Seguro que existen malos empresarios, especuladores y malos comerciantes, como sostiene la Presidenta…pero en vida del Tuero Presidente no eran los mismos= y porque no había inflación?..argumentos para la monada…

POLÍTICA

EN FOCO

Por qué ahora se acuerdan de la inflación

POR ALCADIO OÑA

twitter-19x19.png
0
facebook-19x19.png
19

Comercio-Cuidados-GERMAN-GARCIA-ADRASTI_CLAIMA20140223_0041_17.jpg

ETIQUETAS

22/02/14

Es una obviedad decir que la repentina batería de proyectos de ley lanzada por legisladores del oficialismo apunta a reforzar los controles sobre empresarios y comerciantes y advertirles, también, sobre las consecuencias de sus decisiones. Menos obvia es la oportunidad: sale justo cuando son evidentes la disparada de los precios y las dificultades del Gobierno para detenerla y todo, con la idea de intentarponerle un marco a las demandas salariales.

Una de esas iniciativas está encabezada por Héctor Recalde y la acompañan catorce diputados que expresan diversos matices internos del Frente para la Victoria. Recalde jura que su proyecto no viene fogoneado desde la Casa Rosada, pero la circunstancia y aquel combo de luces tirando a rojas ponen en duda su afirmación, aunque él insista.

Hay un dato adicional que, cuanto menos, revela el apuro de la movida. Según fuentes parlamentarias, el miércoles Recalde fue convocando a los catorce para que firmaran un texto que algunos ni siquiera habían leído, de modo de mandarlo rápido, el jueves, a la Cámara.

El proyecto refuerza las sanciones, acelera los trámites judiciales y limpia zonas grises de tres leyes clave para controlar precios y eventuales maniobras especulativas: las de Abastecimiento; Lealtad Comercial y Defensa del Consumidor. Contempla desde la expropiación de bienes y su venta, hasta clausuras y arrestos y dice, sin vueltas, que busca “dar respuesta a situaciones que exigen medidas prontas, cuando no urgentes ”.

Una casualidad también llamativa y con el mismo sello es otra reforma a la Ley de Defensa del Consumidor que, apenas una semana antes, había promovido el senador Aníbal Fernández. Simplificada, prevé que las multas a los proveedores de bienes y servicios sean de cumplimiento efectivo y rápido: pueden apelar la sanción ante la Justicia, pero antes deben pagar.

En las consideraciones que acompañan la propuesta, Fernández se ocupa de no dejar dudas sobre su condición de ultraoficialista cabal. Desparrama loas sobre Cristina Kirchner y, en el mejor estilo del estilo presidencial, petardea al Poder Judicial: afirma que “muchas veces presenta un desvelo importante por defender los intereses de los empresarios…”.

Mal que les pese a los legisladores K, resulta inevitable pegar sus pasos a los escraches que el grupo paraoficial Quebracho dedicó a los supermercados. Y acoplarlos al mensaje nada paraoficial, sino directamente oficial, del jefe de la Inspección General de Justicia: con nombres y apellidos, Rodolfo Taihade acusó a varios empresarios de “destituyentes”, de “enemigos de nuestra patria” y hasta de querer que “Cristina se vaya”.

Semejante despliegue de maniobras, más la amenaza de Jorge Capitanich de avanzar sobre las ganancias, que quedó flotando pese a la desmentida posterior, procura suplir por otros medios la fragilidad del plan Precios Cuidados . Y prueba que, desde el comienzo mismo, era un instrumento muy débil para contener una inflación que va camino de desbordar el 30%.

Justamente, por aquellas flaquezas de origen sonaron a demasiado pretenciosas las garantías de efectividad que dio el secretario de Comercio, Augusto Costa, en un reportaje difundido por la agencia de noticias Paco Urondo.

“Es para que nadie pueda cobrar más allá de lo que es razonable”, dijo sobre la lista que sacó el Gobierno. Y más aún: afirmó que con esa referencia “ le estamos pegando a miles de precios ”.

La referencia que tanto exalta el secretario de Comercio patina no bien se observa un contraste notorio. Todo el universo que registra el plan P.C. apenas llega a 194 precios, un centenar de productos y una decena de supermercados, mientras el nuevo índice nacional del INDEC toma las variaciones de 235.000 precios en 13.500 comercios.

¿Creerá Costa que con una herramienta tan limitada es posible limpiar la “dispersión de precios completamente alarmante e irracional”, que dice haber heredado, sin decirlo explícitamente? Otro exceso, o una manera de disparar hacia afuera.

El secretario de Comercio sabe, o debiera saberlo, que eso que describe como “completamente alarmante e irracional” forma parte delos desbarajustes armados durante la era kirchnerista. En su panorama entra, de hecho, un palazo contra la efectividad de los controles de Guillermo Moreno, su antecesor.

Ya no es cuestión de ninguna interna, ni tarea sencilla, convencer a la gente de que el plan P.C. salió para cuidarle el bolsillo y protegerla de los empresarios que, dice Costa, quieren “apropiarse de lo que les corresponde a los consumidores”.

Es que las expectativas inflacionarias para los próximos doce meses ya llegan al 41,3% promedio, según una encuesta del Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella. El número no sólo ingresa dentro de la zona del 40%, sino que significa, además, un aumento de 3,7 puntos respecto de la medición anterior y bate todos los récords desde que arrancó el relevamiento, en agosto de 2006.

Podrá alegarse, con razón, que se trata de percepciones, pero así siente la gente la escalada de los precios.

Y mucho más en la base que arriba. Para los sectores de menores ingresos, o sea, aquellos que en el relato oficial ocupan el centro de la revolución K, el muestreo canta 42,3%, contra 35% de las capas altas.

Así, queda al descubierto que no han sido precisamente alentadoras las expectativas que despertó el ensayo oficial, porque la encuesta corresponde a febrero y el plan Precios Cuidados nació en enero.

Seguro que existen malos empresarios, especuladores y malos comerciantes, como sostiene la Presidenta. En realidad, los hubo siempre, sólo que a muchos de los ahora denostados, Axel Kicillof les está pidiendo ayuda para frenar los precios.

Otra cosa es que desde el mismo oficialismo busquen apretar los salarios, con una inflación anual que hasta los consultores más próximos al Gobierno proyectan en 33 o 34%. Eso se llama limpiamente ajuste, y un ajuste bien de manual ortodoxo.

Ajuste fue también la devaluación de enero, sumada a la que venía acumulándose desde principios de 2013. Igual que el saque a las tasas de interés y el incremento en las tarifas que parece venir, inexorablemente. Todo lleva la marca K en el orillo, por mucho empeño que se ponga en tirar culpas hacia afuera y así haya unas cuantas justificadas.

Es de la cosecha propia que la Presidenta y Kicillof hayan quedado metidos en un brete importante. Y lo mismo pasa con otro a la vista.

El Gobierno ha admitido reformar el índice de precios tal como le exigía el Fondo Monetario, y con la ostensible intención de despejar el camino hacia el endeudamiento en el exterior.

Mandan las reservas, pero ese emprolijamiento debe continuar para que sea considerado creíble. Otra vez, conviviendo con el viejo y horrible FMI: cambia, todo cambia, diría Mercedes Sosa.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.