“La Argentina que conocimos se ha perdido”

Beatriz Sarlo:

La reconocida intelectual, referente de la izquierda y muy crítica con el kirchnerismo, advierte sobre la fractura social de Argentina por el nivel de pobreza

CARLOS E. CUÉ / ALEJANDRO REBOSSIO Buenos Aires 16 OCT 2015 – 00:02 CEST

  • Recomendar en Facebook1.610
  • Twittear185
  • Enviar a LinkedIn0
  • Enviar a Google +8
  • Comentarios34

Archivado en:

1444913535_938163_1444945588_noticia_fotograma.jpg

RICARDO CEPPI

Beatriz Sarlo, una de las pensadoras más lúcidas y reconocidas deArgentina, no guarda nostalgia del pasado, de cuando ella comenzó a militar en la izquierda en los años sesenta. Pero sí cree que la pobreza y la inseguridad que hay hoy en Argentina son desconocidas para los mayores de 40 años en este país. Vinculada a la izquierda, apoya la candidata de la progresista Margarita Stolbizer, cuarta en las encuestas, y es muy crítica con el kirchnerismo. En cuanto acabe la campaña, Sarlo, muy respetada, se irá a la Universidad de Berkeley a ofrecer un seminario.

ELECCIONES ARGENTINA 2015

Pregunta. ¿Qué va pasar en Argentina?

PUBLICIDAD

Respuesta. El peronismo ha demostrado que es capaz de todas las mutaciones. Puede representar un estado socialdemócrata a la criolla como lo hizo en la época de Perón (1946-1955), puede demostrar la insurgencia revolucionaria como lo hizo en la época de los años setenta; el consenso de Washington con Menem (1989-1999); y lo que fue durante los últimos diez años, un populismo desarrollista latinoamericanista. Lo nuevo es la destrucción del radicalismo, que el año que viene cumple 100 de su primera victoria electoral. Para festejarlo decidió suicidarse y apoyar al PRO de Macri, que es un no partido o un partido de los pospartidos, nada que ver con los movimientos nuevos en España o Grecia, que sí son claramente ideológicos.

P. ¿Qué le pasa a la sociedad argentina para que el peronismo se convierta casi en un partido único?

R. La Argentina que conocimos se ha perdido. Estaba caracterizada por el pleno empleo, por bajos índices de pobreza aunque hubiera invisibles bolsones de indigencia. Las ‘villas’ que conocí como militante en los años sesenta y setenta, lo que hoy es la 1-11-14 [la más peligrosa de Buenos Aires, dominada por el narco] eran lugares de donde yo festejaba mi cumpleaños y salía a la 1 de la mañana a tomar un transporte público. Hoy es imposible.

La Argentina que conocimos se ha perdido

P. La Argentina mítica de los años sesenta…

R. Esa Argentina mítica proporcionaba en la escuela primaria un nivel de alfabetización que permitía encarar el mundo del trabajo sin problemas y un relativo ascenso social. En la provincia de Buenos Aires, hace tres meses se tomó un examen a 500 aspirantes a policía, todos con secundario completo, pero 300 no pudieron aprobarlo por falta de alfabetización. La dictadura descentralizó la educación. Francia, que todavía tiene un nivel alto de formación docente tiene 60 institutos de formación docente, la Argentina tiene 1200. Un caos. La educación argentina se hizo en la década del 1870 con la importación de maestras de Massachusetts, están las cartas de Sarmiento. Fue el motor del ascenso social.

P. Mucha gente habla de la grieta entre kirchneristas y antikirchneristas.

R. Cada uno de los argentinos de las capas medias tiene una anécdota que fue a un casamiento de su prima y que estaban los kirchneristas de un lado y los anti del otro. Pero para mí la grieta es social. Los argentinos de más de 40 años no conocieron un país con un 20% o un 30% de pobreza… No sabemos lo que es vivir en un país dividido así. La grieta social y económica es bestial y a largo plazo.Kirchnerista y antikirchneristas volverán a hablarse pero los pobres seguirán siendo pobres.

