La LaKra K :No se oponen a los monopolios, quieren ser sus propietarios. No se oponen a la idiotización de la g ente, lo quieren hacer ellos con sus propias idioteces, que encima no tienen rating.

LO QUE ELLA QUIERE

Monopolio propio

Por Alfredo Leuco. La Presidenta y los voceros del relato terminan creyendo su propia ficción. Leyes y paranoia conspirativa oficial.

‘SOLO EL SER ES, Y EL NO SER NO ES NI PUEDE SER PENSADO.’ José Pablo Feinmann

‘SOLO EL SER ES, Y EL NO SER NO ES NI PUEDE SER PENSADO.’ José Pablo Feinmann | Foto: Pablo Temes

Pese a que alguna vez fue peronista, José Pablo Feinmann todavía sostiene los prejuicios jurásicos, más gorilas que King Kong, de creer que el pueblo es una legión de tontos a los queMarcelo Tinelli les lava el cerebro. Esa teoría paternalista, ya viejísima en los 70, dejó de funcionar cuando se descubrió que era una manera de subestimar y discriminar a los más pobres que en general votan por su experiencia social cotidiana y la de su familia y no por lo que le dicen los medios de comunicación. Un millón y medio de proletarios industriales calificados que habían votado a Cristina en 2011, le retiraron su confianza en 2013 porque consideraron que la Presidenta les robaba su dinero con la excusa del impuesto a las ganancias. El 80% de esos trabajadores tenían historia peronista y se preguntaron con sentido común: “¿De qué ganancia me hablan si yo no tengo casa propia, toda mi vida fui inquilino?”. Fue una reflexión racional que decidió no votar al oficialismo como castigo. ¿Eso fue culpa de Tinelli o de un gobierno que en su bulimia de dinero se lo quita a los asalariados? Otro millón y medio abandonaron las listas del Frente para la Victoria porque están hartos de la inseguridad que el Gobierno ignora. Y otra franja de votantes de la misma magnitud no apoyó a Cristina porque a esta altura les produce repugnancia la matriz corrupta de un Estado que tiene en Lázaro Báez y Amado Boudou los socios comerciales y políticos del matrimonio presidencial.

¿Eso fue culpa de Tinelli? ¿La delincuencia juvenil, también?, como afirmó el virtual vocero de Irán, Luis D’Elía. ¿Y Cristina no es responsable de esquilmar a los laburantes con el impuesto al salario, del aumento del delito y de los narcos o del enriquecimiento ilícito de varios muchachos K? ¿Once años de gobierno con los mejores precios de la historia para los productos argentinos no alcanzaron para construir una sociedad más justa, igualitaria y honesta? Según Feinmann, que pasó de filósofo de cabecera de la minoría cristinista a inspector de ideologías de millones de argentinos que miran a Tinelli hace años, Marcelo los idiotiza con culos y basura. Los convierte en sujetos colonizados que no pueden pensar por sí mismos. Si esto fuera cierto, ¿cómo fue que Cristina sacó 12 millones de votos en 2011? ¿O en esa época los tontitos argentinos no miraban Tinelli? ¿O el oportunismo de Feinmann lo llevó a criticar a Tinelli ahora y no cuando cerró la campaña en 2007 con Néstor y Cristina ni cuando el hombre más popular de la Argentina se fundió en un abrazo con Ella para llorar la muerte de Él? Las cámaras mostraban una y otra vez esa imagen del pésame. ¿Era la anticultura y el antipensamiento abrazado a la Presidenta a la que Feinmann eleva a la categoría de estadista?

Hay una degradación del pensamiento producto del fanatismo que ciega. Un nuevo papelón de Víctor Hugo Morales lo certifica. Estuvo elogiando por minutos con sus adjetivos napoleónicos a Daniel Scioli por no haber ido al debate de TN con los candidatos. Cuando le avisaron que sí había ido, reculó en chancletas, hizo un silencio rojo de vergüenza y pidió disculpas. Es que, pobre, entre el viaje a París y a Nueva York y óperas del Colón no tiene tiempo ni para leer los diarios. Apenas le alcanza para leer las gacetillas que le manda el Gobierno.

Algo se está quebrando en un oficialismo que, desesperado por mantener la iniciativa, pega volantazos sin importarle el costo ni dejar colgado del pincel a sus aliados. Horacio Verbitsky, Alejandro Slokar, Martín Arias Duval, entre otros kirchneristas de la agrupación “Zaffaroni por la Liberación de… Delincuentes” expresaron sus críticas primero a Berni y después los más valientes, hasta se atrevieron a mencionar a Cristina. Porque fue ella la que habló de la puerta giratoria de la Justicia y sólo le faltó citar a Bernardo Neustadt y Juan Carlos Blumberg o la expulsión de los extranjeros que delincan en clara violación de la igualdad constitucional ante la ley.

Es que ahora aparecen algunos sapos difíciles de digerir. Patria o Buitres se escucha cada vez menos. Patria o Clarín se escucha cada vez más, pero el discurso presuntamente antimonopólico se cayó a pedazos con la entrega a las empresas telefónicas. Para decirlo en palabras de Elisa Carrió: con tal de quebrar a Clarín, la Presidenta no tuvo empacho en generar un oligopolio propio medio opa y ahora, en borrar con el codo lo que escribió en la Ley de Medios sobre cerrarle la puerta al monopolio de las Telco.

En esa batalla que no se priva de hacer aprobar a libro cerrado y a tambor batiente, todo tipo de leyes para castigar al periodismo hay ciertos delitos que deben ponerse bajo una lupa. El cada vez menos robo y más intimidación que sufrió Marcelo Longobardi, por ejemplo. O el ataque pirata informático más grande que se haya hecho en el país que fue a radio Mitre donde todos están dispuestos a resistir la intervención que anuncia Martín Sabbatella. Expertos consultados reconocieron que la emisora que lidera ampliamente la audiencia fue sometida a un embate sin antecedentes. El responsable tiene que tener mucho poder pues utilizó servidores de 1.500 IP de Rusia, China, Corea, Hungría, Brasil, entre otros. Es lo que se conoce técnicamente como DDoS, atentado por denegación de servicios. El ancho de banda utilizado fue de la misma magnitud que tiene toda la ciudad de Córdoba. Eso confirma que no se trató de dos hackers al servicio del grupo de tareas K de la blogósfera. Fue mucho más grave.

En plena parábola descendente del Gobierno, se consolida el teorema que terminará triturando la buena imagen de Cristina: mientras más se cae la economía, más poder y más lugares ocupa su culpable, Axel Kicillof. Eso empuja al ridículo a Jorge Capitanich que tiene que explicar cuestiones cada vez más inexplicables: que la caída de la matrícula en las escuelas públicas en un dato del crecimiento económico de los padres, o que la Corte Suprema cometió una afrenta a las instituciones republicanas y deberían presentarse a elecciones y que los medios que informan sobre la “sedición” policial cometen “apología del delito”.

¿Se imaginan si Tinelli comenta en su programa esas noticias? A Cristina, Feinmann y D’Elía les cerraría su paranoia conspirativa. ¿Serían capaces de pasar ShowMatch por cadena nacional con tal de que nadie muestre lo que pasa en la realidad? No se oponen a los monopolios, quieren ser sus propietarios. No se oponen a la idiotización de la gente, lo quieren hacer ellos con sus propias idioteces, que encima no tienen rating.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.