La retórica ya no alcanza a esconder la realidad social

Del editor al lector

twitter_share.png
43
facebook_share.png
29

La foto que conmovió a Cristina fue la de Turquía y no la del Chaco. No podremos saber la dimensión real de la conmoción presidencial, pero sí podemos ver el uso político de la tragedia con igual nitidez con la que cualquiera puede ver esas dos fotos dramáticas. Dentro de esos dramas está este otro, menos comentado: proselitismo descaradamente explícito con una mitad o una fracción transformada en un todo.

Se trata de una mezcla tradicional en el kirchnerismo que debe ver en ella alguna o mucha ganancia política. O que vio antes traducida en votos abultados y quiere seguir viendo aunque los números ya no sean los que fueron. Así transformó el 54% en un 100% eterno. Esa es una ficción pero aún se prolonga a pesar de que, esta vez, el kirchnerismo acompaña a un candidato del que desconfía pero que es el único que le puede garantizar seguir, en parte, en el poder.

El discurso K es blindado: Capitanich niega la pobreza y la desnutrición chaqueña, pero confirma el discurso con otra anomalía sorprendente: se trata solamente de problemas culturales. Es otra forma de INDEC. Aníbal F. negó el cambalache electoral tucumano también con el discurso: “La elección se hizo en perfectas condiciones, sin una denuncia de fraude”, dijo. Son variantes de las fotos de Cristina.

La pobreza está en Alemania, no aquí, informó el otro INDEC, el de Aníbal. Cristina dijo que sólo tenemos un 5% de pobres y una indigencia que ni vale la pena mencionar. El kirchnerismo se confirma a sí mismo siempre. En la memoria y balance que vendrá después de octubre o de diciembre, se verá con más claridad que las palabras de la memoria no coinciden con los números.

O también si se sigue oralizando al extremo alcanzado esta semana con las fotos de las desgracias leídas en idioma distinto y convirtiendo a la política en un exceso de fantasía literaria. Todos los políticos saben que la pobreza existe en alto grado en muchos lugares del país y que intentar disimularla es sólo una coartada de fácil ruptura.

La metáfora del chiquito kurdo ahogado en una playa turca fue motivo de comentario presidencial. Justificado comentario si, también, se hubiera admitido que aquí ocurren tragedias por políticas insuficientes o corruptas, como hemos visto en Chaco, que están muy extendidas.

Combatir efectivamente la pobreza debería ser política de Estado. Una tarea urgente en la que la muerte de un chico en Chaco provoque arrepentimiento genuino y no sólo complicidad política.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.