La tendencia autoritaria de erigirse en vocero de todos

SEGUIR
Hilda Sabato
PARA LA NACION
JUEVES 19 DE NOVIEMBRE DE 2015

Pablo Echarri, en un spot de varios actores y referentes del espectáculo en apoyo a Scioli
Pablo Echarri, en un spot de varios actores y referentes del espectáculo en apoyo a Scioli.Foto:Captura video
635534

Esta semana está circulando una convocatoria encabezada "La cultura con Scioli", donde en nombre de "todas las entidades vinculadas a las actividades artísticas y culturales" invitan a expresarse por Daniel Scioli. Un llamado por parte de "científicos y universitarios autoconvocados" en Tucumán se hace bajo el lema "La ciencia sale a la calle", mientras que un acto organizado frente a la Facultad de Ciencias Exactas contra Macri estaba presidido por un gran cartel que reproducía las palabras (provenientes de una dirección de Twitter) "A la ciencia no le da lo mismo".

Quienes realizan estas convocatorias parecen estar convencidos de que encarnan la ciencia y la cultura argentinas y se arrogan una representación que cuanto menos sorprende, pero también alarma. Hemos luchado mucho por la vigencia de la libertad de pensamiento y el pluralismo de ideas, valores básicos de nuestro pacto constitucional violados demasiadas veces a lo largo de la historia del país, como para desatender estos gestos preocupantes.

En la Argentina, la ciencia y la cultura no tienen dueño ni son patrimonio de partido político alguno. Por el contrario, en esos campos decisivos del quehacer humano se desempeñan personas de muy diferente filiación ideológica y partidaria, diversidad fundamental que garantiza libertad para la creación artística y de conocimiento y contribuye a enriquecer la producción científica y cultural en beneficio del conjunto. No hay que confundir, por lo tanto, a un grupo de científicos con "la ciencia" o un sector del campo cultural con "la cultura".

Junto con estos deslices en el uso de las palabras han ocurrido otros gestos que van en la misma dirección y que son aún más inquietantes. Me refiero a las declaraciones de apoyo a uno de los candidatos por parte de las autoridades de instituciones de educación superior.

casa del nino

Decanos y consejos directivos de distintas facultades de la UBA y otras casas de estudio, así como rectores de varias universidades nacionales, llamaron a votar por el candidato del Frente para la Victoria en las próximas elecciones, y lo hicieron tanto a través de declaraciones públicas como utilizando los sistemas institucionales de distribución de información (en particular, el correo electrónico) para hacer llegar ese llamado a todos los integrantes de las respectivas casas de estudio.

Estas convocatorias no se hacen a título personal de quienes las firman, sino en nombre de las instituciones: la facultad, la universidad, etcétera, y constituyen una violación de los criterios que guían la vida universitaria en la Argentina. No se requiere (y no se debe requerir) adscripción partidaria o ideológica alguna para quienes se desempeñan en esas instituciones en cualquier condición que sea (profesores, alumnos, personal no docente), por lo que cada casa de estudio es (y debe ser) un espacio plural en materia ideológica y política, situación que enriquece decididamente la vida institucional y académica. Las autoridades, debidamente elegidas por la comunidad educativa, pueden a título personal tener afinidad por una y otra posición política o ideológica, pero ello no implica que esas posiciones representen a la institución en su conjunto y puedan enunciarse como "la" postura oficial.

La imposición por el voto de la mayoría en los cuerpos de dirección colegiados tiene sentido en la toma de decisiones que hace al funcionamiento de las casas de estudio, mecanismo que está regulado por los estatutos vigentes, pero no puede extenderse a cuestiones extrainstitucionales que son, además, materia de controversia ciudadana. En casos como éste, de índole claramente partidaria, la declarada unanimidad de opinión oculta e invisibiliza la diversidad de opiniones que las instituciones albergan en su seno. Al monopolizar el discurso público, la autoridad las anula con su propia voz ejercida desde el lugar del poder.

Nuestro pluralismo se pone a prueba todos los días, pero las cuerdas se tensan más ante coyunturas como la actual, en que está en disputa el premio mayor, la presidencia de la república. En esta ocasión, han salido a relucir tendencias autoritarias de quienes se erigen por propia iniciativa en voceros de colectivos que no son (ni deben ser) uniformes en materia política e ideológica y mucho menos en simpatías partidarias específicas.

La ciencia y la cultura no votan; tampoco votan las universidades ni las facultades. Somos los científicos, los universitarios, las personas de la cultura, que como todos los demás ciudadanos ejercemos nuestro derecho de elegir de acuerdo con nuestras convicciones y decisiones, sin necesidad de que nadie hable por nosotros.

La autora es historiadora e investigadora del Conicet

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.