¿Trataba así el ministro del Interior y precandidato presidencial de conjurar los fantasmas que merodean por l os pasillos de la Casa Rosada y muchos reductos militantes?

Tesis

Temas en este artículo: Axel Kicillof, cepo, CFK, crisis, Cristina, devaluación, dolar

La lucha continúa

A los defensores del modelo patentado por Cristina, les encantaría castigar a los mentalmente dolarizados.

Washington. La cara de los billetes verdes que enloquecen al Gobierno.

Ampliar

Washington. La cara de los billetes verdes que enloquecen al Gobierno. [ VER FOTOGALERÍA ]

autorPor James Neilson

Dice Florencio Randazzo que Cristina y los suyos seguirán peleando hasta el final contra “las corporaciones mediáticas y económicas” en nombre de “la política”, de suerte que sería mejor no ilusionarse, ya que no tienen la menor intención de irse antes del día fijado por el calendario constitucional.

¿Trataba así el ministro del Interior y precandidato presidencial de conjurar los fantasmas que merodean por los pasillos de la Casa Rosada y muchos reductos militantes? Puede que sí, pero aludir a tal eventualidad para entonces descartarla no ayuda a la señora. Tampoco ayudó la arenga belicosa que Cristina misma pronunció por la cadena nacional en que fustigó a empresarios, sindicalistas y otros ingratos por no cumplir con la docilidad debida los papeles que les ha asignado en el gran relato presidencial.

En la pelea contra las odiadas “corporaciones mediáticas”, o sea, contra aquellas empresas periodísticas que no han sido anexadas por el imperio oficialista y que no se permiten presionar, los soldados de Cristina parecen haberse resignado a un empate:gracias a los aprietes de Guillermo Moreno, pudieron debilitar a las más temibles, pero no han logrado estrangularlas. En el frente económico, en cambio, les ha ido mucho mejor. El enemigo, que es la economía en su conjunto, está de rodillas, suplicándoles piedad, pero así y todo continúan asestándole golpes certeros. Todo hace pensar que “lo político” está a punto de anotarse un nuevo triunfo histórico sobre “lo económico”, pulverizando no sólo a las grandes corporaciones sino también a una multitud de empresas pequeñas.

Para salvarse de los estragos provocados por los resueltos a liberarlos de la tiranía de los mercados, no sólo los ricos sino también muchos que son relativamente pobres están tratando de aferrarse al dólar; por antipatriótico que le parezca al mandamás económico Axel Kicillof, aquí la mayoría confía más en la Reserva Federal yanqui que en el Banco Central nacional y popular, una aberración que atribuye a la perversidad cultural de los argentinos. Para indignación de Kicillof y el atribulado compañero Jorge Capitanich, sus compatriotas suelen ser tan codiciosos que prefieren ahorrar en una moneda que conserva su valor a perder todo en la hoguera inflacionaria.

A los defensores del modelo patentado por Cristina, les encantaría castigar a los mentalmente dolarizados, pero hasta ahora las amenazas en tal sentido han sido contraproducentes. Lejos de persuadir a los vacilantes de que les convendría apostar al “modelo”, les han brindado más motivos para procurar distanciarse de él cuanto antes.

Además de recordarnos que Cristina y quienes la acompañan siguen mirando lo que está sucediendo en el país y en el mundo a través del prisma ideológico que compraron hace más de cuarenta años en una feria política estudiantil parecida a La Salada, donde venden copias de productos foráneos, Randazzo reconoció que son cada vez más los que “se ilusionan” con la idea de que el Gobierno tire la toalla bien antes de diciembre de 2015. No se trata sólo de los vendidos a las corporaciones fantasmagóricas locales y los “poderes concentrados” de otras latitudes que según los oficialistas están confabulando en su contra.

También hay kirchneristas asustados que creen que, dadas las circunstancias, lo menos malo sería que Cristina se apartara del Gobierno por razones de salud para que otros se encarguen de los problemas.

Entre los tentados por dicha idea está el gobernador misionero Maurice Closs. Alarmó a los demás kirchneristas cuando dio a entender que Cristina podría terminar “como Alfonsín o la crisis de 2001”. Si bien a instancias de Capitanich procuró suavizar sus dichos, Closs dejó oficializada, por decirlo así, la posibilidad de que la gestión de la Presidenta quede truncada por acontecimientos que no estaría en condiciones de manejar.

A esta altura, es indiscutible que el gobierno extraordinariamente inepto de Cristina corre el riesgo de compartir el destino triste de los presidentes radicales Raúl Alfonsín y Fernando de la Rúa. A diferencia de aquellos dos mandatarios, Cristina es peronista, lo que en teoría debería blindarle contra el golpismo civil, pero los prohombres del PJ están distanciándose con rapidez de una conflagración que amenaza con poner fin a más de medio siglo de virtual hegemonía peronista tanto política como cultural, medio siglo que ha coincidido con la transformación de la Argentina de un país tan promisorio como Australia o Canadá en uno que para muchos es símbolo del fracaso colectivo.

