La lógica de preferir La Habana antes que Davos…Camino de Servidumbre…

lanacion.com|

Opinión|

Foro de Davos

Miércoles 29 de enero de 2014 | Publicado en edición impresa

Editorial

Porque no busca diálogos, sino monólogos; porque no acepta críticas, sino aplausos, Cristina Kirchner se encierra en su pequeño mundo afín

Comentá78

inShare

foro-de-davos-1832068w300.jpg Cristina Kirchner pareciera embelesada frente a Fidel Castro, un dictador con más de medio siglo en el poder. Foto: Archivo / Presidencia
Más notas para entender este tema

Cristina buscó en Cuba apoyo regional ante la suba del dólar

Cristina Fernández de Kirchner tiene una lógica para relacionarse muy particular. Más allá de sus problemas físicos, concurre tan sólo a aquellos eventos donde se encuentra cómoda, cultural y políticamente, y donde tiene la certeza casi absoluta de que no enfrentará desafíos ni circunstancias inesperadas. Así, evita sistemáticamente concurrir a donde puede llegar a ser cuestionada. Ocurre que su fuerte no es, para nada, el debate, sino el monólogo, como quedó demostrado cuando tuvo que enfrentar con escasos recursos los inesperados sofocones que sufrió en sus diálogos con estudiantes de la Universidad de Harvard, en los Estados Unidos.

Por lo demás, con sólo mirar rápidamente hacia atrás, se advertirá que ni ella ni su marido concurrían asiduamente a la Catedral metropolitana en tiempos del cardenal Jorge Bergoglio, ni a las tradicionales exposiciones de nuestra Sociedad Rural, ni eran siquiera afectos a ir al Teatro Colón, en la ciudad de Buenos Aires.

En estos días se realizó el Foro de Davos, denominado desde 1981 "Foro Económico Mundial". Se trata de un evento anual que se realiza regularmente en esa ciudad, en Suiza, bajo la batuta del economista suizo y profesor de la Universidad de Ginebra Klaus Schwab.

Ese foro suscita claramente la atención de la clase dirigente del mundo. De Norte a Sur y de Este a Oeste. Para nuestra presidenta, en tanto, no es atractivo. Es cierto, con un relato mendaz y un modelo fracasado que hace agua por todas partes, no es fácil concurrir a Davos. Lo que allí escucharía presumiblemente Cristina Fernández de Kirchner no serían loas, sino críticas. No habría aplausos alquilados ni mucho menos automáticos. Ni preguntas previamente acordadas. Se multiplicarían, en cambio, las opiniones y consejos de primer nivel que sólo serían útiles si realmente existiera de parte de ella y de su gobierno disposición a escucharlos y a meditarlos con espíritu sincero de autocrítica, sin arrogancia ni falsos orgullos.

En ese foro se catalizan las visiones del mundo y se reflexiona junto a sus principales actores públicos y privados por igual. Este año nuestra jefa del Estado hubiera podido conocer allí y escuchar al presidente de Irán, Hassan Rohani; al secretario de Estado norteamericano, John Kerry; al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, y al par de éste en Japón, Shinzo Abe.

También hubiera tenido oportunidad de estar junto al primer ministro de Australia, Tony Abbott, reflexionando sobre el G-20, al que nuestro país pertenece; al jefe de gobierno británico, David Cameron; a sus pares, los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff; de Colombia, Juan Manuel Santos, y de México, Enrique Peña Nieto; junto al ex secretario general de las Naciones Unidas Kofi Annan; a José Manuel Barroso, presidente de la Comisión de la Unión Europea; a los titulares de empresas de primer nivel mundial como Goldman Sachs, Nomura, Heineken, Nestlé, Cisco, Aramco, BlackRock, HSBC, Unicredit, Renault-Nissan, Philips, Deutsche Bank, Barclays, ICBC, Novartis, Siemens, Alcoa, DuPont, Swiss Re, Total, Yahoo, Wal-Mart, Pepsico, Volvo, EnI, Credit Suisse, Facebook, Fluor, ATT, Prudential, UBS, y otras; al gobernador del Bank of England, Mark Carney; a Mario Draghi, el presidente del Banco Central de Europa; al mexicano Angel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE); a sus pares de Liberia, Ellen Johson-Sirleaf; Ruanda, Paul Kagame; Ghana, John Dramani Mahama, y Nigeria, Goodluck Ebele Jonathan; al presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim; al gobernador del Banco de Japón, Hauhiko Kuroda; a Christine Lagarde, del FMI; a los ministros de finanzas de Chile, Felipe Larraín, y de Brasil, Guido Mantega; al secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Jacob J. Lew; a la poderosa presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye; así como a profesores universitarios, periodistas y columnistas de primer nivel, dignatarios eclesiásticos, funcionarios internacionales, y pensadores.

Nuestra presidenta prefirió, en cambio, el escenario regional. El chico, donde se siente más cómoda, quizá porque conoce a sus actores, maneja un poco la agenda, habla el idioma común y allí sus interlocutores no se quitan los auriculares cuando ella expone.

Cristina Kirchner decidió, créase o no, ir a almorzar con Fidel Castro, para así darse un baño de pasado en el único país absolutamente antidemocrático de la región: el que pisotea sistemáticamente los derechos humanos y libertades civiles de su pueblo.

Y para reunirse con Castro fue que llegó con bastante antelación a Cuba. Viajó mientras en la Argentina se anunciaban nuevos parches en la economía, cuya difusión dejó a cargo de funcionarios que se tropiezan entre sí por decir y desdecirse en una suerte de tragicomedia que podría ser curiosa de no estar en juego cuestiones vitales para el futuro y para revertir la escasa credibilidad del país.

Para nuestra presidenta, este fin de semana no hubo nada más importante que sentarse a comer con Fidel Castro, ver las fotos familiares de los nietos y bisnietos del dictador y hacerle autografiar, cual estrella de cine, imágenes para que ella pudiera repartir entre quienes se las encargaron en Buenos Aires.

"Domingo memorable si los hay", escribió luego la jefa del Estado en su cuenta de Twitter. Lo hizo entre nostalgiosa y fascinada. La nostalgia fue para recordar a otro presidente que poco favor les ha hecho a la democracia y al respeto por los derechos de todas las personas, Hugo Chávez, muerto hace casi un año y a quien Cristina Kirchner contó que recordó largamente junto a Fidel Castro. Pero también se la vio fascinada por su encuentro social vacacional, pues podría así tildarse al objetivo principal de la primera mandataria en éste, su último viaje al exterior y el primero para el que estuvo autorizada después de su operación de cráneo, en octubre del año pasado.

Nuestra presidenta prefiere claramente eso en lugar de mirar hacia su país, tratar de predecir lo que nos depare el futuro y adaptarnos a ello.

Una pena. Pero ése es su mundo, no el otro. Más imaginario que real. Por eso, le dedicó nada menos que cuatro días. Deliberadamente alejada, como se dijo, del frenético torbellino de increíbles errores, contradicciones y contramarchas que su equipo de gobierno ha acumulado en los últimos días, provocando una atmósfera donde la desintegración de un relato mentiroso ha dado paso a una realidad tan seria como preocupante: la de un país en crisis y sin la conducción que el momento requiere. Crisis que es ciertamente culpa y responsabilidad de sus máximos gobernantes, que miran para otro lado, como si ellos no tuvieran nada que ver ni que decir frente a un país en estado de fragilidad, donde la angustia y el desencanto de muchos crecen día a dí

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.