las cosas se presentan de un modo muy particular en Argentina; mucho más parecidas a las de México, Venezuela y El Salvador que a las de Chile y Uruguay

REFLEJOS DE LA SEMANA

Ante el espejo

En la calle y en la política se evidencia la crisis que va de lo económico a lo social.

  • Por Carlos Gabetta | 16/03/2014 | 03:47

like.png 2
dislike.png 1

0
Comentarios
| Este artículo fue leído 3147
veces

En ejercicio de sudoku, Amado Boudou.

En ejercicio de sudoku, Amado Boudou. | Foto: Dibujo: Diego Temes

Las noticias nacionales relevantes de cada semana se parecen, aunque se distinguen en que en general las de la última son peores. Los titulares resumen y expresan una situación general, aumentando la preocupación ciudadana por el futuro personal, familiar y del país.

Los problemas económicos son serios y lo serán, quizá peores, por mucho tiempo. La inflación de febrero fue del 4,1%, marcando el paso de las negociaciones paritarias, que definirán el nivel de conflictividad social por venir. Y siguen las firmas, borrosísimas, en el rubro economía. Pero es “en la calle” y en la política donde las cosas se presentan de un modo muy particular en Argentina; mucho más parecidas a las de México, Venezuela y El Salvador que a las de Chile y Uruguay, para citar dos ejemplos de países vecinos que disponen de distintas herramientas políticas e institucionales para enfrentar sus problemas estructurales y los coletazos de la crisis mundial. La corrupción institucional, corporativa y social así como la inseguridad y el narcotráfico afectan a muchos países, pero no en todos alcanzan la dimensión que van tomando en Argentina, cuya sociedad transmite la sensación de ir perdiendo todos los rumbos de convivencia democrática, pacífica.

Abajo y arriba. El resumen de acontecimientos que merecieron los grandes titulares de esta semana –sólo los grandes– es ejemplar. Abajo, en “la calle”, sangrientos enfrentamientos entre barras bravas del fútbol –hubo varias; la más grave, en Quilmes–; movilización de vecinos de Lanús y paro de colectiveros por causa de asesinatos a mansalva (seis en 36 horas sólo en el conurbano de Buenos Aires); un muerto en un nuevo enfrentamiento entre sindicalistas de la Uocra; descubrimiento en Rosario de centenares de metros de túneles construidos por una banda de narcotraficantes (al día siguiente el secretario de Seguridad de la provincia de Santa Fe y su equipo reciben amenazas de muerte en sus celulares); en Buenos Aires, un discapacitado que llevaba a su mujer embarazada al hospital es golpeado salvajemente (le destrozaron la pierna ortopédica), robado y arrojado desde un puente por un grupo de sindicalistas portuarios.

Arriba, en las instituciones y la política, la Auditoría General de la Nación (AGN) hace saber que en la última década los muertos y heridos por accidentes en el ferrocarril suman 120 y 1.500, respectivamente; los docentes siguen en huelga en ocho provincias; el juez Oyarbide asume públicamente que detuvo el allanamiento a una financiera a causa de un llamado desde el Poder Ejecutivo y que en lugar de presentarse en el sitio, dada la gravedad del asunto, prefirió quedarse en “una fiesta muy agradable” (el kirchnerismo, que controla el Consejo de la Magistratura, “postergó” el tratamiento de los pedidos de jury subsiguientes) y, last but not least, el vicepresidente de la Nación es fotografiado jugando al sudoku con su computadora mientras presidía una importante sesión del Senado en la que el jefe de Gabinete supuestamente exponía sobre esos hechos que acaparan los titulares y preocupan a la ciudadanía.

Es interesante seguir la sucesión. El domingo pasado, comentando desde esta misma perspectiva el anteproyecto de reforma del Código Penal (Perfil, 9-3-14), resumí: “En las horas que siguieron a la difusión del anteproyecto (…), un custodio del ministro de Economía fue herido de bala y un narcotraficante colombiano ametrallado por un sicario en Buenos Aires. Un patrullero policial fue incendiado frente a la casa del presidente del club El Porvenir en Gerli y la vivienda del presidente de Chaco for Ever fue tiroteada en Resistencia (en Lomas de Zamora, lo mismo le había ocurrido poco antes al presidente de Los Andes). En la cárcel de Olmos se produjo una fuga y motín de presos y en Rosario una ONG instaló 65 cruces en memoria de los asesinados en lo que va del año”.

Descontrol y desgobierno. Es cierto que el resumen incluye algunos hechos positivos, como el informe de la AGN sobre ferrocarriles (la semana anterior la Corte Suprema había alertado sobre las dimensiones del narcotráfico), y otros normales, como la huelga de docentes en reclamo por sus derechos. Pero la AGN había advertido sobre los graves problemas del ferrocarril un año antes del accidente de Once. Ahora cuenta los muertos y heridos de la década, ya que ni el Congreso ni, sobre todo, el Poder Ejecutivo han tenido en cuenta sus advertencias, en ese y otros rubros. En cuanto a la Corte Suprema, hace ya rato que se pronunció por el pago del 82% a los jubilados, y los jubilados siguen tan campantes.

Entretanto, el vicepresidente de la Nación, a quien esta semana y la anterior nuevas pruebas comprometieron más en su participación en el caso Ciccone –uno de los varios en los que está supuestamente implicado– juega al sudoku mientras los medios, hasta los oficialistas, destacan esa serie de hechos que van de la tragedia al esperpento, pasando por la locura asesina, y que en conjunto muestran una sociedad en peligroso curso de desagregación y a un gobierno que hace mal las cosas o las ignora. La oposición, por su parte, se mueve entre la denuncia y el personalismo, cuando no en la politiquería. Ante una problemática grave y compleja, sigue mostrándose incapaz de formular propuestas concretas.

Así, cualesquiera sean las dimensiones de sus problemas económicos y de las repercusiones de la crisis mundial, el aspecto más preocupante de la Argentina de hoy es la desagregación social, la “mafistización” política y económica y el derrumbe institucional, que acaban por postrarla ante los problemas. El origen de la crisis es económico, pero su resolución requiere de la política y la cohesión social.

La tentación es, pues, concluir con que “son semanas para olvidar”, pero parece mejor la propuesta de recordarlas y de seguir la evolución de acontecimientos de este tipo. Por lo que representan; por lo que auguran. Porque nos ponen frente al espejo.

*Periodista y escritor.
Acaba de publicar, junto a Mario Bunge, ¿Tiene porvenir el socialismo? (Eudeba).

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.