Huellas de desprotección

CONMOCION OFICIAL

Por Roberto García. El Gobierno no supo proteger a Nisman pero reunió al PJ para cuidar a Cristina. Servicios nuevos y políticos incómodos.

Misterio Nisman.

Misterio Nisman. | Foto: Dibujo: Pablo Temes

Contenido relacionado

Si alguien usaba la palabra asesinato en lugar de suicidio, merecía una condena. Al otro día, sin embargo, era fulminado quien usaba la palabra suicidioen lugar de asesinato. Quizá mañana, dentro de los dislates apresurados del oficialismo,habrá que servirse de una tercera palabra para explicar la violenta muerte del fiscal Alberto Nisman.

Poco serio ese cambio radical en la cabeza de la mandataria, contradicción que responde quizás al sexto sentido femenino, a una información privilegiada que no revela o la adaptación a una opinión pública que, según las encuestas, considera el episodio como un acto criminal vinculado al Estado. No sólo el luctuoso hecho modificó su calificación para el Gobierno,también viró la opinión sobre la víctima: al principio, cuando anticipaba su denuncia, era merecedor de cualquier ataque con los “tapones de punta”, más tarde se convirtió en un ingenuo juguete de otros cerebros siniestros que lo conducían. Si no hubiera un muerto, la descripción sería hilarante.

Por si no alcanzaba esta volatilidad, una parte obediente y poco entusiasta del peronismo adhirió a un largo comunicado que hizo recordar a las solicitadas de apoyo que en los 70 la Unión Obrera Metalúrgica le brindaba a Isabelita de Perón en el medio de sus crisis.Patética la escena de los firmantes ante las cámaras de televisión, dispuestos a huir sin hablar, sin comentar, sin olvidar también que hace menos de dos meses tal vez el fiscal hubiera estado del brazo con ellos –recordar que, en su momento, cuestionó la versión de Pepe Eliaschev de que el Gobierno planificaba un pacto espurio con Irán–, al igual que un tal Stiuso, que cumplía funciones operativas para el Gobierno hasta hace dos meses y ahora está señalado como el presunto autor intelectual de los actos de Nisman, incluyendo su propia muerte. Ya que ambos, de una manera u otra, sirvieron a un cuestionable aparato de inteligencia funcional al kirchnerismo, al cual Cristina ahora intenta cambiar en su composición y objeto, incorporando gente de confianza, como si no lo hubieran sido sus anteriores jefes, Héctor Icazuriaga y Francisco Larcher, dos elementos históricos de la intimidad del matrimonio y de algunas transacciones e inversiones, siempre convocados en los instantes de mayor gravedad y para cualquier tarea.

La denuncia. Aunque el balazo que tronchó a Nisman demanda la mayor atención, sea suicidio o asesinato, no corresponde olvidar su presentación judicial, que imputa de Cristina para abajo como participantes de un plan criminal en sus negocios con Irán. Finalmente, es una denuncia originada en el propio Gobierno y, en principio, parece acercarse a los requerimientos de Fouché, aquel jefe de policía de Napoleón que se aprovechó del Imperio como antes se había aprovechado de la Revolución, y se jactaba de enjuiciar o encarcelar a cualquiera con sólo disponer de una carta amorosa del denunciado.

En este caso, más que misivas amorosas, Nisman cosechó un volumen monumental deescuchas telefónicas de compleja judicialización, en buena parte aportada por una línea media de intelectuales –descuellan Luis D’Elía, Andrés Larroque y Fernando Esteche–, superiores a Carta Abierta y en plena conexión con los iraníes. Más que evidencias, se exhiben indicios de que cercanos al gobierno cristinista tramitaban escandalosas cesiones a ese gobierno árabe a cambio de una relación comercial más ventajosa. Difícil la condena, probablemente, pero las grabaciones no parecen fraguadas. Y lo que en el Congreso y la Justicia sería una discusión política, con la repentina muerte de Nisman devino en una explosión gigantesca que sacude al Gobierno.

También por la frialdad y silencio de Cristina ante el episodio –cuando el Gobierno más debía proteger al fiscal–, las dudas sobre la actuación de los policías que lo custodiaban, la sordidez de considerarlo una fámula engañada por un persuasivo operador de inteligencia, la participación en la pesquisa del voluntarista con b larga de Sergio Berni –un Figuretti al que le ordenaron actuar como portavoz y resultó un fiasco en sus apariciones–, la irrupción de personajes en Casa Rosada sin ocupación confesada pero gravitantes y un sinfín de incompetencias adicionales, el caso adquirió una temperatura y toxicidad inéditas, resulta un “antes y un después”, como suelen expresar los periodistas.

Si Dilma Rousseff ha admitido que la Cristina de hoy no es la que conoció antes, muchos de sus seguidores también se inquietan por su voracidad individualista, que los deja a la intemperie (tipo Diana Conti) y el abuso del colectivo burocrático del peronismo para suponer que Héctor Magnetto planeó la muerte de Nisman.

Le reprochan a CFK, en reserva, sus manejos en áreas como la Justicia y la SI

Humillados. Demasiada humillación para quienes no desaparecen ni en el diluvio, aun el atribulado candidato Daniel Scioli, quien asistió y convalidó a la dama, a pesar de que lo acosaron por haber asistido a un evento de Clarín, o el apoderado Jorge Landau, convertido en locutor amateur leyendo frases contra los foráneos y poderes hegemónicos, cuando nadie ignora sus becas en la Embajada de Estados Unidos. Por no hablar de gobernadores que tuvieron prestigio, como el de Salta (Juan Manuel Urtubey), o funcionarios que agradecen haber mejorado sus patrimonios como casi ningún otro ciudadano, y no desean problemas. Le reprochan a Cristina, en reserva, también sus manejos controversiales en áreas sensibles, como la Justicia, donde cada vez se disgrega más la colaboración, y las venideras alteraciones ejecutivas en la Secretaría de Inteligencia buscando soldados militantes en lugar de profesionales. Para empoderarse de algo, en todo caso, que tiene fecha de expiración.

Como hasta ahora siempre renace de las cenizas, se recupera y lanza la contraofensiva, la mandataria ha repetido los métodos, acusando a todos de conspiración. Pero la culpa no siempre es de los otros: el affaire Nisman, la nismanía que domina hoy a los argentinos, tal vez derive, de otro modo que el habitual del resarcimiento de Cristina, y sea más costoso ya que hay daños que no parecen subsanables, la tensión se mantiene como las miserias y queda sin resolver la duda del asesinato o el suicidio, libre y voluntario, o forzado e instigado, también una forma de matar sin que se note (como escribió un amigo de Nisman).

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.