Bailando por un sueño en el Cambalache del fin de ciclo

EDICIÓN IMPRESA COLUMNISTAS 01.04.15 | 00:0
Fernando Gonzalez
Director periodísitico El Cronista

Hay momentos de un país en los que las imágenes lo dicen todo. Ayer no bastó el paro de transportes y de servicios esenciales que dejó a la Argentina sin colectivos, ni trenes, aviones, bancos ni recolección de basura. No bastó con los millones de argentinos que pararon en demanda de mejores ingresos o que, simplemente, no pudieron ir a trabajar. A eso le agregamos un extenso monólogo radial del hijo de la Presidenta, Máximo Kirchner, para contratacar a sus adversarios lanzando la idea de una candidatura electoral en vez de aportar las pruebas definitivas que despejen las dudas sobre las denuncias que le adjudican cuentas off shore. Fue la exposición mediática de un muchacho en situación de gran prosperidad económica (aún sin las cuentas que dijo no poseer), a quien rápidamente salieron a adular los dirigentes que dependen de su madre, entre ellos, el apresurado Daniel Scioli, víctima preferida de Cristina cada vez que hay que castigar en público a un funcionario.

Pero hubo más imágenes del país fracturado. La de los sindicalistas que impulsaron el paro de ayer, liderados por Hugo Moyano y algunos otros caciques gremiales, todos muy prósperos también y adaptados mucho mejor a la baja de ingresos que el excesivo impuesto a las Ganancias y la inflación le producen a los trabajadores de sus gremios. Ni siquiera el éxito de la medida de fuerza fue suficiente para juntarlos a todos en una postal de unidad que lleve algo más de tranquilidad al desasosiego del fin de ciclo.

Un rato después, ya al caer la tarde, quien recurrió por décima vez en el año a la cadena nacional fue la Presidenta. Apenas para mostrarse al frente de un acto militante en el distrito bonaerense de La Matanza e intentar dejar en claro que ella también conserva cercanía con los trabajadores, pese a que la recesión ha hecho caer sus niveles de ingreso y que tanto el desempleo como la pobreza se volvieron preocupaciones de todos los días. Cristina criticó a los gremialistas que antes fueron sus aliados, acusándolos de ser poco solidarios con los más pobres. A fin de cuentas, una batalla de líderes prósperos disputándose el favor de los desposeídos de un modelo decadente.

Pero hubo un último episodio que le agregó tristeza a la película actual de la Argentina. El de la ex novia del procesado vicepresidente, Amado Boudou, recibiendo la oferta para participar de Bailando por un Sueño, de los programas de TV con mayor audiencia. La chica, también imputada en las denuncias por enriquecimiento, recibe el beneficio de la celebridad mucho antes de que la Justicia compruebe si es culpable o inocente. Una escena que Discépolo podría haber incluído perfectamente en una nueva versión del Cambalache, el tango que revela hasta dónde puede descender el país que todavía busca su destino.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.