¿Qué quiso hacer la Administración K? Buscando respuestas

ESPERANDO LA REAPERTURA

5 claves del dólar para el lunes 27/01

¿Juan Carlos Fábrega le impuso su enfoque a Axel Kicillof? ¿Por eso aumentarán fuertemente las tasas de interés en pesos? ¿Puede sostenerse la paridad oficial a $8 + 20%? ¿Y cómo influirá en los precios? ¿Qué quiso hacer la Administración K? Buscando respuestas, 5 fragmentos de lectura indispensable.

26/01/2014| 07:46

comentá(6)

printmailA+A-

dolares_fajos.jpgAmpliar
"(…) Fábrega se impuso a Kicillof en el manejo de la política cambiaria en esta etapa. Aplicó muchas de las correcciones que se le venían exigiendo al gobierno: un dólar oficial más alto, tasas de interés más acordes a la situación actual del país (teniendo en cuenta la inflación y la devaluación) y menos restricciones cambiarias. (…)".

1. El economista Martín Tetaz, columnista del diario El Día, de La Plata:

"(…) Mi sensación entonces es que el verdadero valor de equilibrio de la paridad oficial está un poco más arriba de los 8 pesos, en un rango que oscila entre los $8,50 y los $9.

Cuanto antes estacione el Banco Central en ese rango, menos reservas se perderán, más chica será la brecha con el Blue, y más rápido se estabilizará la economía. Nótese que si el oficial queda en ese nivel, el dólar para atesoramiento que se venderá libremente a partir del lunes, previa autorización de la Afip, rondará entre los $10,20 y $10,80 cuando se le agregue el 20% de la retención a cuenta de Ganancias.

Puesto en castellano; lo que hizo el Gobierno fue legalizar buena parte del Blue, recuperando para los bancos el negocio que tenían las cuevas, que seguirán no obstante vendiendo un dólar paralelo para todos aquellos que no pasen “la prueba de la blancura” del organismo impositivo, en un valor que probablemente sea alrededor de un peso mayor al oficial.

La segunda batalla mental se está librando en las góndolas. Según la Consultora Elypsis, que releva 140.000 precios diarios publicados en internet, la inflación de diciembre fue del 3,4%, que de persistir en ese valor acumularía 49% en un año, prácticamente el doble de lo que subieron los precios en 2013.

Evidentemente los productores y comerciantes se anticiparon a las micro devaluaciones que venía mostrando el billete norteamericano, demostrando que la clave para los precios locales no es el valor actual de la divisa, sino el que los formadores de precios creen que va a terminar teniendo el dólar.

Ahora que se anticipó la devaluación, continuarán las remarcaciones si los agentes económicos perciben que el valor actual de la divisa no es estable y que continuarán las subas del dólar oficial, pero si la moneda norteamericana se estabiliza en torno de los 8,50 / 9,00 pesos, pues la clave pasarán a ser las paritarias, que determinarán si la medida será exitosa o si por el contrario, pondrá en marcha un círculo vicioso de más inflación que obliga a devaluar nuevamente y vuelve a hacer subir los precios.

n último dato que pasó desapercibido el viernes podría ayudar a moderar las expectativas de inflación, aplacando las demandas de los gremios en las paritarias; el Banco Central subió al 25,6% lo que pagará a los bancos que compren sus bonos Lebac, la semana que viene. En castellano; subir las tasas hará que muchos pesos que calentaban el consumo o iban al Blue, ahora irán a los bonos del BCRA, lo que debería contribuir a bajar la inflación esperada en los próximos meses (que la última encuesta de la Universidad Di Tella ubica en 37,6%). (…)".

2. Alcadio Oña en el diario Clarín, de Ciudad de Buenos Aires:

"(…) ¿Alguien puede creer que con un zafarrancho semejante encima se le dará certidumbre a la gente?

Parece demasiado pretender, ¿no?

En la tarde del mismo viernes, el Banco Central anunció que le pondría un piso del 25% a la tasa de sus licitaciones de letras, que es como ponérselo al resto de las operaciones. Shock cambiario y shock financiero juntos.

