Argentina Korrupta: “El modelo del Parlamento como aguantadero ya se lo permitieron a Menem”,

EDICIÓN IMPRESA 3DIAS 12.12.14 | 00:00

"Creo que Cristina no solo busca fueros. Está fantaseando con un regreso"

La escritora y ensayista también afirma que la Presidenta, desde el principio, estuvo decidida a apoyar a Scioli para 2015 porque no tenía otra salida, y que si su estrategia de ir al Parlasur fracasa, buscará encabezar una boleta en la Provincia como reaseguro para eludir a la Justicia. "El modelo del Parlamento como aguantadero ya se lo permitieron a Menem", dispara.

por MICAELA PÉREZ
Sarlo , Cristina , Scioli , Parlasur

Beatriz Sarlo: "Creo que Cristina no solo busca fueros. Está fantaseando con un regreso"Beatriz Sarlo: "Creo que Cristina no solo busca fueros. Está fantaseando con un regreso"

Imprimir Enviar Votar 1

Beatriz Sarlo es, sin duda, una de las mentes más lúcidas de la Argentina y una referente intelectual ineludible a la hora de reflexionar sobre los avatares de la dinámica política vernácula. Fuertemente crítica del kirchnerismo, su faceta más conocida, Sarlo decidió tras la publicación de su último libro Viajes. De la Amazonia a las Malvinas, hace pocos meses, hacer un paréntesis en sus apariciones mediáticas, pero en esta entrevista con El Cronista 3Días vuelve al ruedo recargada.

En su estudio de la calle Talcahuano, a pocas cuadras del Congreso, la autora de La audacia y el Cálculo pone el foco en las elecciones 2015, pasa a revista a cada uno de los candidatos que el año próximo competirán por la Presidencia de la Nación y avisa: "En octubre, Cristina se borra de mi teatro político. Ya tuvimos demasiado personalismo para que uno siga en esta especie de ballet de la primera persona".

El fin de semana, todos los presidenciables contaron sus planes 2015 en distintas entrevistas publicadas por La Nación. Salvo Cobos y Sanz, los tres con más chances según las encuestas, Macri, Scioli y Massa, no hablaron de investigar la corrupción de la década K. ¿Hay un pacto de impunidad tácito entre estos candidatos y el kirchnerismo?

– No creo que haya un pacto de impunidad sino que creo que hay políticos a los cuales revisar hacia atrás las cuestiones que tienen que ver con el delito público, no les interesa. Macri no lo ha mencionado nunca. Hacia atrás, no le interesa. Naturalmente, Scioli no puede pronunciarse sobre la cuestión y, en el caso de Massa, sí lo ha mencionado porque ha presentado dos o tres propuestas, siempre cambiantes. UNEN ha sido muy claro, va a revisar hacia atrás, al margen de que alguno de los candidatos no lo haya dicho en el diario.

Binner no lo mencionó.

– Sí, pero es claro que está comprometido en revisar hacia atrás. Lo que es clarísimo es que Macri en la cuestión de la corrupción es como si viviera en los anillos de Saturno. Scioli no puede por razones políticas. Y Massa es un enigma, con esa cuestión muy oportunista y demagógica que tiene permanentemente. Los juicios a la corrupción no figuran en el primer puesto ni en el segundo de las prioridades de la gente. En el momento en el que Menem era considerado un presidente rodeado de anillos de corrupción, ganó las elecciones en el 95 sin ballotage. O sea que la gente hablaba de corrupción y después iba a votar según lo que creía que representaba mejor sus intereses materiales en el corto plazo.

La Alianza triunfa sí con ese discurso en el ‘99, con una economía en baja.

– La Alianza triunfa con ese discurso porque, efectivamente, la economía está en baja y entonces empieza a hacerse responsable a los manejos corruptos del hecho de que la economía argentina esté al borde la explosión. En realidad, la economía estaba al borde de la implosión por haber mantenido el uno a uno y la Alianza lo sigue manteniendo.

Hay quienes avizoran un mani pulite en el futuro próximo de la Argentina. ¿Cree que este proceso va a ocurrir finalmente?

– El mani pulite fueron actos de la justicia italiana y no hubo sector de la clase política que pudiera impedirlo. De hecho, el partido socialista italiano desapareció prácticamente entero porque cayó bajo las acusaciones fundadas de los juicios de mani pulite. Pero la justicia italiana es relativamente más libre y menos corrupta que la justicia argentina.

¿La Justicia está mostrando cómo se posiciona frente a un final de ciclo político y al mismo tiempo pasa factura por los embates del poder político?

– Tiendo a pensar que los jueces, que se llamaron, primero, jueces de la servilleta, y después, los jueces del cristinismo, tienden a separarse de un gobierno y un régimen que está terminando. Estos jueces, que tuvieron causas, las hicieron prescribir, etcétera, en algún momento de estos 10 años, tienden a abandonar ese gobierno y ese régimen con el cual habían establecido relaciones de mutua conveniencia. Depende ahora de cuánta fuerza va a haber en el Consejo de la Magistratura para procesar a esos jueces por su pasado pero, en realidad, para evitar un futuro procesamiento de Cristina. Porque procesar a esos jueces por su pasado es evitar un futuro procesamiento de Cristina.

