La gran pregunta que surge después del domingo es por qué no ha impacto en la decisión del voto de millones d e personas las constantes denuncias de mal gobierno y, en su extremo, de corrupción, inseguridad y centenares de trabas cotidianas que hacen la vida complicada a los ciudadanos.

EDICIÓN IMPRESA COLUMNISTAS 13.08.15 | 00:00

Un futuro imprevisible

Daniel Muchnik, PeriodistaDaniel Muchnik, Periodista

Imprimir Enviar Votar 0

Nada es como antes. Ha empezado un ciclo nuevo y al mismo tiempo desconocido donde no importan demasiado las grandes ideologías, ni las ilusiones.

En uno de los últimos números del diario El País, el conocido periodista John Carlín imagina en un futuro no tan lejano en el tiempo el ascenso de regímenes populistas en el mundo que llevan a nuevos conflictos y a viejos hábitos autoritarios. En un reportaje al colosal sociólogo polaco ( radicado en Inglaterra) Zygmunt Nauman que firmó el domingo pasado el periodista Jorge Fontevecchia no soslaya la presencia del fenómeno populista de derechas y el de izquierda ( el caso de Podemos en España y Zyriza en Grecia).

De hecho, el populismo está presente en muchos costados del planeta, no sólo en Latinoamérica o en la Argentina, como algunos imaginaban. Hay líderes con esas condiciones en Europa, en los Estados Unidos, en el Asia, en Africa. No es una epidemia. Es, de algún modo, otra forma de encarar la política frente a sociedades carentes de ideología y dispuestas a jerarquizar el consumo por sobre otro tipo de necesidad.

Todo esto viene al caso tras las PASO, donde el político más votado fue Daniel Scioli. A los sciolistas les gusta definirse como ‘Kirchneristas buenos’. Lo mismo que el Kirchnerismo pero coloquial, sin gritar ni maltratar al prójimo. Es un poco difícil juntar todos estos elementos, en especial el condimento kirchnerista, pero Scioli fue formado dentro del populismo (con Menem), creció a su lado, adquirió todos los tics de los líderes que sucedieron al riojano, en especial en estos 12 años. No es un hombre violento que utiliza el atril para denostar al prójimo como lo hicieron sus maestros pero adoptó esa filosofía precaria de que él, su pensamiento y su obra, representan lo que quiere el pueblo. O que el lleva adelante la voluntad del pueblo. Puro paradigma populista.

Posiblemente le falten las características de un líder imbatible, perfecto, impoluto, de extrema demagogia (por ahora repite y repite las mismas consignas elementales desde hace meses). Pero ahí está su vicepresidente Carlos Zannini, impuesto a dedo por Cristina, como condición para respaldar la candidatura del gobernador, a quien la ‘Señora’ maltrató y subestimó. El vice lo puede ayudar a pulir todos los detalles necesarios. Zannini no es hombre verborrágico pero ha estado a cargo, detrás de las puertas de la Casa Rosada, de operaciones de alto voltaje al servicio de la Presidente. El fue el impulsor, diseñador y motor de la Ley de Medios y de otros proyectos muy cuestionables por sus características autoritarias.

La gran pregunta que surge después del domingo es por qué no ha impacto en la decisión del voto de millones de personas las constantes denuncias de mal gobierno y, en su extremo, de corrupción, inseguridad y centenares de trabas cotidianas que hacen la vida complicada a los ciudadanos. Incluso votaron a Scioli aún en circunstancias adversas, como las inundaciones por falta de obras esenciales de drenaje y de infraestructura fundamental durante su mandato actual y pasado.

No faltará algún especialista que dirá: el voto es emocional, no racional. Otro dirá: se votó de esta manera porque la gente no quiere cambios, ni rostros nuevos, y cree que Scioli sorteará las dificultades futuras.
Hay otros casos paradigmáticos en el oficialismo triunfante. En primer lugar que es explicable que las provincias más pobres del noroeste y del noreste hayan votado por Scioli, en la medida que así lo dispusieron los gobernadores de provincia donde no existe el empleo privado, donde no sale el humo de una fábrica y sólo existe el empleo público de características feudales, donde hay que quedar bien con el jefe que baja línea. Sí o sí.

En segundo término el caso Pablo Bruera, intendente de la La Plata, reelegido, incluso con la experiencia anterior de quedar paralizado frente a una inundación colosal de la ciudad que arrastró muchos muertos. El tercer ejemplo es el de Aníbal Fernández, quien superó a su contrincante en la interna peronista. Después de todo lo que se le acusó, de la documentación y de los testigos en su contra, Fernández sale bien parado como postulante del cristinismo a la sucesión de Scioli. Las acusaciones que cayeron sobre Fernández fueron muy duras, vinculándolo con el narcotráfico que está tomando posiciones crecientes en la Argentina. ¿Los votantes se identificaron con Fernández, les gusta el estilo de Fernández, descreen de cualquier eventual delito o no les importan los cargos sobre el candidato? Y algo más. ¿Aníbal está sólo en esos tejes y manejes? Todo un tema.

¿Y en la oposición que está ocurriendo? ¿Ganó acaso Macri en su empecinamiento de pelear como un gladiador solitario que todo lo puede? Más: ¿dónde se ocultó el radicalismo que era su aliado? ¿Y el resultado escaso de Margarita Stolbizer, la mejor representante del pensamiento progresista que nada tiene que ver con el cristinismo?

Esta elección vino a demostrar que el peronismo no ha desaparecido, de ninguna manera, y puede multiplicarse.

Todo indica que los ciudadanos que lo apoyaron lo que desean es que sólo no haya cambios bruscos de lo ya conocido, aunque con otro tipo de lenguaje desde el poder.

Sin embargo, sumando todos los grupos de la oposición y sus votos, si acaso elaboran otra estrategia, otra propuesta las chances podrían resultarles más satisfactorias.

El hecho concreto es el resultado. Scioli ha sido el ganador y si la oposición no se pone las pilas puede acceder sin chistar a la Presidencia de la Nación.

Pero hasta el mes de octubre, cuando llegue el momento de la verdad, el panorama es imprevisible.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.