Como sucedió cuando el menemismo perdía aliento casi tres lustros atrás, los “disidentes” del movimiento están esforzándose por hacer creer que el kirchnerismo no es una manifestación más del populismo peronista sino que le es esencialmente extraño. Si bien son tendenciosos los argumentos esgrimidos por tales arrepentidos, los peronistas se las han ingeniado para adaptarse a nuevas circunstancias en tantas ocasiones que sería prematuro suponer que les costaría recuperarse del eventual desplome del gobierno actual. Mal que les pese a los conservadores y progresistas que sueñan con una Argentina sin la presencia molesta del movimiento fundado por el general Juan Domingo Perón, puede que aún no haya nacido el Hércules político capaz de matar a una hidra que, cuando pierde una cabeza, en seguida la reemplaza por otra distinta.

Además de cometer la herejía de señalar que Cristina podría irse antes de la fecha prevista por la Constitución, el gobernador de Misiones sugirió que sería bueno que se organizara una “convocatoria multisectorial” para celebrar un “diálogo social”.

A ojos de los kirchneristas, lo que a juicio de la mayoría sería una propuesta sensata habrá motivado alarma; nunca han querido “dialogar” con nadie.

Asimismo, entienden que, para buena parte de la ciudadanía, convocar a una multisectorial equivaldría a confesarse impotentes frente a una crisis y por lo tanto significaría ratificar el fin del poder omnímodo de la Presidenta.

Para que resultara tranquila la “transición” insinuada en público por Closs y en privado por otros, Cristina tendría que reconocer que el régimen autocrático que todavía protagoniza ya pertenece a la historia. Aún no está dispuesta a hacerlo por razones que, si bien están íntimamente vinculadas con el orden político que efectivamente existe en el país, podrían calificarse de personales.

Si no fuera por lo difícil que le sería explicar cómo se las arregló para hacer compatibles sus actividades políticas, y las de su marido fallecido, con su exitosa carrera como hotelera multimillonaria, Cristina podría limitarse a pensar en los pros y los contras de seguir gobernando por casi dos años más que, con toda seguridad, verán una serie de convulsiones económicas y sociales que podrían asegurarle un lugar destacado en la lista de los peores presidentes sufridos por la Argentina.

A Cristina le convendría cortar por lo sano, pero es presa de su propio pasado. Aun cuando no esté “negociando impunidad” con Daniel Scioli y Sergio Massa, como afirma Elisa Carrió, tanto los dos rivales bonaerenses como los demás políticos sabrán que, a menos que le den garantías convincentes, sería inútil pensar en una salida consensuada del brete en que la señora y su séquito de subalternos obedientes han metido el país. Para pragmáticos como Scioli y Massa, es una cuestión de elegir entre estirar una transición que podría causar daños permanentes al maltrecho tejido social del país por un lado y, por el otro, pactar un arreglo, que en adelante les supondría costos políticos, con la esperanza de que la herencia sea menos terrible de lo que prevén los pesimistas.

Aunque todos los políticos juran creer que es urgente combatir la corrupción que tantos estragos ha provocado, también quieren ahorrarle al país una lucha destructiva entre los acusados de enriquecerse ilícitamente y los convencidos de que ha llegado la hora de enseñarles que la Constitución Nacional y el código civil no son obras literarias escritas por ingenuos.

Para Cristina, pues, está en juego algo que es mucho más importante que el destino del fantasioso “modelo” populista con el que se dice comprometida. No podrá sino entender que su “proyecto” ha fracasado irremediablemente y que intentar prolongar su vida sería peor que inútil, pero es legítimo suponer que se siente obligada a mantenerse en sus trece no tanto por orgullo cuanto por miedo a lo que le sucedería si perdiera el poder.

Por cierto, abundan los políticos y juristas que están convencidos de que Cristina debería terminar sus días entre rejas luego de haber devuelto los muchos millones de dólares que, con su marido, robó con la complicidad de los infaltables testaferros.

A pocos les gusta aludir a este tema tan urticante, pero la forma en que la enfrente la clase política nacional incidirá de manera decisiva en el futuro inmediato del país. Tal y como están las cosas, la economía nacional, es decir, el bienestar de los cuarenta millones de personas que dependen de sus vicisitudes, sirve de rehén para aquellos kirchneristas, encabezados por Cristina, que por motivos comprensibles no quieren verse constreñidos a rendir cuentas ante la Justicia.

El autor es PERIODISTA y analista político, ex director de “The Buenos Aires Herald”.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.