Así como manipulan, ocultan e ignoran cualquier noticia que los afecte, siguen patéticamente repitiendo su dis curso sobre la “diversidad de voces”.

El control mediático, una obsesión

POR RICARDO KIRSCHBAUM

ETIQUETAS

18/12/13

Un ejemplo práctico del papel de los medios oficialistas se verificó en Tucumán durante el grave amotinamiento policial y los saqueos que provocaron por lo menos 6 muertos y dejaron a la ciudad en estado de pánico. Las protestas de los vecinos se concentraron contra los canales de televisión locales, uno propiedad de la Universidad y del gobierno local, y el otro repetidora de Telefe, de Telefónica, por lapobrísima cobertura de aquellos graves sucesos.

Vecinos que reclamaron al gobierno de José Alperovich por el estado de indefensión en que se encontraban golpearon a periodistas de aquellos canales, quienes no eran responsables del ocultamiento, lo que provocó un f uerte y lógico repudio de sus organizaciones gremiales.

Los abogados tucumanos exhortaron a “los medios televisivos locales acumplir con el rol de informar, en forma suficiente y tempestiva, de acuerdo con la gravedad de las circunstancias en cada caso”.

También a nivel nacional los medios controlados directa o indirectamente por el Gobierno reflejaron de manera muy parcial los motines y saqueos. Los diarios buscaron esconder o minimizar la información sobre los muertos en sus tapas.

En otro acto de discriminación abierta, el secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, difundió el lunes a la noche una declaración respondiendo a la investigación de Hugo Alconada Mon en La Naciónsobre el dinero que los Kirchner perciben de Lázaro Báez por el alquiler de habitaciones de hoteles de su propiedad.

Pero la distribuyó sólo a Tiempo Argentino y Página/12, dos diarios de la constelación oficialista. Los restantes diarios fueron, otra vez, ignorados.

Está claro que el caso Báez preocupa mucho a Cristina. La declaración de Parrilli así lo prueba, como las balbuceantes explicaciones del funcionario sobre las habitaciones de hotel que alquilaba Báez. El empresario ahora pretende que la Justicia impida que la investigación periodística sea publicada. Se trata de un pedido de censura, liso y llano. Si La Nación se ve impedida de hacerlo, Clarín ofrece sus páginas para continuar publicando la serie sobre los negocios de Báez y los Kirchner.

La censura previa –que ya existe tácitamente en los medios del Estado– se combina con la manipulación informativa que el oficialismo impuso con abiertas presiones económicas y políticas, y el manejo grosero de la publicidad oficial.

Pero son un retrato fiel de lo que el Gobierno piensa sobre el ejercicio del periodismo en una sociedad democrática.

Así como manipulan, ocultan e ignoran cualquier noticia que los afecte, siguen patéticamente repitiendo su discurso sobre la “diversidad de voces”.

Tucumán ha sido otro hito de esa “gesta”.

La conducta de los medios oficialistas responde a un patrón de propaganda y de censura. Esa es la fórmula que no puede ser disimulada con una retórica vacía.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.