Cada uno de los argentinos de las capas medias tiene una anécdota que fue a un casamiento de su prima y que estaban los kirchneristas de un lado y los anti del otro

P. ¿Cómo es posible que con esa situación el peronismo vuelva a ganar?

R. Porque tiene para los pobres una política de redistribución desprolija de subsidios y clientelar.

P. Pero tal vez porque el resto de los partidos no ha conseguido convencerles de que ellos también les van a proteger…

R. Sin dudas, el peronismo está presente en las villas. El PRO ha hecho esfuerzos pero el peronismo tiene centenares de personas que nadan en ese mundo, la mitad de ellas viven allí. Son los que si una noche hay que sacar a una mujer que está por parir la sacan aunque sea a hombros. Están allí.

P. ¿Por qué la intelectualidad se ha colocado tanto con el kirchnerismo?

R. Las interpretaciones históricas argentinas nacional-populares fascinaron a la mitad de la intelectualidad desde que surgieron en los años cincuenta. Es el peronismo como representación imaginaria de una nación en marcha y en lucha contra los poderes imperialistas. Yo soy estudiosa de Carta Abierta (colectivo intelectual kirchnerista). Son todos de 55 años para arriba. Gente que ha vivido la guerrilla de los años sesenta, le mataron amigos, muchos se tuvieron que exiliar… y que piensan que esta es la última oportunidad.

Los argentinos de más de 40 años no conocieron un país con un 20% o un 30% de pobreza… No sabemos lo que es vivir en un país dividido así

P. Intelectuales kirchneristas dicen que Argentina, después de la serie de golpes de Estado de 1930 a 1983, vive su mejor momento histórico…

R. En toda América Latina fue un momento de crecimiento, de relativa distribución. Tengo mucha simpatía por lo que está haciendo Evo Morales en Bolivia. En Brasil subieron una millonada a las clases medias.

P. ¿Y el kirchnerismo?

R. Creó capas medias, sin dudas. La gente que tenía miedo de caer no cayó, se recuperó, y lo que quedó fue pobreza porque tuvimos una dictadura militar, la hiperinflación del 89, la crisis de 2001.

Tengo mucha simpatía por lo que está haciendo Evo Morales en Bolivia

P. ¿Hay una visión mítica de esa Argentina previa a la dictadura, la de los sesenta?

R. No tengo una visión mítica de ese pasado. Pero la Argentina de los años sesenta fue una década de una modernización cultural irrefrenable, el país era el centro de la creatividad y la vanguardia latinoamericana, dialogaba con New York. Ahí se moderniza del todo la Argentina culturalmente, ideológicamente, fue verdaderamente espectacular.

P. ¿Qué ocurrió con esa intelectualidad argentina?

R. Esa época se parte en dos con el golpe del 66. Ahí la universidad se vacía, la dictadura cerró el Di Tella. Mira mi currículo. Me gradué en 1966 y hasta 1984 no di clases. Salí como alumna y volví como profesora titular. Eso tengo que explicarlo fuera. Y no me exilié, me quedé acá. Hubo un quiebre en la investigación. Por eso el balance positivo de este Gobierno es muy positivo en política científica, que con muchas dificultades empieza a reconstruirse recién con Alfonsínen los años ochenta.

El discurso de la presidenta es un cambalache, como decimos acá, pero yo no diría que tiene elementos de izquierda

P. ¿El kirchnerismo es de izquierda?

R. El discurso de la presidenta es un cambalache, como decimos acá, pero yo no diría que tiene elementos de izquierda. Ella no es nacida y criada en esa cultura. Y ni siquiera diría que es nacida y criada en el peronismo, no sé de qué cultura es nacida y criada. Es más antiimperialista por momentos, yo creo que en fondo su discurso es desarrollista. Tampoco está en la cultura que reivindica, de la radicalización, que es la mía. Es una burguesa de provincia, tiene todos los rasgos de eso. Néstor inventó todo, fue un político excepcional. Me tenía como opositora pero mientras él vivió las cosas tenían un desarrollo previsible. Pero nunca iba a dejar el poder, por eso inventó ese loop con Cristina. Lo que pasa es que se murió.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.