El jarabe rancio de la primera devaluación del kirchnerismo

EDICIÓN IMPRESA ECONOMÍA Y POLÍTICA 04.12.13 | 00:00

por Fernando González / Director Periodístico

dolar turista devaluación Kicillof

Imprimir Enviar Votar 1

Twittear

Algunos vivos quieren tener una pequeña primavera. Pretenden forzar una devaluación, para que aquellos que están en dólares obtengan una ganancia de cortísimo plazo. Hay una intencionalidad dirigida a crear un efecto que no sólo es malo para el Gobierno sino para todos los argentinos…”. La frase altisonante pertenece a Axel Kicillof, quien la pronunció a los gritos el viernes 1´ de junio de 2012. En nuestro título principal de tapa, El Cronista había anticipado ese día el plan que estudiaba Cristina para pesificar la economía, proyecto confirmado por la realidad apenas tres días después. El entonces viceministro monopolizó una rueda de prensa en la que Julio de Vido ofició de simple observador y se dedicó a descalificar a este diario mientras golpeaba un ejemplar color salmón sobre la mesa. Pero la Argentina es un país especialmente cruel. Ayer temprano, bajo el secreto vergonzante del boletín oficial, el hoy ministro Kicillof puso en marcha su primera devaluación del peso. El bumeran de aquella pequeña primavera para algunos vivos se le terminó viniendo encima.

Atrás quedaron las bravatas de Kicillof y de tantos kirchneristas, incluída la propia Presidenta. Que nunca iban a devaluar. Que ésa era una de las peores recetas del neoliberalismo económico. “Jarabe rancio”, lo llamó el lunes ante un auditoria de empresarios. Sólo el ministro sabe el sabor del jarabe porque le tocó tomárselo a él. Y parece que el tratamiento va para largo: propuesta a los fondos buitres; pagos al CIADI; endeudamiento para resarcir a Repsol y ahora devaluación para que el dólar turista se ubique más cerca del blue. Un cóctel que incluye una suba del 35% para el dólar minorista, gestos de reconciliación con el FMI y posiblemente un plan de pago al Club de París. Lord Keynes se hubiera tirado por el balcón.

No es la coherencia el principal capital del Gobierno en estos días. El video del titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, diciéndole al periodista Ernesto Tenembaun el 28 de agosto que no se iban a aumentar los impuestos al consumo con tarjeta en el exterior ayer resultaba desopilante en las redes sociales. “Categóricamente no, ¿quiere que se lo repita?, categóricamente no”, decía el funcionario, muy seguro ante las cámaras de TN. Por eso, al caer la noche arreciaban las versiones sobre su salida del poder y la de su aliada, la jefa de la Aduana.

Formado en esa escuela de comandos de la sobrevivencia política que es el peronismo, el jefe de gabinete, Jorge Capitanich, batalla cada mañana para explicar públicamente que cada nuevo zig zag es en realidad un ardid táctico hacia la consolidación del nuevo escenario económico. La frialdad de las cifras indican que las reservas del Banco Central apenas sobrepasan los 30.000 millones de dólares y que la inflación va camino a superar la impactante suba de precios de 2012.

No va a ser fácil para Capitanich devolverle la confianza a una sociedad con expectativas en declive. Las últimas medidas del Gobierno son paliativos que no atacan las dos grandes preocupaciones de la Argentina: la inflación y la inseguridad. A esta altura, todo indica que el plan de Cristina es llegar como sea a 2015, lejos de las soluciones de fondo y con el peronismo como puente de plata hacia una transición aún lejana.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.