Rarezas del universo kirchnerista y otra muestra del todo vale. Kicillof se ha cansado de decir que la devaluación implicaba darle un golpe duro a los sectores de menores recursos y que por eso jamás la admitiría: en un año y 24 días, ha impulsado una del 60%, nada más y nada menos.

Siempre sostuvo, también, que subir las tasas de interés era una medida contraindicada porque enfriaba la economía: nuevamente, los hechos desmienten el relato. Y el jefe del Central, Juan Carlos Fábrega, le ganó una pulseada a Kicillof.

Sólo falta en esta secuencia que el Gobierno acepte aflojar con el gasto público, como propone Fábrega, lo cual implicaría afojar también con la emisión. Si así fuera, el ajuste sería completo, aunque empujado por fuertes desequilibrios acumulados durante estos años.

Mientras tanto, la Casa Rosada sigue sin dar la madre de todas las batallas: ocuparse de verdad de la inflación. Pero para eso se necesita un programa articulado, que opere sobre varios frentes a la vez, algo bastante más serio que el módico plan Precios Cuidados. (…)"

3. Jorge Fernández Díaz en el diario porteño La Nación:

"(…) Cristina montó en cólera y lo vapuleó a los gritos cuando tuvo en sus manos el resultado final del jueves negro. Ella también quedará en la historia del pensamiento económico, compitiendo con Sigaut ("el que apuesta al dólar pierde") y Duhalde ("el que depositó dólares obtendrá dólares"). Su desdichada frase, "Que esperen otro gobierno quienes quieren ganar plata con una devaluación", resulta a la luz de los últimos acontecimientos una amarga ironía. Desde que implantó el cepo cambiario, hubo una devaluación del 90% en la Argentina. Y las últimas dentelladas significarán una confiscación lisa y llana de una buena parte de los salarios y jubilaciones, y un ataque al poder de compra de toda la sociedad. Hubo un festín de remarcaciones este fin de semana inolvidable.

El kirchnerismo ha fabricado incertidumbre y billetes sin respaldo. Toda la estrategia económica del Gobierno estuvo involuntariamente orientada a que la gente se refugiara en el dólar y desconfiara del peso. Para algunos economistas de la ortodoxia, una devaluación era dolorosa, pero inevitable, y aflojar el cepo era soñado. Un gobierno está en verdaderas dificultades cuando no le resulta ninguna medida. Ni una buena ni una mala, ni una de izquierda ni una de derecha. Y eso únicamente le ocurre cuando carece de un método articulado para llevar a la práctica un programa, cualquiera sea su orientación ideológica. También cuando de tanto mentir ha perdido toda credibilidad. Esa pérdida se parece un poco al descubrimiento de la infidelidad: a partir de la evidencia de una traición es muy difícil reconstruir el vínculo. Se crea en la víctima del engaño una herida narcisista y un deseo de escarmiento. Hay cosas que nunca se perdonan.

La administración kirchnerista está absolutamente desorientada, tiene mal diagnóstico y pésima comunicación, y en lugar de indagar las causas del drama busca a los culpables. Es así como esta semana la ligó el presidente de Shell: lo acusaron de haber encabezado una corrida. Veinticuatro horas después se descubrió que la compañía petrolera holandesa compró apenas un millón y medio de dólares destinado a pagar importaciones y repartir utilidades. ¿Quién autorizó esa "multimillonaria" cifra que desestabilizó la economía argentina? El Banco Central. La mala praxis alcanza incluso la invectiva paranoide: ya no son buenos ni para las operaciones sucias. (…)".

4. Pablo Wende en La Nueva Provincia, de Bahía Blanca:

"Juan Carlos Fábrega siempre se opuso al cepo. Fue uno de los pocos funcionarios que en 2011 le dijo a la presidenta que se trataba de un “error garrafal” y en su momento sugirió medidas correctivas para evitar las restricciones que se impusieron tras aquellas elecciones. El final de esa historia es conocido: Axel Kicillof, luego ungido como vice de Economía, logró imponer su postura.

El brevísimo anuncio realizado el viernes por Jorge Capitanich marca un aspecto más que loable: el gobierno se dio cuenta que el camino de las trabas estaba encaminando a la Argentina directamente al desastre. Y, en vez de insistir como Venezuela, decidió aplicar la marcha atrás. En principio, se intenta retrotraer la situación a la versión original del cepo, algo menos rígida que la puesta en marcha en julio de 2012, cuando directamente se optó por cerrar la canilla para el atesoramiento.

