Cuando se escriba la historia de la corrupción K, se recordará hasta donde se corrieron los límites para prot eger al primer Vicepresidente Chorizo de la Argentina

Boudou y la rendición de cuentas

POR RICARDO KIRSCHBAUM

twitter-19x19.png
0
facebook-19x19.png
1

ETIQUETAS

07/02/14

Amado Boudou podrá echar mano a las teorías conspirativas pero ya no convence a nadie. En abril de 2012, en Semana Santa, el vicepresidente embistió, con la luz verde de la Casa Rosada, contra el juez, el fiscal y el Procurador General de la Nación. Los hizo responsables de una maniobra “destituyente”, en la que los medios críticos jugaban un papel relevante, y logró tumbarlos. Sólo ganó tiempo: el caso Ciccone siguió adelante y las pruebas se fueron acumulando, hasta que ocurrió lo inevitable: el fiscal pidió que sea citado como imputado en este escándalo. El juez Lijo, que reemplazó a Rafecas en la instrucción del caso, no está obligado a seguir la opinión del fiscal.

Sin embargo, todos los indicios llevan al mismo punto: Boudou deberá declarar ante la Justicia y explicar su papel en este presunto caso de corrupción que, de eso no hay dudas, impactó de lleno en la popularidad del entonces ascendente gobierno kirchnerista.

Para medir la parábola del actual vicepresidente hay que recordar que apareció sorpresivamente en el ticket presidencial, por decisión de Cristina, y que se pavoneaba de su fluida relación con ella, alardes que le habrían provocado serios sofocones con Máximo Kirchner.

Para ponderar el tamaño del porrazo político que se pegó Boudou basta con medir la distancia existente entre sentirse el sucesor en 2015 a saber que inexorablemente deberá rendir cuentas ante el juez.

El planteo del fiscal, entonces, no hace más que subrayar que el tiempo por venir será un calvario para el vicepresidente y para quienes lo secundaron en el escándalo.

Boudou hasta había logrado que el Congreso votara la expropiación de la ex imprenta, en un trámite veloz, para sacar del medio al vicepresidente. Tamaña movida tuvo el aval explícito de la Presidenta, permitiendo que se expropiara una empresa sobre la que hasta se desconocía quienes eran sus dueños. Cuando se escriba la historia de este disparate, que no es otra cosa que la historia de la corrupción, se recordará hasta donde se corrieron los límites para proteger a este personaje y controlar el daño político.

Es interesante, además, seguir los movimientos en el Senado. Boudou es el segundo en el orden de sucesión y preside la Cámara Alta. El casi seguro reemplazo de Beatriz Rojkes de Alperovich, otra creación insólita de la política, abrió una disputa por la vicepresidencia provisional del Senado: el Gobierno quiere ubicar allí a un radical que se transfugó, Gerardo Zamora. Pero hay quienes dicen que Pichetto, con el asentimiento de una gruesa porción del PJ y de la oposición, tendría chances para quedarse con el cargo.

Hay voces que le piden a Boudou que alivie la carga a Cristina y resigne su cargo. Lo que vaya a ocurrir con Boudou, entonces, le da a los forcejeos en el Senado una dimensión institucional diferente.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.