Triste papel el del “pelotudo caro” como lo tildará el filósofo contemporáneo Barrionuevo

EDICIÓN IMPRESA COLUMNISTAS 03.02.15 | 00:00

El naufragio de la cultura de la confrontación

FERNANDO GONZALEZ
Director periodístico: fgonzalez

Capitanich , Clarin , Libertad de prensa , libertad de expresion

Capitanich rompió dos notas frente a los periodistas en Casa RosadaCapitanich rompió dos notas frente a los periodistas en Casa Rosada

Imprimir Enviar Votar 1

Hace poco más de un año, Jorge Milton Capitanich era un dirigente respetado. Un gobernador joven, surgido del peronismo chaqueño al que muchos en su partido y fuera de él visualizaban como un potencial candidato a presidente. Tenía pocos prejuicios ideológicos y algunos conocimientos de economía que lo ubicaban en la línea del recambio generacional peronista junto a Sergio Massa o a Juan Manuel Urtubey.

Todo eso cambió vertiginosamente cuando decidió aceptar la jefatura de gabinete de Cristina Kirchner. En muy poco tiempo se transformó en ese autómata que a la mañana temprano se para frente a los periodistas y repite un stand up de consignas en las que no cree.

Su lenguaje monocorde es la burla preferida de sus compañeros del Gobierno y los humoristas lo eligen cada día para satirizarlo porque su personaje es muy fácil y previsible. Hasta la Presidenta le jugó la broma más pesada en diciembre cuando designó a Aníbal Fernández como secretario de Estado para que desempeñe el papel de comunicador picante. A Coqui Capitanich le quedó entonces sólo la tarea triste de atacar a los enemigos que le señalan desde arriba con argumentos que van de lo insólito a lo ridículo. Y él cumple obedientemente perdiendo jirones de su prestigio.

Pero ayer Capitanich cruzó una línea que ningún dirigente político debe cruzar. El jefe de gabinete, como si se tratara de una jugada de estadista experimentado, rompió dos veces páginas del diario Clarín. Con gestos teatrales y frases agresivas que en su imaginación le deben haber sonado magistrales. Fue un diario y también podría haber sido un expediente judicial o la carta de algún parlamentario opositor. Pero este gobierno ha elegido a la prensa como enemigo y romper un diario es un símbolo esperable de un kirchnerismo que ya ha estampado las fotos de periodistas conocidos en afiches callejeros condenatorios pagados siempre con fondos públicos.

Así Capitanich le hizo honor a la cultura de la confrontación, quizás el peor legado de la década kirchnerista. Y resulta penoso que caiga en esa práctica antidemocrática un dirigente de 50 años, que poco tiene que ver generacionalmente con la ceguera que llevó a algunos sectores del peronismo a la violencia extrema de los años setenta para crearle el escenario propicio a la dictadura militar y al terrorismo de Estado. Romper las páginas de un diario, sólo porque no le gustan o le parecen equivocadas sus noticias, puede ser la justificación que necesiten otros intolerantes para ejercer su violencia contra periodistas, jueces o políticos de pensamiento diferente.

Afortunadamente, la credibilidad de las personas como Capitanich ha caído a niveles que lo tornan casi inofensivo. Su perfomance totalitaria despierta más tristeza que temor y es apenas una metáfora de reparto más del país adolescente que tiene tantos actores protagónicos. El jefe de gabinete ni siquiera se da cuenta del daño que se inflige al lograr que un diario español lo bautice como "el ministro rompedor de diarios". Está demasiado ensimismado en su naufragio personal hecho de conspiraciones y fantasmas de cabotaje. Tal vez algún día recobre la conciencia democrática y descubra que el verticalismo le ha robado una trayectoria que pudo ser muy diferente.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.