La medida, que se implementa desde mañana (27/01), no se toma en forma aislada. En primer lugar, la semana pasada el gobierno impulso una suba del dólar oficial hasta $ 8, un nivel que alienta más a los exportadores a liquidar divisas, al tiempo que desalienta a ciertos importadores. El Central también anunció que aumentará notablemente la tasa de interés en su próxima emisión de Lebac. Una medida de manual: para frenar la corrida cambiaria no alcanza con devaluar, sino que además debe subir drásticamente la tasa de interés. El martes pagará 25,5% para plazos de 70 días, unos 9 puntos porcentuales más que en la primera licitación del año.

La decisión de bajar la retención del 35% al 20% a la contratación de pasajes y paquetes turísticos al exterior, al igual que el uso de la tarjeta, también busca dar una muestra de la voluntad de ir desarmando el cepo. Y al mismo tiempo muestra cierto optimismo de que al habilitar más vías de compra de dólares en el mercado oficial se irá cerrando la brecha con el paralelo.

Fábrega se impuso a Kicillof en el manejo de la política cambiaria en esta etapa. Aplicó muchas de las correcciones que se le venían exigiendo al gobierno: un dólar oficial más alto, tasas de interés más acordes a la situación actual del país (teniendo en cuenta la inflación y la devaluación) y menos restricciones cambiarias.

El gobierno sueña con que esta vuelta a una versión más light del cepo más las correcciones cambiarias alcanzarán para calmar al mercado. El resultado es incierto, porque se parte de una base totalmente distinta a la del 2011. Quedan muchas menos reservas, la emisión monetaria y la inflación son más altos que entonces y el poder del gobierno se ha diluído dramáticamente, al revés de lo que sucedía hace poco más de dos años."

5. Arnaldo Paganetti, de la corresponsalía porteña del diario Río Negro, de General Roca:

"(…) Fuentes de la Rosada consultadas por "Río Negro" aseguraron que Cristina, consciente de la nueva realidad y sin abandonar sus metas, resolvió ubicar al dólar en un valor apetecible para que los exportadores liberen sus mercaderías y se pueda transitar luego con una administración ordenada, como hizo en su momento Néstor Kirchner, entre 2003 y 2007.

"Sí, al principio se seguirá achicando lo acumulado en el tesoro nacional. Pero habrá que aguantar. El Central tiene casi 30 mil millones de dólares y no se puede achicar si alguien compra 5 millones (por José Aranguren, de Shell). Ahora, la apertura este lunes será con los controles que se hacen en cualquier país serio", avisaron.

En tal sentido, Kicillof avisó que se permitirán compras solo con fondos debidamente justificados y anticipó que hay disposición a enfrentar a sectores financieros en defensa de los salarios y "precios cuidados".

"El mercado negro no le impuso nada a Cristina, que hizo una lectura correcta y ahora deberá concentrarse en el gasto fiscal y en abordar la inequidad que entrañan las tarifas subsidiadas de luz y gas en la ciudad de Buenos Aires y en cordones ricos bonaerenses", aventuraron las voceros consultados.

Habrá, en paralelo, un llamado a la mesura a patrones y obreros para que no superen para este año una pauta salarial del 30%, aunque se admitirán en una cláusula, revisiones periódicas cada 6 o 9 meses.

Se procurará, igualmente, sellar alguna suerte de tregua con los medios de difusión críticos, por más que ello parezca hoy un sueño imposible. En pos de aquietar los ánimos y procurar pacíficamente a la renovación de 2015, se afana el papa Francisco, quien hace unos días recibió en el Vaticano al expresidente Eduardo Duhalde.

Desde mañana, el gobierno intentará anclar un nuevo tope al dólar. Una de sus misiones será impedir que la sustancial devaluación se traslade a los productos de primera necesidad. Las remarcaciones, en las últimas horas, funcionaron a pleno. "Vamos a dar lucha. Pediremos la ayuda de gobernadores, intendentes, organizaciones y ciudadanos", se plantó Kicillof. Vendrán jornadas agitadas y complejas."

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.