero igual deberá ir al Congreso a jurar y leer su discurso de asunción. El bloque kirchnerista podrá ser respetuoso, aceptar su discurso o apelar a distintos métodos para debilitar su autoridad. Luego, en la calle, el Presidente electo volverá a enfrentar un escenario imprevisto. Como en otros momentos de su historia, cuando sintió que podía perder la escena pública, la conducción del kirchnerismo le pidió a sectores afines que hicieran acto de presencia, en todo caso, para disuadir la llegada de otros. Ese marco de tensión que rodeará las ceremonias del jueves, es muy revelador de lo que viene: Cristina liderará un sector de la oposición que será, hacia él, intransigente y agresivo. Una cosa es utilizar estos defectos del adversario para ganarle las elecciones, y otra muy distinta gobernar. El kirchnerismo puede argumentar con todo derecho que quien quiera gobernar este país no puede quejarse: ellos también tuvieron sus propios desafíos.

Macri deberá demostrar el jueves que tiene estatura presidencial: que puede hablar sin titubear frente a un público al menos parcialmente hostil, que puede soportar con estilo un eventual agravio, que sale de situaciones difíciles como un líder y no como un personaje menor, timorato, tembloroso. Las reglas las pusieron otros, pero la presidencia la buscó él, y este es el país que es. Será el primero de una larga seria de desafíos y no, precisamente, el más complicado.

Los partidarios de la jefa de Estado saliente se ofenden ante cualquier comparación entre ella y Carlos Menem. Es una discusión poco interesante. Nadie es completamente igual ni completamente diferente a otro. Pero hay algunas similitudes que caen de maduro. A saber: las ganas de quedarse para siempre en el poder, los choques con la prensa y el poder judicial, sus fortunas incalculables, la defensa del dólar barato, la dificultad para aceptar las derrotas, su rara creencia de que son únicos e irremplazables. Y la manera en que padecen la democracia. La toleran, es cierto. Son parte de ella. No rompen sus límites. Pero, es tan evidente: en el fondo la padecen. Tal vez, Cristina incluso un poco más que Menem. Los dos no han podido con sí mismos. Menem, aquella tarde de mayo de 2003, perdió la dignidad. Cristina está a punto de hacerlo. Menem nunca sobrevivió a aquel momento: fue, para siempre, la caricatura que otros pintaban sobre él. Pero Cristina sobrevivirá: ¿no es acaso el cuadro más importante de la historia occidental?

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.