La marcha de ayer puso de relieve el derecho de la ciudadanía a expresarse frente a un gobierno que pretende re servarse esa facultad sólo para él

lanacion.com|Opinión|

18F Marcha por Nisman

Jueves 19 de febrero de 2015 | Publicado en edición impresa

Editorial I

La igualdad, el derecho de opinar y el silencio

Comentá61Facebook81Twitter36

Permanecer en silencio es un derecho, como también lo es el de opinar. Sin embargo, en las últimas semanas ambos parecieron estar en discusión. Los fiscales, los jueces y todas las personas que a título personal adhirieron a la marcha realizada ayer en homenaje al fiscal Alberto Nisman hallaron en el silencio su mejor manera de expresarse. No es una forma mala, como quisieron hacer ver desde sectores del Gobierno: es simplemente una manifestación pública callejera llevada adelante durante un gobierno constitucional. ¿O acaso ha de esperarse otra reacción de un gobierno surgido del voto popular que no sea garantizar el ejercicio pleno de los derechos de todos los ciudadanos?

La Constitución nacional es clara cuando sostiene que "todos los habitantes son iguales ante la ley". Lo estipula en el artículo 16°, citado forzadamente por la presidenta Cristina Kirchner para decir que a ella nadie puede hacerla callar. Sin embargo, en su caso particular, se equivoca doblemente: en su condición de Presidenta y de abogada. Ella no es una simple ciudadana. Su alta investidura y sus funciones le imponen obligaciones que no puede desconocer. Parece que leyó el artículo 16°, pero que omitió la lectura del 109° del texto constitucional, que taxativamente estipula que "en ningún caso el presidente de la Nación puede ejercer funciones judiciales, arrogarse el conocimiento de causas pendientes o restablecer las fenecidas".

Las intervenciones punzantes y contradictorias de la Presidenta sobre la investigación del caso Nisman fueron intentos directos de interferir en la actuación del Poder Judicial. Y esas mismas intromisiones fueron replicadas por numerosos funcionarios, más preocupados por el efecto electoral del reclamo popular que por el reclamo en sí.

El ciudadano que llega a la primera magistratura tiene derechos y deberes que son inherentes al cargo y que lo diferencian de los del simple habitante. El titular del Poder Ejecutivo tiene inmunidades, remuneraciones y debe respetar el orden institucional. Dentro de él, debe acatar el más elemental principio de división de poderes. Las diferencias son muy marcadas: por caso, el titular del Poder Ejecutivo tiene que pedir autorización al Congreso para salir del país, trámite que naturalmente no debe cumplir el resto de los habitantes. No puede reclamar cuando le place ser igual a todos y, en un mismo acto, apelar al hecho de ser la Presidenta para dar más énfasis a su argumento.

Por lo demás, es evidente que la opinión de un ciudadano común no puede parangonarse a la de un jefe de Estado que opina desde la Casa de Gobierno a través de la cadena nacional y que sostiene económicamente a un enorme conglomerado de medios periodísticos para que propaguen su relato, usando discrecionalmente el dinero de todos los argentinos para su propia propaganda.

La cuestión es exactamente inversa a como la plantea Cristina Kirchner: por ser Presidenta debe abstenerse, más que nadie, de intervenir en la actuación de los otros poderes del Estado y, respecto de la marcha de ayer, de descalificar a quienes con su simple presencia pretendieron brindar un homenaje a un hombre, cuya muerte aún es dudosa a pesar del mes transcurrido, que había denunciado judicialmente a la propia mandataria y a otros funcionarios de armar una estrategia para desincriminar a Irán de la investigación por el atentado contra la AMIA, el mayor ataque terrorista sufrido por nuestro país hace más de 20 años.

Antes de que se realice la Marcha del Silencio, muchos jueces y fiscales vivieron la amenaza directa de boca del apoderado del Partido Justicialista, Jorge Landau, en el sentido de que se recusaría a los funcionarios judiciales que participaran de ella, calificándola de acto político claramente opositor. Se trata de una presión inadmisible. ¿Acaso a fiscales, jueces, miembros de partidos de la oposición y ciudadanos comunes no los alcanza el artículo 16° de la Constitución? ¿El Poder Ejecutivo y sus andariveles político-propagandísticos son los que deciden a quién extender el texto constitucional y cómo aplicarlo, como en el caso que comentábamos de la abierta injerencia del PE en la Justicia?

La movilización de ayer fue tildada de política, como modo de desacreditarla. Va de Perogrullo recordar que, de alguna forma u otra, el hecho de expresarse es, en sí, un hecho político. En este caso de la Marcha del Silencio, el objetivo de los fiscales ha sido el homenaje al colega muerto y, también, expresar repudio a la ausencia de condolencias oficiales a la familia de Nisman y al destrato presidencial a la convocatoria. En cuanto al resto de los ciudadanos allí presentes, los ha unido la preocupación frente al autoritarismo, el enojo ante la prepotencia del Estado, el miedo frente a la muerte trágica y aún inexplicada de un fiscal que había denunciado al poder. Y se manifestaron públicamente, como en otras oportunidades lo hicieron para reclamar justicia por María Soledad Morales, José Luis Cabezas, Axel Blumberg, Julio López y Mariano Ferreyra, entre tantos otros casos.

¿Es éste un acto político? Sí, lo es. Como bien ha dicho ayer Alejandro Katz en LA NACION: "No son los partidos políticos, ni los sindicatos, ni las organizaciones sociales quienes convocaron y dieron el motivo a la marcha, (…) sino una multitud plural de seres que, en su diversidad, encarnan distintos ideales de vida y sociedad".

Nada tiene de malo que muchos ciudadanos participaran ayer en la marcha para expresar su críticas a una manera de gobernar. Es una forma legítima y pacífica de hacer política. Por más que así lo desee, el kirchnerismo, que está en posesión de tantos monopolios, no tiene el monopolio de la política..

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.