tras del discurso del modelo, de la inclusión y del pobrismo va saliendo a la luz la triste realidad de una soc iedad radicalmente desigual, gobernada por una nueva oligarquía

Martes 01 de septiembre de 2015 | Publicado en edición impresa

Como en los años 30

El peronismo de la desigualdad

Por Luis Alberto Romero | Para LA NACIONSEGUIR

Seguí este autor y a otros más PROBALOCómo funciona

Ver perfil

Comentá33Facebook67Twitter18

Según decía Tulio Halperin, una cosa diferenciaba a dos generales presidentes, Agustín P. Justo (1932-38) y Juan Domingo Perón (1946-55). Justo creía en la democracia, pero era incapaz de ganar una elección, mientras Perón, que las ganaba fácilmente, no creía en ellas sino en la plaza multitudinaria. Justo recurrió al tradicional fraude, presentado como "patriótico" por el gobernador bonaerense Manuel Fresco. Perón denunció el viejo fraude y respetó las urnas, pero persiguió y silenció a los partidos opositores, ese "tercio reluctante" de los sufragios que ponía en cuestión su aspiración a la unanimidad. El peronismo actual, que gobierna nuestra democracia desde hace al menos 26 años, se está pareciendo cada vez más, en sus prácticas electorales, al general Justo y a la denostada "década infame".

Entre aquel Perón y quienes hoy administran la franquicia peronista existen algunos parecidos y continuidades, pero los separan diferencias abismales que tienen que ver con las personas, pero sobre todo con las épocas y los contextos. Perón gobernó autoritariamente una sociedad igualitaria y promovió la igualación social. El peronismo actual vive en una sociedad profundamente desigual, acepta la inevitabilidad de una arraigada y extendida pobreza, y construye su poder sobre ella. Aquél fue el peronismo de la igualdad; éste expresa y reproduce una sociedad radicalmente desigual, en la cual son eficaces los más tradicionales métodos de la llamada política criolla.

2084580w300.jpg Foto: LA NACION

Las continuidades entre ambos peronismos son muchas y hasta cierto punto justifican que se siga usando esa denominación. Hay una tradición construida, un lenguaje y un estilo y unos mitos que le permiten a la franquicia peronista una empatía de base con el mundo popular. Hay una común concepción del poder y de las instituciones que no es ni liberal ni republicana y que valora el gobierno concentrado y la legitimación plebiscitaria. Hay también una idea de la política basada en la división, la confrontación y la exclusión del otro. Hay finalmente un estilo de gobierno autoritario que ronda lo dictatorial. Todo eso se lo encuentra en Perón, en los Kirchner y en Alperovich. Pero las diferencias son tan grandes como las que separan a Eva Perón, besando a quienes acudían a la Fundación, de Cristina Kirchner, incapaz de expresar una sola frase de condolencia.

El peronismo de la igualdad surgió en 1945, en una sociedad que ya llevaba medio siglo largo de democratización social, incorporando migrantes extranjeros y luego migrantes rurales. El empleo abundante y la educación pública impulsaron su integración y generaron un sostenido proceso de movilidad, por el cual era normal esperar que los hijos estuvieran mejor que los padres.

Hubo quienes quedaron atrasados o no vieron satisfechas todas sus expectativas, como los obreros industriales. Perón desarrolló políticas estatales vigorosas para allanarles el camino de la integración y profundizar la democratización, tanto en lo que hacía al reconocimiento y a la dignidad como al disfrute compartido de los bienes sociales y culturales. La justicia social -escribió José Luis Romero- complementó y profundizó la ideología espontánea de movilidad social. La nueva igualdad era visible en los cines repletos y en el nuevo orgullo de los trabajadores, que ingresaban en el amplio grupo de las clases medias. También se advertía en la inflexión plebeya del discurso oficial, que repudiaba el privilegio pero se ubicaba en las antípodas de la lucha de clases. En esa sociedad activamente igualitaria, Perón trató de construir un Estado orgánico, donde cada cuerpo social -empresarios, obreros, profesionales, estudiantes- tuviera un espacio y un papel en el libreto de la armonía, la colaboración y la unidad del pueblo tras la figura de su conductor.

