No habría que pegar afiches con las caras de los responsables de los que con sus medidas llevaron el dólar bil lete de $7 a $12 en un año, la inflación a más de un 30%, la emisión monetaria por las nubes, o autorizaron aumentos de la nafta por un 50% en el último año.

OPINIÓN

Que los precios te los cuide Cadorna

POR ALEJANDRO BORENSZTEIN

twitter-19x19.png
0
facebook-19x19.png
7K

09/02/14

En casi todos los países normales del mundo, el pueblo se dedica a laburar y los gobernantes se dedican a gobernar. Unos pagan sus impuestos y los otros los administran con el objetivo principal de lograr el bien común. El tan ansiado bien común será “muy bien”, “bien”, “regular” o “un asco” dependiendo de que los gobernantes sean tipos eficientes o una manga de inútiles como los que ya todos conocemos.

En Argentina, cualquier laburante aporta un 20% de su sueldo bruto entre ANSES, sindicato, etc. Pero a partir de 15 lucas el aporte al Estado aumenta por efecto del impuesto a las ganancias a un 30% y hasta un 40%. A eso hay que sumarle el 21% de IVA que se aplica a todas las cosas que un trabajador necesita comprar. O sea que el ciudadano promedio aporta al Estado el 50% de lo que gana o más. En otras palabras: de las 8 horas de laburo, 4 son para el Estado y 4 son para usted.

¿Esto está bien o está mal? Bueno, depende. Si el Estado es el estado holandés, con los trenes holandeses y los hospitales holandeses, está más que bien. Pero si el Estado es el que usted y yo conocemos, con los trenes, hospitales, justicia y seguridad que ya sabemos, la cosa se hace un poquito más densa.

Sin embargo, no existe otra solución para nuestros problemas más que seguir aportando lo que corresponde y esperar que algún día nos gobierne uno que, además de haber ido al colegio, lo demuestre. Y si es posible que conozca un poquito de qué se trata el mundo. Al fin y al cabo no se puede pretender vivir como en Alemania y pagar impuestos como en las Islas Seychelles, con perdón del mal recuerdo.

Todo esto apunta a que ahora, además de laburar medio día para el Estado, hay que hacer un pequeño esfuercito extra. Digamos, una changuita: controlar los precios.

Al parecer, el proyecto nacional del campo popular que sostiene el famoso modelo de inclusión social con matriz productiva diversificadano puede garantizar el precio de una lata de sardinas. Y entonces nos está pidiendo a todos nosotros que salgamos a patrullar por los supermercados.

Raro, no? Pensar que en 2007 la Compañera Jefa declaraba que su modelo de país era Alemania y ahora pretenden que vayamos por las góndolas revisando que el precio de una lata de arvejas remojadas de Noel no supere los $3,70.

¿Será que en realidad ella dijo Albania y todos los boludos entendimos Alemania?

Nunca lo sabremos.

La cuestión es que ahora el gobierno instrumentó un plan que se llama “Precios Cuidados” y nos pide a todos que le demos una manito, una vez más. El año pasado ya se lo había pedido a los militantes de La Cámpora, pero se ve que no funcionó. La depresión en la que cayeron algunos pibes que se creían que estaban bajando de Sierra Maestra y de golpe se encontraron recorriendo las góndolas de Coto con una planillita en la mano fue devastadora.

Por lo tanto no nos va a quedar más remedio que aportarle al Estado una horita más de nuestro día. Por ejemplo, cuando usted vuelva del laburo con su sueldo de 4.000 mangos en el bolsillo que según el Indec lo sacan de la pobreza y lo incorporan a la clase media, y luego de bajarse de un confortable vagón del Sarmiento, si no se cruza con motochorros, ni le toca una entradera, ni se liga ningún balazo, antes de abrir las rejas electrificadas de su casa, puede perfectamente pispear en el almacén de la esquina si los fideos secos tipo guisero mostacholes de Manera están a $7,40 el paquete de 500 gramos. Si todo está en regla, le da un besito al chino, se va a casa con la satisfacción del deber cumplido y listo. No es tan grave.

De última le puede pedir ayuda a la familia. Por ejemplo, usted sale a la mañana a llevar al nene al jardín, pero antes puede parar en un Wal-Mart, mandar al pibe a controlar si el paquete de galletitas Lincoln sabor chocolate lo tienen a $5,40 y, si te da el ok, ya te lo llevás tranquilo y lo dejás en la salita de cuatro que el Gobierno de la Ciudad ha dispuesto en un coqueto contenedor con vista al Riachuelo. Ojo, hay que fijarse bien que sea el contenedor correcto. No vaya a ser cosa que lo metas en otro, te lo suban a un barco y aparezca en Senegal.

Por suerte, en esta tarea usted no está solo. Hay apoyo logístico. Esta semana, la agrupación kirchnerista “Unidos y Organizados” que incluye a La Cámpora, la Kolina, Nuevo Encuentro y muchos más, colocó afiches por toda la Capital con la cara y el nombre de los dueños, presidentes o Ceos de supermercados y casas de electrodomésticos con una leyenda que dice “estos son los que te roban el sueldo”. La idea no es muy original pero es simpática. Si por alguna razón no diera resultado, la próxima medida podría ser obligarlos a salir a la calle con una estrella amarilla en la solapa. O romperles los cristales de los negocios. En fin, en el manual “Todo para el Nazi” hay un montón de opciones.

El problema de esto es que, con la misma lógica, después habría que pegar afiches con las caras de los responsables de otros aumentos peores. Por ejemplo, Moreno, Kicillof, Lorenzino o Del Pont, entre otros que con sus medidas llevaron el dólar billete de $7 a $12 en un año, la inflación a más de un 30%, la emisión monetaria por las nubes, o autorizaron aumentos de la nafta por un 50% en el último año. La única que se salvaría del escrache es la Compañera Jefa que en lugar de aumentar, logró bajar algo muy importante: las reservas. En solo dos añitos cayeron a la mitad.

En fin, no se queje amigo y siga aportando. Por suerte volvió el fútbol. A los tumbos pero volvió. Hubo una iniciativa de sacarle la pátina neofascista a las transmisiones pero se ve que el gobierno aún no está preparado para semejante cosa. Anunciaron una gran renovación y un par de horas antes del primer partido volvieron a cambiar todo. Y pensar que después se quejan cuando los acusan de ser una manga de improvisados.

La confusión fue tan grande que el responsable de designar relatores y comentaristas para cada partido, cuando escuchó que pedían por el “relator militante”, mandó al General Milani a cubrir Atlético de Rafaela-All Boys.

Amigo lector, esto es lo que hay. Ayudémoslos, que es la mejor manera de ayudarnos a nosotros mismos. A veces me parece que el gobierno se muestra soberbio y agresivo sólo para disimular que, en el fondo, son unos zopencos atómicos.

La Compañera Jefa embiste furiosa contra empresarios, sindicalistas, ruralistas, banqueros, comerciantes, ahorristas, opositores, medios, Europa, EEUU. Al final va a tener razón Art Buchwald: “De tanto pelear largo y duro contra el establishment, acabarás siendo parte de él”.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.