Todo parece indicar que Cristina finalmente se va a inclinar por Scioli candidato, aunque intentaría ponerle el Vice. ¿Cómo imagina un eventual gobierno de Scioli en ese esquema? ¿Gobernaría condicionado o lo manejaría?

– Ya lo vimos; toma dos. Ése fue Mariotto. Entró como vicegobernador con la intención de comerse chicos crudos en todos los desayunos y Scioli lo manejó. No sé si esto habla de la habilidad política de Scioli, de su tenacidad, no emito juicio. Pero Mariotto pensaba que de alguna manera iba a condicionar a Scioli en el gobierno de la Provincia y no fue así. Le demoró algunas leyes. Igual, yo creo que desde el principio, Cristina estaba decidida por Scioli, que no tenía otra salida. Y que si quiere tener unas PASO con mucha convocatoria tiene que poner a otros candidatos para que compitan. Aún decidiéndose por Scioli, tiene que poner a Urribarri, a Randazzo, a quien sea. Porque quien gane esas PASO, en cuanto a convocatoria de votos, queda excelentemente colocado para la primera vuelta. Ella sabía que no iba a poder modificar que Scioli iba a ser su candidato. Salvo que decidiera ser la líder de un grupo minoritario llamado La Cámpora, cuyo presidente será Wado de Pedro, su vice no se quién y su ministro de Economía, Kicillof.

¿Queda todavía un Scioli por descubrir, ya con la sartén por el mango, o es éste que conocemos, con sus ambigüedades y medias tintas?

– Scioli es un hombre de más de 55 años, es el político que conocemos. Y no es un recién llegado a la política. Uno puede sentir más afinidad o menos con su estilo político, pero lleva más de 20 años en la política. Durante mucho tiempo se jugó con esta idea del recién llegado. Hoy esa idea no existe. Scioli es un peronista, justicialista, conocedor de la burocracia de ese partido, que habla con todo el mundo como cualquier otro político. Y hacia Scioli se van virando las miradas del partido justicialista. Durante mucho tiempo, mientras Cristina podía traccionar los votos, el PJ valía solo para las provincias. Cuando Cristina deje de ser quien traccione los votos, tendrá que ser otro, el PJ empieza de nuevo a cobrar importancia.

Ahora, si Scioli es el candidato K, va a estar complicado: tiene que presentarse como lo nuevo y al mismo tiempo no renegar de su antecesora. Es una mochila ser el heredero.

– Scioli es un maestro de la retórica. Es una mochila que tiene sus más y sus menos, porque ahí se traslada un voto, que es la piedra basal del PJ, que tiene un piso y un techo muy próximo, un 25 o un 30% histórico. Él mismo se puede autogarantizar un voto de capas medias. Yo no estoy convencida de que las capas medias, sobre todo por fuera de la ciudad de Buenos Aires, piensen que su representante es Macri. Ni siquiera estoy convencida en la ciudad de Buenos Aires, donde Macri, el PRO y UNEN sacaron la misma cantidad de votos.

¿Y Massa?

– Todavía no ha tenido pruebas electorales, pero, sin duda, están todos para llegar al 40% y están todos compitiendo por esa franja. En este país no se arma una mayoría sino la armás con una franja de capas medias.

Scioli apuesta a ganar en primera vuelta.

– Salvo que hagan unas PASO extraordinarias, me parece difícil. Pero hay que ver cuán atractivas pueden hacer las PASO.

Macri aparece bien posicionado pese a la falta de estructura en el país. La idea de Carrió de hacer converger a UNEN con el macrismo, más allá de su estilo para hacer el planteo y este nuevo portazo, ¿es viable?

– No me parece razonable. Yo creo que esos frentes que reúnen todas las ideologías, ideas y programas son solamente pensables en situación de crisis última de la Nación, que no es el caso. Ni siquiera para salir de la situación de posguerra hubo esos frentes tan amplios en Italia. Hubo un frente popular que duró tres o cuatro meses y después hubo competencia electoral. Y no le fue tan mal a Italia en su reconstrucción de posguerra. Le fue mal cuando llegó Berlusconi, un político sin programa, sin ideología y sin ideas, que hablaba de que había que hacer lo que la gente quería. Yo no creo en esas sumas, en absoluto, y no creo que funcionen. Sn sumas sin principios.

Carrió suele ponerle dramatismo a sus planteos y juega con la idea de situación límite.

– Carrió le pone dramatismo a todo. Es su estilo político. Es una política extremadamente inteligente e imaginativa, yo la respeto mucho. Ahora, no necesariamente tengo que adoptar sus equivocaciones. Le pone dramatismo a todo, eso hace que sea tan carismática en los medios. Se necesitaría que algunos otros políticos pusieran un poco más de dramatismo para aumentar el carisma en los medios. (risas)

Sanz tiene la misma idea que Lilita.

