La derrota tampoco fue magia

Lunes, 26 de octubre, 2015

1026_llanto_bunker_scioli_tuti_g.jpg_1853027552Medianoche del sábado para el domingo. Con un nivel de alcoholemia capaz de alimentar una fogata sólo con su aliento, el presidente del bloque de diputados del Frente Renovador, Alberto Roberti, empieza a putear a todo el massismo y dice que en el ballotage votará por Scioli. Lo acusan de cornudo y le dicen que a su mujer, la garrochista olímpica Mónica López, se la mueve un notero de Crónica.

Domingo, 8.00 horas. Empiezan las elecciones. Los viejos pican en punta pero, por primera vez, se nota un increíble componente de jóvenes que siguieron de largo y fueron a votar tempranito. En pedo, pero responsables.

10.50 horas. Paraná, Entre Ríos. A un militante de Cambiemos le meten dos corchazos en la cabeza. El jefe de la policía provincial dice que “no tiene nada que ver con la política”. Los medios oficialistas afirman que se trató de un ajuste de cuentas. Nadie sabe mucho, pero tampoco parece importar. Acá se han cargado a un fiscal y tampoco pasó demasiado.

12,42 horas. Vicky Xipolitakis se emociona con su deber cívico y mente en la urna las boletas de Scioli, Massa y Macri. Se filma al hacerlo y lo comparte en las redes sociales. Algunos la denuncian, otros se preguntan si siempre tiene que meter cosas de a tres por turno.

13.00 horas. Empieza la semifinal del mundial de Rugby. Aprovecho que no hay nadie y voy a votar. Scioli dice que Los Pumas son “el modelo a seguir por la Argentina”.

15.00 horas. Perdieron Los Pumas.

15.15 horas. Fuentes cercanas al Sciolismo sostienen que el candidato del oficialismo no pretende como modelo para el país vendernos como los más grosos del mundo y perder siempre contra las mismas potencias. Sin embargo, afirman que no ven con desagrado que se pueda llevar adelante una patriada basada en laureles de campeonatos inexistentes, dado que así gobernaron durante los últimos 12 años y mal no les fue. Por último, con una mano en el gobelino izquierdo, indican que, bajo ningún punto de vista, puede considerarse que el saludo del gobernador a la selección nacional de Rugby minutos antes de la semifinal pueda considerarse yeta, mufa, piedra, ni ninguna de sus variantes.

16.27 horas. Chaco. Una intendente del palo de Capitanich se trenza de las mechas con una fiscal de Cambiemos. La hecatombe termina con la fiscal detenida por agresión y la intendente denunciada por haber sido ella la que agredió primero. A nadie le importó.

17.58 horas. Todavía no cerraron los comicios pero en C5N afirman que Scioli ganó “por amplio margen”. Según las encuestadores se quedó con el 105% de los votos, con un margen de error del 5%. Aplauden.

20.19 horas. Cristina llega a Aeroparque. Por las caras de la recepción, no sabe si la pasaron a buscar los de la custodia o los de Lázaro Costa. En La Plata, Aníbal Fernández chequea la señal y la batería del celular para ver si no suena por alguna falla. Sabbatella le ofrece una sugerencia. Lo manda a buscar café.

22.16. Aparece Scioli. No tiene la más puta idea de qué decir, pero lo mandan al micrófono. Se le traba el chip y empieza a recitar, sin repetir y sin soplar, todos sus lemas de campaña, uno atrás del otro. Luego de mandar a la puta que los parió a todos los que no lo votaron, solicita el voto que no lo acompañó. En un pico de fiebre, el cassette se le engancha y cita a Juan Perón, Raúl Alfonsín, el Papa Francisco, Cristina y Néstor en una misma oración. No reconoce la victoria. Karina es la única que sonríe, pero no tiene idea de por qué. Scioli saluda y promete volver más tarde.

22.30. Aparece Sergio Massa. Dice que seguirá luchando junto a los jubilados y los trabajadores. Durante su discurso no se le fue nadie al Frente para la Victoria. En La Plata, Aníbal todavía no recibió ningún llamado. Reunido con su equipo, piensan qué hacer. Sabbatella volvió. No tenía monedas para la máquina de café.

23.00 horas. En el bunker de Cambiemos suben al escenario Rodríguez Larreta, Santilli, Vidal, Carrió, Sanz y Macri. Tiro un chiste boludo en Twitter sobre un furcio de Mauricio. Boludos que se enteraron en 2013 que en Argentina gobierna el kirchnerismo y personas con claros problemas emocionales, me acusan de periodista mercenario kirchnerista. Veo que, para algunos, el cambio no incluye el trato hacia la prensa. Me quedo con las ganas de hacer chistes sobre Michetti cantando “hay que saltar” para evitar que me quiten la ciudadanía.

