El delito no tiene ideología

OPINIÓN DEL EDITOR AL LECTOR

POR RICARDO ROA

08/03/14

Hay una discusión por debajo de todas las discusiones en la era K y que tal vez sin quererlo la planteó el radical Gil Lavedra al defender la reforma al Código Penal de la que ha sido uno de sus redactores. Dijo sobre los que la critican: “Es patético ver a todos los dirigentes corridos a la derecha ”.

Gil Lavedra es un jurista prestigioso que forma parte ya de la historia de nuestros años más difíciles: fue uno de los jueces que llevó adelante el juicio a las Juntas Militares. Cuesta entender que hoy diga que atacar la reforma es ser de derecha, que es lo mismo que decir que los que la defienden son de izquierda.

Es un planteo maniqueo: el delito no tiene ideología y al ideologizar la discusión, lo que hace es bloquear la posibilidad de discusión. Una sociedad asolada por la inseguridad no puede discutir cómo debe castigarse a los delincuentes sin que la etiqueten.

¿Qué Código necesitamos? No hay un modelo único. El contexto es clave. Acá la delincuencia arrecia y el proyecto reduce las penas para muchos delitos, entre ellos los del narcotráfico que también arrecia. Una mínima parte de los delitos es esclarecida y muchos menos son los delincuentes que van a prisión. El mensaje del nuevo Código a la sociedad es el peor.

La ley penal es para proteger a la sociedad y, por lo que se conoce, esta reforma está más preocupada en proteger a los delincuentes, a los que considera también víctimas de la propia sociedad. En este punto, es garantismo del juez Zaffaroni en estado puro.

Es el mismo concepto por el que el Gobierno creyó siempre que la inseguridad era un tema de la derecha. Hace muy poco que la anotó en su agenda. Pero no sólo la izquierda piensa hoy que la pobreza y la marginalidad son fábricas de delincuentes.

Lo piensan y aceptan muchos. El problema es que cambiar esa tragedia puede llevar décadas y hay que decidir qué se hace en el mientras tanto.

Está claro que la inseguridad es un tema bien complejo que no se resuelve solamente con endurecer las penas. El kirchnerismo lo hizo, forzado por el atroz asesinato de Axel Blumberg en 2004. El número de delitos ese año fue de 1.243.827 y cuatro años después, la última tasa que se conoce, fue mayor: 1.310.977. Tampoco hubo más presos:54.472 en 2004 y 54.537 en 2008.

Ahora, en dirección contraria, el proyecto anula la perpetua porque creen que no tiene más efectos disuasorios que las penas temporales. Más polémica es la eliminación de la reincidencia, basada en el argumento de que castiga dos veces al delincuente.

Hay voces a favor y en contra. ¿Pero quién puede defender que no se castigue más a los corruptos, los que delinquen desde el poder y a los que el nuevo Código ha olvidado? ¿O será que castigar a la corrupciónes también de derecha?

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.