– Sanz quiere ser el vicepresidente de Macri. Yo creo que hay radicales que han llegado a la conclusión de que el radicalismo está en un estado en el cual cada uno negocia lo que puede en su provincia. El radicalismo tiene una gran estructura, pero está apoyada en líderes provinciales y municipales que no quieren esperar una vuelta para ser gobernadores o volver a ser intendentes. Es la primera vez que el partido radical, la línea de ese partido, está siendo construida desde abajo hacia arriba. Siempre construyó la línea desde un líder, ya sea Yrigoyen, Alvear, Balbín, Frondizi o Alfonsín. Por eso está en estado de deliberación federativo y cada uno corre a partir de sus intereses. En una provincia se alía con Macri, en otra con Massa… Raro, ¿no?

¿La unidad opositora para el Parlasur sí es una alternativa válida?

– Es una idea interesante. Parlasur es un Parlamento todavía con poca capacidad para decidir cosas fundamentales. Si fuera el europeo, ningún partido socialista aceptaría hacer lista única con un partido de derecha, porque ahí se deciden cosas muy importantes. Pero Parlasur es una cosa más de largo plazo. Y supongo que en todas las cosas importantes, si hay un golpe de estado como ocurrió en Paraguay y Honduras, todos los países actúan en un solo sentido. Y como es un órgano deliberativo se puede llevar una lista conjunta y después cada uno se expresa. Sería una oportunidad de derrotar a Cristina si va encabezando la lista del PJ.

A partir de enero, ¿el Gobierno va a intentar solucionar los problemas de la economía, empezando por el default, o va a dejar una bomba de tiempo activada para el que venga?

– No lo sé. Yo tiendo a pensar que va a intentar solucionar porque no le conviene llegar de una manera catastrófica. Hay una fantasía, que a lo mejor es una fantasía incumplible, pero Cristina está fantaseando con un regreso. Yo creo que no está solamente buscando fueros. Y que la frase que dijo Scioli le debe haber molestado muchísmo: que Cristina va a ser una figura de consulta. Eso es el jarrón chino absoluto, de ahí al jarrón chino, va por línea directa.

Pero se la ve muy desgastada en su salud, sea por el estrés de gobernar o por los problemas judiciales que la aquejan.

– Fantasea con no perder una primera línea, con no ser simplemente una persona de consulta. Como si en 1989 hubieran dicho que Alfonsín iba a ser solo una figura de consulta. Se pasó 15 años dándole la política al partido radical. Me parece que es difícil renunciar a la política e irse a la casa como si nada. Tiene el problema de la corrupción y por eso necesita fueros. Si ve que lo del Parlasur no le conviene políticamente, los buscará en una boleta en provincia de Buenos Aires. Fueros va a tener. El modelo del Parlamento como aguantadero ya se lo permitieron a Menem, que tuvo el Parlamento como aguantadero.

No le va a ser tan fácil, en cambio, sostener el relato, lo del gobierno "nacional y popular", el Nestornauta, una vez fuera del poder…

– No sé cuánto podrá ser sostenible. Y no me interesa. A mí me interesa que Cristina va a necesitar fueros porque va a tener causas abiertas por blanqueo de dinero, que es uno de los peores delitos en los cuales se puede incurrir. Si lograra un regreso, me volvería a interesar en ella. Dado que va a tener fueros, voy a tener que aceptar que los tiene y, por tanto, no va a poder ser procesada. Podrá sufrir las vicisitudes de Menem, pero no las de María Julia. En octubre, Cristina se borra de mi teatro político. Ya tuvimos demasiado personalismo para que uno siga en esta especie de ballet de la primera persona.

¿La Cámpora se acomoda con Scioli si es presidente en 2015 o desaparece?

– No sé si va a desaparecer, porque tiene mucho nombramiento en el aparato del Estado, pero no en el sentido clientelístico, no por abajo, sino por arriba, para después controlar las agencias públicas. Eso les va a dar un cierto poder dentro del Estado, y en algunas agencias publicas, quizás mucho. De economía, de relaciones exteriores…

¿Van a condicionar al próximo gobierno?

– Depende de cuánta fuerza tenga el Gobierno para dejarse condicionar y cuánta decisión tenga. Esos nombramientos son truchos, son para dejarle al próximo gobierno ocupado el espacio político. Podrían ser dejados en comisión, pero ahí se unen hasta los sindicalistas del PO para decir que no se puede poner a nadie en comisión en el aparato del Estado.

La última: ¿cómo termina Cristina su mandato presidencial?

– En helicóptero, en el buen sentido. No me importa. Vestida con algún vestidito floreado, tacos altos… Se va, entrega el poder, se va a Olivos en helicóptero y de ahí se toma un avión a El Calafate. Tenemos mucho para pensar. No me importa ya pensar a Cristina.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.