Otro logro de Dekada Kagada: Amado Boudou sigue rompiendo records. Es el primer vicepresidente procesado de la h istoria argentina y ahora será el primero también en ser protagonista de un juicio oral y público.

EDICIÓN IMPRESA COLUMNISTAS 12.12.14 | 00:00

fgonzalez

Boudou , corrupcion , Justicia

El fantasma Boudou en tiempo electoral es augurio de derrotaEl fantasma Boudou en tiempo electoral es augurio de derrota

Imprimir Enviar Votar 0

Amado Boudou sigue rompiendo records. Es el primer vicepresidente procesado de la historia argentina y ahora será el primero también en ser protagonista de un juicio oral y público. El juez federal, Claudio Bonadio, fue el encargado de sellar ese destino en una de las tres causas que lo convirtieron en el dirigente con peor imagen del país. Una cupé roja de fabricación japonesa con papeles truchos, números falsos y direcciones inexistentes. Así y todo, ésa podría ser la más liviana de sus tribulaciones judiciales porque el caso Ciccone le traerá sorpresas aún más desagradables en muy poco tiempo.

Boudou está sólo. Absolutamente solo. Ya no lo invitan a los actos oficiales ni viaja a todos los países que descarta Cristina. En el Senado, lo evitan en los pasillos hasta los legisladores kirchneristas. La soledad del vicepresidente es como una peste y los funcionarios de primera o décima categoría le huyen al contagio. Quedaron muy lejos los días de la guitarra rockera, las remeras negras con leyendas ácidas y la cotización en alza que traía aparejado un abrazo del hombre elegido por la Presidenta. Una foto con él podía significar una promoción a personal de planta o, simplemente, la admiración femenina. Pero aquel glamour es parte del pasado.

Los estrategas de la Casa Rosada desplegan varias teorías sobre qué hacer con el lastre Boudou. Pero siempre se impone la tesis de tenerlo como paraguas. "Cuando la opinión pública está ocupada con Amado se olvida de Lázaro, de los hoteles y de Cristina", razona un funcionario resignado con diploma de discípulo de Maquiavelo. Y sonríe como si estuviera hablando de especulaciones sociológicas. Pero está hablando de corrupción. El puchingball Boudou le sirve a la Presidenta para que los rayos se desvíen y no deterioren su imagen maltrecha.

Claro que el cinismo no es siempre la respuesta adecuada. El problema lo tienen aquellos kirchneristas que pretenden un triunfo electoral en 2015 o atrincherarse en alguna caverna que los proteja del frío fuera del poder. Para los que quieren sobrevivir políticamente, el fantasma de Boudou declarando ante la Justicia en tiempo de elecciones es un augurio de derrota segura. A Daniel Scioli, a Miguel Pichetto o a Florencio Randazzo la decisión que tomó el juez Bonadio les complica soberanamente los planes. No pueden atacarlo y tampoco quieren defenderlo. Qué difícil es la vida del kirchnerista crítico.

La única persona que puede tomar una determinación que modifique el escenario de este Boudou protagonista es la Presidenta. Ella tiene la llave para que permanezca en ese lugar de exposición o para bajarle el pulgar y que sus obedientes legisladores lo arrinconen hasta hacerlo pedir una licencia o simplemente la renuncia. Por ahora, el vicepresidente espera en soledad que terminen las sesiones para pasar el verano. Cada día, cada semana, cada mes que pasa es otra bocanada de oxígeno para una Argentina que se le ha vuelto irrespirable.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.