23.36. Los resultados que prometieron para las 23.00 siguen sin aparecer. Llaman a Guillermo Moreno para que les de una mano con el dibujo de números. Guillote dice que milagros no hace. Aníbal recibe su primer llamado. Es Sabbatella preguntando si el café lo quiere con azúcar o edulcorante. Lo manda a la puta que lo parió.

00.01 horas del lunes 26. Julio Alak da la cara para anunciar que tienen los primeros datos. Gana Macri a nivel nacional y Vidal en la provincia. En el bunker de Scioli no lo pueden creer. En el de Macri, menos. En el de Massa estaban barriendo. El de Del Caño ya había sido clausurado por bromatología.

00.15 horas. Cristina está en Olivos y por el Luna Park no pasó ni para ver quien toca. En la TV Pública aparece la 678 Girl, Nora Veiras, y explica a la audiencia que Cambiemos “supo aprovechar las carencias de ocho años de gestión de Scioli en la provincia de Buenos Aires”. Ya encontraron un culpable. Asimismo, sostiene que Aníbal “fue el blanco de una campaña feroz de los medios hegemónicos”. Dos culpables. De Cristina no habla.

00.26 horas. Una notera que canal 7 mandó a Río Gallegos se convierte en la excusa perfecta para celebrar algo. Alicia Kirchner es gobernadora y Máximo será diputado nacional. Cinco muchachos y un enano que salta para salir en cámara celebran que el hijo de Cristina consiguió su primer trabajo a los 38 años. El festejo dura poco: la asistencia al Congreso no es obligatoria.

1.09 horas. En la TV Pública pasan un documental sobre boxeo y literatura a cargo de Osvaldo Príncipi. Nos mudamos a C5N, donde las caras de Roberto Navarro y Gustavo Sylvestre valen su peso en oro. Navarro dice que las encuestas pueden fallar porque “la gente miente”. La hinchada le reclama al director que lo saquen para cuidarlo.

1.25 horas. A Roberto Navarro se le sale la cadena y dice que Scioli es el techo de Macri, que el de Cambiemos no tiene chances de convencer al 50% de que lo vote porque es “neoliberal” y que su figura le recuerda a la gente “los años noventa”. Todavía no se enteró que Scioli no perdió el brazo en Sierra Maestra.

1.30 horas. Scioli le emparda a Macri. Sylvestre dice que se reconfigura la tendencia. No hay remate.

1.42 horas. Scioli, que había prometido volver a hablar con su militancia, la dejó de garpe y se fue del Luna Park sin saludar, pero con fe, con esperanza, con el upite lleno de preguntas.

1.46 horas. Scioli supera a Macri por dos décimos. Navarro le come la boca a Marziotta y Sylvestre pasa corriendo en bolas por el estudio. Llaman a más chicas, tres dealers y un burro.

2.00 horas. Denuncian desabastecimiento de ansiolíticos y sedantes en Olivos e inmediaciones.

2.37 horas. Olivos. Cristina putea a Scioli por inútil, a Néstor por haberse muerto, a la gente porque ya no la quiere y a Filmus porque sí.

3.02 horas. La Plata. Aníbal replica a Cristina y putea a Scioli por inútil, a la corpo por ensañarse con algunos detalles de su vida, a Fito Páez por votar en Capital y a Sabbatella por traerle el café frío.

7.14 horas. Todos se fueron a dormir y la diferencia de Scioli no pudo estirarse a los dos puntos. Aníbal da la cara, felicita a Vidal, culpa a los periodistas por abrir la boca y afirma que su futuro podría estar fuera de la política. Risas.

9.00 horas. Termina la primera mañana de las radios y no pude evitar hacer zapping durante tres horas entre todas las sintonías oficialistas. “¿Qué hubiera pasado si Cristina optaba por Randazzo?” repiten una y otra vez, recordándonos a todos que en el Modelo que nos devolvió la discusión política no discuten ni siquiera si pueden usar bóxer o sunga. “Macri no podrá hacer lo que quiere porque la gente le sale a la calle”, es otra frase que escuché al menos seis veces en distintas radios, en un claro ejemplo de que no recuerdan todo lo que les chupó un huevo cuando millones salieron a la calle para putear a Cristina en varias oportunidades.

9.52 horas. Macri empieza su conferencia de prensa convocando a los votantes de Massa, a los cinco de Margarita, a los tres de Adolfo y a los que mandó a la mierda Scioli. Los de Del Caño los dejó pasar porque bastante tienen con tener que elegir entre el candidato de la derecha neoliberal y el de la derecha neoliberal que encima representa al gobierno que se la pasó reprimiéndolos.

12.11 horas. No lograron arreglar el chip de Scioli, pero de todos modos empieza su conferencia de prensa y recuerda que su plan es continuar con el “desendeudamiento, YPF” (SIC). Le propone a Macri un debate de cara al ballotage. Risas. Algunos piden que Macri le diga que no en devolución de gentileza. Los que notaron los problemas que tiene Scioli para hablar en territorio amigo, ruegan para que Macri levante el guante y acepte debatir con el candidato de las tres respuestas.

