Encubrimiento Kk: “La convenció Hugo Chávez”, dice un ex ministro

Memorándum de encubrimiento

Del editor al lector

twitter_share.png
4
facebook_share.png
12

3191_20140523ZXZvQ9.png

Algo titubeante, demacrado y sin afeitar, Héctor Timerman enfrentó a los medios para responder las gravísimas acusaciones del fiscal Nisman. Leyó un comunicado y así como llegó, se fue.

Por TV, el canciller parecía no haber dormido o haber dormido mal. Se entiende: viene de un papelón en París y sin respiro le cayó encima la causa AMIA, o mejor sería decir el memorándum con Irán, que se llamó de entendimiento y ahora se revela de encubrimiento.

Timerman hizo lo que se esperaba que hiciera y lo que le ordenaron que hiciera: defender el papel de Cristina Kirchner y cargar a Nisman el fracaso de la investigación. Cargarle la mitad de la responsabilidad, en verdad: la otra parte se la facturó al ex jefe de la investigación, y también de los espías, Jaime Stiuso.

Palabras que no explican nada y explican todo porque no contestó las imputaciones del fiscal o, lo que es lo mismo, aceptó que no tenía argumentos para refutarlas.

Timerman no dijo nada acerca que tanto Nisman como Stiuso encabezaban la causa por decisión de Néstor Kirchner. Ellos dos representaban al Gobierno. Eran fuerza propia que se volvió fuerza enemiga después de que Cristina resolviese sorpresivamente negociar con Irán.

“La convenció Hugo Chávez”, dice un ex ministro de Kirchner que por su cargo mantuvo reuniones con los iraníes en Caracas. La lógica del arreglo era conseguir petróleo: la Argentina había perdido el autoabastecimiento y empezaba a depender cada vez más de la importación de energía.

Lo ilógico fue aceptar la única cosa que le interesaba a Irán: levantar las alertas rojas de Interpol sobre funcionarios de Teherán, que los pone a tiro de ser arrestados en cualquier lugar fuera de su país. Era cambiar petróleo por impunidad.

Esto no pasó; Irán dejó caer el acuerdo. Timerman dijo que él nunca pidió o trabajó para anular las alertas rojas. Eso no es lo que sugieren algunas escuchas. En una de ellas lo llaman “ruso de mierda” por no cumplir esa promesa.

Según Nisman, se negoció con Mohsen Rabbani, uno de los prófugos del atentado y se le dio información confidencial a Khalil, otro agente iraní y enlace con Luis D’Elía y Fernado Esteche, de Quebracho. Las órdenes las daba Andrés Larroque, de La Cámpora. Si éstos eran los negociadores ¿cómo no iba a saltar todo por el aire?

“Leés esto y te vas”, le ordenó Cristina a Timerman y el canciller encontró una excusa increíble para no responder preguntas. Dijo: “No me voy a prestar a un show mediático por respeto a las víctimas de la AMIA”. El kirchnerismo le ha traído su mayor poder. Le traerá su mayor descrédito.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.