Tribulaciones del país inmerso en la patología.

Oberdan Rocamora para JorgeAsisDigital.com. Jueves, 7 agosto , 2014. / A- A+

El fracaso como virtud

EDITORIAL: Tribulaciones del país inmerso en la patología.

El fracaso como virtudescribe Oberdán Rocamora
Redactor Estrella, especial
para JorgeAsísDigital

“El cristinismo se interpreta a través de sus recuperaciones. Es decir, se lo explica por sus caídas y remontadas”.
Osiris Alonso D’Amomio

El intento anterior de recuperación se registró en noviembre de 2013. Después de la humillación electoral que les produjo la Franja de Massa.

Fue cuando La Doctora designó a Milton Capitanich, como Premier. Pero el experimento naufragó rápidamente por los desórdenes policiales de Córdoba. Cuando Zannini, El Cenador, pensó que aún podía cargarse al gobernador De la Sota, El Cordobés Profesional. En adelante, Capitanich supo desgastarse entre la altiva mediocridad del contexto. Quedó reducido a ser un mal imitador matinal de Carlos Corach. Sin embargo logró la hazaña de revalorar a Abal Medina, El Abalito, el antecesor.

Con la designación de Axel Kicillof, El Gótico, como ministro de Economía, La Doctora tuvo un poco más de suerte.
Por lo menos Kicillof supo estrellarla ante el fracaso más redituable.
Con el estancamiento alarmante, que se consolida durante otro año imperdonable. Con el agravamiento de la recesión, y la paralela cultura de la inflación. Con el desbarajuste, en materia de gestión, que concluyó con el país, otra vez, en el descenso del default (“que no es ningún default, si Argentina paga”).

El tema marca la cotidiana imprevisión. El cristinismo, en el viejo litigio con los holdouts, prefirió dormir la siesta durante dos años. Aferrarse a la estrategia dilatoria. Al pedal que sólo perseguía el objetivo de demorar el despreciable choque con la realidad.

Bastó, como era previsible, que en la tercera y última instancia la Corte Suprema de los Estados Unidos resolviera no tomar el caso argentino, para que estallara la evidencia de la mala praxis. Para que la falta de prevención elemental sorprendiera a los irresponsables, en la plenitud oral de su ineficacia.

Patología nacional

El fracaso como virtudPero La Doctora, al final, le toma el gusto a su propio fracaso. Sobre todo al percibir que la confrontación con Los Buitreros le depara notables progresos encuestológicos. Son los réditos inesperados de la derrota.

Significa confirmar que, en el fondo, “el fracaso garpa”. Es un atributo.
En el país inmerso en la patología, el patoterismo oral consigue elevar la imagen. Apuesta para la adolescencia colectiva.
Por lo tanto Kicillof hoy tiene licencia para tergiversar. Macanear con énfasis. Desafiar sistemas jurídicos. Disfrutar de su ascenso irresistible.

Profundiza la frescura universitaria entre la inmadurez festiva de los que no quieren hacerse cargo de nada. Los eternos culpabilizadores de otros. Sigilosos responsables de nuestra desgracia.
La cuestión que El Gótico se proyecta. Hasta ser barajado, incluso, como posible candidato presidencial.

Tienta evocar al filósofo Emile Cioran cuando le preguntaron por la insistente candidatura de François Mitterrand.
“Es lo peor para Francia, un humanista”.

Arrugues de barrera

Aquí consta que La Doctora supo desgastarse en méritos para evitar el default (que “no es ningún default, etc.”).

Se esforzó por postrarse ante la racionalidad. De la mano del mismo ministro. El Gótico que instrumentó, sin ir más lejos, la catastrófica confiscación de Repsol. Para luego arrugar, como corresponde a los duros que arrugan, y pagar mucho más de lo necesario.