13.00 horas. Las encuestadoras se cagan de risa de lo ocurrido y tienen una erección de sólo pensar lo que van a facturar durante otro mes de campaña.

15.00 horas. Ya se publicaron 16.829 columnas explicando lo que pasó a noche y no quise quedarme afuera. Cambiemos no se metió en el ballotage por haber tenido las mejores propuestas. Si sacamos al votante informado (o sea, al que lee todo lo que tiene a su alcance y ya tenía su voto definido) pocos tienen idea de qué propone Macri en concreto, como tampoco tienen idea de qué propone Scioli. Si así fuera, no se pondrían la remera naranja para gritarle menemista a Macri. Lo que sí tenían a su alcance era el conocimiento de qué hizo cada uno de ellos y, muy fundamentalmente, qué representa cada uno de ellos.

Curiosamente, la regla de la comunicación política dice que las campañas se hacen hacia el futuro, para adelante. Pero el kirchnerismo insistió en hacer campaña con el pasado. Hacerlo en 2005 les dio resultado con el cagazo de la crisis a la vuelta de la esquina. Repetirlo en 2007 funcionó porque los números económicos parecían que acompañaba y a nadie le molestaba que ya dibujaran las estadísticas del Indec. En 2009 la torta se dio vuelta porque jugaron con el pasado cuando la crisis que dijeron que no nos iba a tocar, no sólo nos tocó sino que nos hizo un pibe. Para 2011, la ausencia de propuestas opositoras, las pocas ganas de buscar otra forma de vivir que no fuera en cuotas, y los sindicatos apoyando en masa, pusieron un resultado contundente. El voto velorio también hizo lo suyo.

Ahora, recordar el pasado en 2015 es de sádico o melancólico. Y no hablo de nosotros, que nos tiran con la década de los noventas y se nos cae un lagrimón, sino del tipo que alguna vez votó al kirchnerismo, que cada vez que le recuerdan la gestión de Néstor se le viene a la mente el LCD en cinco mil quinientas cuotas, el dólar a tres pesos y la inflación al 2% anual. Por ahí, el pasado glorioso de la subsistencia subsidiada no le importaba en otro momento, pero ahora que sólo puede comprar un par de medias de jueves a domingos para financiarlas en 12 cuotas, no le pueden comparar lo que tuvieron con lo que perdieron. Es como el tipo que se dejó estar y, tirado en calzones en el sillón con la buzarda llena de migas, le pide a la jermu que no lo abandone en honor a la época en que tenía abdominales y se bañaba aunque no hiciera falta.

Sólo a gente sin nada para ofrecer se le puede ocurrir hacer campaña con el pasado victorioso cuando el país se está hundiendo en pobreza, problemas estructurales y deuda pública interna y externa para tirar un mes más. Encararon ese plan y les salió como el ojete. Por si fuera poco, Cristina decidió mostrar su nivel de estadista al elegir ella las fórmulas. Perdió. Sí, perdió Cristina. Y también lo saben todos dentro del kirchnerismo. La prueba se puede notar en averiguar dónde estuvo La Cámpora ayer: con Aníbal. Sí, también son unos genios a la hora de elegir, pero al menos conservaron las banderas que rezan “No fue magia”. Claro que no fue magia, si se cagaron en todo y hasta nos quitaron la única chance de paz que nos quedaba en medio de una campaña invasiva y agotadora, al reventarnos a cadenas nacionales de a tres por semana para inaugurar hasta las tinturas de L’Oreál.

Después se verá qué pasará en el ballotage. Y recién ahí, también se verá que pasará más adelante. En la provincia, el tipo más compadrito perdió contra Laura Ingalls. ¿Cómo superan eso? Les ganó la vicejefa de la Ciudad que no media en nivel de conocimiento por buena parte del electorado y con justa razón, porque el tipo del interior de la provincia no tiene por qué saber quién es la presidente de la legislatura porteña. O sea, la gente prefirió votar a la desconocida que al conocido. Mirá si no nos vamos a cagar de risa.

Por otro lado, todavía no hay nada definido y falta el ballotage. Pero a los que se preocupan por la gobernabilidad, les cuento que el manejo de la calle de Buenos Aires (la que sale en los medios y se replica en todo el mundo) se define en la provincia, en los sindicatos y, puntualmente, en el conurbano bonaerense. Ahí perdieron también en algunos distritos imposibles y la provincia quedó en manos del macrismo. ¿Los sindicatos? Se adaptan al que les de bola.

Mientras tanto, lo único que queda es pensar que, si Cristina no buscó este resultado, es para cagarse de risa de acá hasta nuevo aviso. ¿El futuro? Mañana vemos.

1026_Scioli_CFK

Martedi. Sea solidario. Adopte un kirchnerista.

Publicado por Lucca
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.