La Constitución Nacional establece en su artículo 109: “En ningún caso el presidente de la Nación puede ej ercer funciones judiciales, arrogarse el conocimiento de causas pendientes o restablecer las fenecidas”

Desdén y olvido presidencial sobre Nisman

Del editor al lector

twitter_share.png
16
facebook_share.png
41

La Presidenta está en China. Tan lejos del país como del caso Nisman. Vale recordarle que, le guste o no, ensaye los atajos discursivos o políticos que imagine, sigue acusada por encubrimiento de los iraníes sospechados de ser los autores ideológicos de la voladura de la AMIA. Hay decisiones que sobreviven a las muertes de los hombres que las han tomado. La de Nisman es una de ellas.
Ya se dijo que la compasión y la piedad ante la muerte ajena no son parte de los sentimientos de Cristina Kirchner. Ni como Presidenta ni como persona. A una madre de la tragedia de Once, que acababa de perder su hijo, le dijo mirándola fijo a los ojos: “No, m’hija, vos no sabés lo que es el dolor”. Ella sí, claro: dos años antes había quedado viuda. Palabra que describe la muerte de un cónyuge. La muerte de un hijo es tan brutal y desgarradora que no hay palabra que la describa. Es el dolor innominado. No por nada Miguel Angel denominó “La Piedad” a su célebre obra en la que muestra a la Virgen María con Jesús yacente, recién sacado del escarmiento de la crucifixión. Quizá la Presidenta no haya podido asociar el arte de Miguel Angel con el dolor de la madre y las hijas de Nisman.
Lejos de eso, lo que se vio en la cadena nacional del viernes fue otra vez a la Presidenta confrontativa, irónica, desafiante: “Nadie le va a decir a la Presidenta que no hable”, retrucó a una asociación de magistrados que le solicitó que no interfiera en la investigación. Se equivoca Cristina. La Constitución Nacional establece en su artículo 109: “En ningún caso el presidente de la Nación puede ejercer funciones judiciales, arrogarse el conocimiento de causas pendientes o restablecer las fenecidas”. La Presidenta se refugia en el artículo 16: “Todos los habitantes son iguales para la ley”, precepto común a todos los ciudadanos. Pero el 109 compete sólo a los presidentes y exclusivamente en causas judiciales. Para el titular del Ejecutivo esa norma es de mayor jerarquía que el derecho a expresarse como ciudadana. La Presidenta nos ha hecho saber que con Nisman no está dispuesta a cumplir con la Constitución. Ella ya habló y por demás: se contradijo en las redes sociales, se puso en víctima, sembró sospechas por todas partes. La Presidenta mintió y fue desmentida. Aun así, advirtió: “A mí no me van a extorsionar, a mí no me van a intimidar. No les tengo miedo …”
Algo parecido había dicho en marzo de 2008, al despuntar la pelea con el campo. Fue en la Casa Rosada, el día en que habló de los piquetes de la abundancia y de las 4×4: “No me voy a dejar someter a ninguna extorsión … a ninguna … a ninguna”. Ya se sabe cómo terminó aquella historia. Sólo que se discutía plata y no una muerte, como ahora, más las otras 85 de 1994.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.