El resultado fue un tipo especial de democracia, ni republicana ni liberal. Se fundó en la participación activa de los ciudadanos peronistas, en los comicios y sobre todo en la plaza, donde el líder alternaba entre el discurso violento y el moderado. Era exactamente lo contrario de la política criolla, del fraude y el clientelismo grosero, reemplazado por beneficios universales concedidos por el Estado. No incluyó a los opositores -perseguidos y excluidos como la antipatria-, pero dio voz a una base social democrática e igualitaria, alineada tras de un Estado que expresaba a la nación unida. Nada de esto hubiera sorprendido a Tocqueville, quien miraba a Luis Napoleón. En cuanto a Mussolini, seguramente habría sonreído satisfecho.

El peronismo que gobierna desde 1989 es muy distinto, sobre todo porque se ha adecuado a un país muy diferente. La sociedad actual es inmóvil y profundamente desigual, y el mundo de la pobreza incluye a uno de cada tres argentinos. En 1983 tuvimos por primera vez un régimen político democrático, liberal y republicano, pero fue una suerte de clavel del aire, sin raíces, pues la pobreza no genera ciudadanos. Languideció y fue gradualmente reemplazado por otro con fuertes reminiscencias del antiguo autoritarismo peronista. El Estado hoy no puede desarrollar políticas sociales universales y se limita a las ayudas focalizadas. En ese contexto, los gobiernos peronistas, lejos de estimular la inclusión, han reproducido la pobreza, con políticas que no pasaron del subsidio y de un efímero aumento del empleo. Las oportunidades del excepcional ciclo sojero sólo beneficiaron a la corrupción cleptocrática y la única movilidad ascendente fue la de los empresarios amigos.

No es casual que los pobres no disminuyan, pues desde 1989 el "partido del gobierno" ha construido un sistema que transforma la pobreza en votos. Menem y los Kirchner -sus diferencias son sólo retóricas- han creado su legitimidad a partir de la desigualdad, ratificándola y reforzándola. Construir este peronismo de la desigualdad demandó un diseño complejo y una refinada artesanía. Sus resultados, si no fueran nefastos, deberían ser calificados de admirables.

En la base se encuentra el clientelismo, es decir, el intercambio permanente de reciprocidades. Se apoya en la sumisión del pobre, que en la nueva sociedad ha reemplazado al antiguo orgullo igualitario, pero eso no basta; el operador debe sumarle empatía, lenguaje, formas y dosificación de la presión y otras capacidades que abundan entre los peronistas, pero que muchos conversos han aprendido.

En cada una de las etapas del proceso del sufragio, el Gobierno y sus funcionarios, desdoblados en agentes políticos, intervienen para acallar a los competidores, cooptar a los operadores de la competencia y aceitar la red de dependencias y lealtades, sumando beneficios singulares con amenazas apocalípticas, como "el ajuste", o simplemente la pérdida del subsidio. Si esto falla, se recurre como última ratio a los métodos más tradicionales del "fraude patriótico", como ocurrió en Tucumán. Sumando todo, es el Gobierno quien produce el sufragio, que crea su propia legitimidad electoral.

Todo esto no se parece al primer peronismo. Hoy no hay plazas aclamantes, salvo las organizadas por los intendentes, ni otro fervor que el de los jóvenes de La Cámpora reunidos en la Casa Rosada. En cambio, en sus prácticas, hay muchas similitudes con sus predecesores, los conservadores de los años treinta. Pero si se mira la totalidad del sistema político, y sobre todo la articulación del poder central con los poderes provinciales, que son la base del "partido del gobierno", se encuentra un enorme parecido con algo más antiguo: el Partido Autonomista Nacional de fines del siglo XIX, cuya construcción se atribuye a Julio A. Roca y a la "oligarquía".

No sé si este peronismo de la exclusión todavía merece llamarse peronismo o si ya es algo distinto. Pero su encanto, que cautivó a muchos, se va disolviendo, y tras del discurso del modelo, de la inclusión y del pobrismo va saliendo a la luz la triste realidad de una sociedad radicalmente desigual, gobernada por una nueva oligarquía que, mientras se enriquece, sabe cómo ganar las elecciones desde el gobierno.

Historiador, Universidad de San Andrés.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.