La punta del iceberg de la corrupción K

El alcance de la condena contra Jaime. .Solo si se aplican figuras legales como la del arrepentido o la de la casa juzgada irrita se podría ir a fondo con este fenómeno que crece gobierno tras gobierno.

twitter_share.png
55
facebook_share.png
52

La condena a Ricardo Jaime es la punta del iceberg de la corrupción y abre una serie de interrogantes que deberían ser contestados por los candidatos presidenciales en esta abúlica campaña electoral.
Desde 1989 hasta la fecha solo había cinco condenas judiciales a ex altos funcionarios, pese al aumento meteórico de causas judiciales por corrupción. Una contra el ex presidente Carlos Menem por el caso de la venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia, la ex secretaria de Medio Ambiente, María Julia Alsogaray por enriquecimiento ilícito, el ex titular del PAMI Alderete por irregularidades en la contratación de empresas y al ex titular de la Casa Moneda Gostanián y la ex ministra de Economía K, Felisa Miceli por el caso de la bolsa con dinero. nada más que seis condenas, con la de Jaime, frente a la corrupción que galopó en el menemismo y en el kirchnerismo.
Tanto Jaime como Alderete aceptaron la figura del juicio abreviado y se declararon culpables para evitar un juicio oral y público y una eventual condena mayor. Esta herramienta aparece como una salida rápida a los interminables juicios por un corrupción y a la impunidad judicial. Se trata aquel de un fenónemo que aún hoy es imposible de diagnosticar.
¿Hubo más corrupción en el gobierno de Menem o en el de los Kirchner? Según el Centro de Investigación y Prevención sobre la Criminalidad Económica (CIPCE) de 750 causas por corrupción entre el 2002 y el 2007 solo había habido una condena importante: la de María Julia.
Pero no hay una estadísticas que puede separar períodos políticos. El directivo de Poder Ciudadano, Alvaro Herrero, recordó a Clarín que la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, disolvió una oficina que lleva un registro de causas contra funcionarios. Por esa razón, Herrero pidió el año pasado por escrito a la Corte Suprema y al Consejo de la Magistratura que se cree una Unidad para el Apoyo a los Juicios por Corrupción. Hasta ahora ni siquiera le contestaron. De todos modos, entre los expertos en el tema se habla de dos herramientas clave frente a este fenónemo que crece gobierno tras gobierno de la democracia. Una es la incorporación de la figura del arrepentido -que ya se usa en los casos de narcotráfico- a las causas de corrupción, que sirvió en el proceso Manu Pulite de Italia y ahora en el escándalo de Petrobras en el Brasil de Dilma. Tanto Macri como Massa se comprometieron públicamente a incorporar esa figura si ganan las elecciones. Hasta ahora, Scioli no se definió al respecto.
Otra sería la incorporación de la figura de la “cosa juzgada irrita” que se explica en libro homónimo de Federico Morgenstern y Guillermo Orce, es decir reabrir las causas sobreseídas gracias a descomunales irregularidades como, por ejemplo, el enriquecimiento de los Kirchner en el 2008 sobreseído por el juez Oyarbide

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.