Boudou juega al Sudoku; Zannini llora y la inflación vuela…

EDICIÓN IMPRESA ECONOMÍA Y POLÍTICA 14.03.14 | 00:00

por Fernando Gonzalez / Director Periodístico

inflacion Boudou Zannini YPF

Imprimir Enviar Votar 0

Nadie pensó que iba a ser así. Que los doce años de kirchnerismo con plazo límite en el 2015 se iban a deshilachar tan temprano y a la vista de todos. Los cacerolazos le dieron un aviso prematuro. La operación cerebral de la Presidenta los dejó bajo conmoción. La derrota electoral del 27 de octubre confirmó los pronósticos de pesadilla. Y la devaluación del 23 de enero los puso de cara a la realidad más oscura. El final es con un ajuste económico cuya profundidad teme toda la Casa Rosada. Los símbolos de la épica nacanpop parecen globos desinflados de una fiesta en agonía y las pantallas de TV muestran al vicepresidente, Amado Boudou, prestándole más atención al sudoku en su computadora que al jefe de gabinete, Jorge Capitanich, explicando los puntos más inexplicables de la reforma al Código Penal. Y como si todo eso no bastara, el secretario Legal y Técnico, el abogado Carlos Zannini que estuvo preso durante la dictadura y digiere las decisiones menos populares de Cristina, llora en el Senado porque lo conmueve una carta de un ex trabajador de YPF. Si algún paralelismo más hacía falta con el menemismo, es un buen ejercicio repasar el viejo video de la década del ‘90 en el que Domingo Cavallo se desmoronaba ante la jubilada Norma Plá. Las comparaciones son odiosas pero ilustran.

Los 20 meses que quedan por delante para el Gobierno serán un examen diario en los que estarán en juego la subsistencia política de sus integrantes y la calidad de vida de los argentinos. Lo que viene, es duro pero hay que decirlo, es un tiempo con inflación, con rebaja de subsidios a la clase media, con tarifas más altas, con menor oferta de empleo y con inevitable freno productivo. Es el precio de no haber previsto un plan contracíclico para la bonanza económica de los últimos años. De no haberle hecho caso a las señales que muchos advirtieron sólo para ser acusados de conspiradores.

La voz del ministro Axel Kicillof, mucho más temblorosa ayer en el Senado que la de aquellos días de bravata irresponsable cuando se puso en marcha la expropiación de las acciones de Repsol en YPF, soltó una frase que es todo un símbolo: “No hubo vencedores ni vencidos…”. Ese fue el modo de cuantificar los más de 10.000 millones de dólares de deuda que la Argentina deberá emitir y todos tendremos que pagar hasta 2033 para subsanar el error de nunca haber controlado a los socios privados españoles de nuestra petrolera nacional.

La única verdad es la realidad. La suba de precios de enero y febrero es la más alta desde 1993, y todo indica que los programas de precios cuidados no son suficientes para derrotar al peor enemigo de los asalariados. Es hora de reunirse con los empresarios, con los gremialistas y acordar planes de acción concretos para frenar a la inflación y sus consecuencias que tan bien conocemos. Es hora de que los funcionarios reacciones y asuman sus responsabilidades frente a la sociedad. Es hora de apagar el sudoku, de secarse las lágrimas y de abandonar las frases altisonantes para dedicarse al trabajo. Una transición del poder sin derrumbe económico y financiero es la única garantía para no volver a descender otro escalón en la batalla perdida contra la pobreza y la desigualdad.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.