¿Causa desigualdad la corrupción? En muchos países se debe a que hay demasiados ladrones en el Gobierno

EL OBSERVADOR GLOBAL

MOISÉS NAÍM 24 MAY 2014 – 19:26 CET

De quién es la culpa de que la desigualdad económica haya aumentado tanto en los últimos tiempos? De los banqueros, es la respuesta obvia para muchos. Según esta visión, el sector financiero es el principal responsable de la crisis económica mundial que comenzó en 2008 y cuyas consecuencias aún las sufren millones de desempleados y la clase media que se ha empobrecido, especialmente en Europa y EEUU. Quienes piensan así también enfatizan que los banqueros y especuladores financieros que causaron la crisis no han pagado costo alguno y, por el contrario, muchos de ellos son ahora más ricos. Para otros, el aumento de la desigualdad tiene que ver con los misérrimos sueldos de los trabajadores en países como China e India, cuyos salarios empujan hacia abajo los ingresos de los trabajadores del resto del mundo y generan desempleo, ya que las empresas “exportan” puestos de trabajo de Occidente a Oriente. No; la tecnología es la principal fuente de desigualdad, dicen otros. Son los robots, las computadoras, Internet y, en general, todas las máquinas que reemplazan a los trabajadores las que causan desempleo y desigualdad.

Es más complicado y profundo que todo esto, argumenta Thomas Piketty, el economista francés cuyo enjundioso libro El capital en el siglo XXI se ha convertido en un sorprendente éxito mundial. Según Piketty, el capital (que él iguala a riqueza y esta, a su vez, a propiedades inmobiliarias, activos financieros, etcétera) suele aumentar a mayor velocidad que el tamaño de la economía. Los ingresos producidos por el capital (los alquileres de las propiedades, o los rendimientos de las inversiones, por ejemplo) se concentran en un grupo más reducido de personas que los ingresos fruto del trabajo, que están dispersos entre toda la población. Por eso, cuando los ingresos del capital aumentan mas rápidamente que los del trabajo, se produce un aumento de la desigualdad, ya que los dueños del capital acumulan una mayor proporción de la renta. Y en vista de que el crecimiento de los ingresos generados por el trabajo depende mucho del crecimiento de la economía como un todo, si esta no crece al menos al mismo ritmo que las ganancias del capital se agudiza la desigualdad económica. Piketty resume esta complicada explicación así: cuando r>g , la desigualdad aumenta; r es la tasa de remuneración del capital y g la tasa de crecimiento de la economía. Según él, a largo plazo la economía crecerá a un promedio de entre el 1% al 1,5%% cada año, y el promedio del retorno al capital aumentará a una tasa de 4% a 5% anual, por lo que la desigualdad está destinada a aumentar. Para evitarlo, Piketty recomienda un impuesto global y progresivo a la riqueza, idea que él mismo reconoce como algo utópica, ya que confrontaría enormes obstáculos políticos y grandes dificultades prácticas.

El análisis y las propuestas de Piketty están siendo ampliamente debatidos y, este debate acaba de amplificarse debido a que el Financial Times ha cuestionado los datos en que se basa el libro. Pero tal como lo escribí en mi anterior columna, el inusitado interés por las ideas de Piketty se debe en gran medida a que la desigualdad se ha convertido en una gran preocupación en EEUU. Y este país tiene una capacidad única para contagiar sus angustias al resto del mundo. Así, naciones donde la desigualdad ha sido una plaga crónica, sin que eso despertara grandes debates, ahora se han contagiado del fenómeno Piketty, cosa que es una buena noticia. Es importante que en estos países desaparezca la complacencia con las profundas desigualdades que los aquejan. Pero es igualmente importante tener el diagnóstico claro. En Rusia, Nigeria, Brasil o China la desigualdad económica no se debe principalmente a que r>g. Se debe a que hay demasiados ladrones en el Gobierno y el sector privado que pueden robar con gran impunidad. Parafraseando a Piketty, en las sociedades donde c>h la desigualdad seguirá aumentando: c es el número de funcionarios públicos, líderes políticos y empresarios corruptos dispuestos a violar las leyes para enriquecerse y h es el número de funcionarios y políticos honrados. La desigualdad florece en sociedades donde no hay sistemas de incentivos, reglas e instituciones que hacen que la corrupción no dependa solamente de tener gente honesta en el Gobierno, sino que también cuentan con maneras de hacer que el robo del dinero público o la venta de decisiones del Gobierno al mejor postor sean conductas que se detectan y castigan.

Piketty basa su análisis en datos de cerca de 20 países, la mayoría de los cuales tienen elevados ingresos y gozan de los menores niveles de corrupción, de acuerdo con la lista de 177 naciones que recopila Transparencia Internacional. Tristemente la mayoría de la humanidad vive en países donde lo normal es que c>h. Y ahí la falta de honestidad de los gobernantes y sus aliados es una importante fuente de desigualdad económica.

Sigamos la conversación en Twitter @moisesnaim

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.