Más por necesidad que por convicción, La Doctora intentó bajar el copete ante el “mercado de capitales”.
Tal como se lo pidió -casi se lo exigió- Dilma, su par de Brasil. En una reunión célebre que terminó mal. Cuando Dilma, según nuestras fuentes, le dijo:

“Cristina, Argentina ya es un problema para toda la región, deben volver a los mercados. Brasil puede prestarte tres mil millones, Uruguay mil”.
El fracaso como virtudLa Doctora envió también al ministro favorito para redimirse, a los billetazos limpios, con el Club de París. A los efectos de pagar, incluso, más de lo que debía, con los pantalones bajados y todos los punitorios adentro. Como se le pagó a Repsol, para algarabía de Bruffau y los “titanes catalanes”. O como se arrugó con la cuenta de algunos juicios del Ciadi.

Y después de tantos ostensibles arrugues de barrera, Los Buitreros vienen a estropearle las transformaciones que le reclamaba el sentido común. Y Dilma.

La foto del Billiken

Consta que La Doctora, hasta el último minuto, quiso arreglar con Los Buitreros. Mientras se floreaba con la verba de Kicillof habilitó, en simultáneo, a Fábrega, El Sensato Marginal. Para que, desde el Banco Central, Fábrega convocara a los banqueros, o a alguno de los (escasos) “grandes empresarios” que perduran, apenas son dos o tres. Para comprarles la deuda a los bonistas, desplazarlos y arreglar luego las cuentas en familia, en la tranquilidad de la casa.
El fracaso como virtudPor su parte, Zannini envió hacia Nueva York a uno de los más competentes vendedores de humo de la comarca. Con el propósito de anotarse en la gloria de la solución, sin quedarse afuera de la foto del Billiken de la posteridad.

Pero El Gótico, con instrucción de La Doctora, pulverizó el negocio. Pisoteó el Billiken. Fue otro arrugue de barrera, pero en sentido contrario.
Los banqueros, que por supuesto no actuaban “sólo por la patria”, de pronto se dieron cuenta que a ellos, justamente a ellos, El Gótico, habilitado por La Doctora, “los quería empomar”. Que ni siquiera les iba a reconocer “la que ponían”.

Y mientras Kicillof discurría en la Sierra Maestra del consulado en Nueva York se producían, según nuestras fuentes, comunicaciones telefónicas cruzadas. Efectividad del roaming.
“¿Qué garantía tenemos con estos hijos de p…?”.

“Escuchás las p… que dice este muchacho” -cuentan que se lamentaba un banquero, acaso ante el Sensato Marginal, quien ya había decidido, por tercera o cuarta vez, alejarse del gobierno de delirantes.
“Si se raja Fábrega, sólo resta apagar la luz”, confirma cierto empresario.

Opositores envueltos

El Portal insiste en la teoría que abre esta crónica.
“El cristinismo se interpreta a través de sus recuperaciones. De sus caídas”.
En su derrota, La Doctora comprende que la confrontación con Los Buitreros, de pronto, prende. Y que depara, en el país patológico, hasta cierta popularidad.
El fracaso como virtudAbusa La Doctora, aparte, de la misteriosa irrelevancia que se apodera del opositor envuelto. Del mesurado que teme lícitamente quedarse pegado a la causa de los buitres.

Ocurre que el opositor envuelto depende también de las encuestas. Prefiere obedecerlas, sin intentar perforarlas.
Por lo tanto el opositor envuelto calla. Otorga.

Se asiste a la última recuperación del gobierno que aprovecha los frutos de su propia desgracia.
Sin Kirchner en el escenario, es la primera recuperación de La Doctora.
Es la recuperación más ilusoria. A través del fracaso, que “garpa”.

Significa confirmar que La Doctora opta, ante el fracaso, por acelerar. Por extenderlo, junto al Gótico, ante la impotencia inquietante del peronismo vegetal.
Arrastran entonces el fracaso hasta transformarlo en la categoría de virtud.

Es el fracaso como virtud. Permite jugar al mecano inofensivo del antiimperialismo. Admite tergiversar. Macanear para la tribuna.
Globalizar, en definitiva, el ridículo.

Oberdán Rocamora
para JorgeAsisDigital.com

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.