Lo que enseña la historia: la pérdida de reservas llevó a grandes ajustes cambiarios

EDICIÓN IMPRESA FINANZAS Y MERCADOS 02.12.13 | 00:00

En 1946-1955, la caída de las arcas fue de 23,2% del PBI con una devaluación de 339%. En la crisis de 2001, la fuga de divisas fue de 4,1% del PBI y la devaluación alcanzó 249%. En tanto, se estima que desde 2007 hasta el año que viene, el BCRA perderá 13,5% del PBI. Expertos coinciden en que la situación actual difiere de otros períodos y que la devaluación será más leve.

por MARÍA ELENA CANDIA Buenos Aires

Lo que enseña la historia: la pérdida de reservas llevó a grandes ajustes cambiarios

Lo que enseña la historia: la pérdida de reservas llevó a grandes ajustes cambiarios

Imprimir Enviar Votar 1

Twittear

De manera completamente innecesaria la Argentina ha sido llevada al pasado, como en un túnel del tiempo. Pese a transitar el mejor período de su historia en materia de precios de sus productos básicos nos encontramos de nuevo con la restricción externa: la escasez de divisas limita el crecimiento de la economía”, explica Juan José Llach, sociólogo y economista, en diálogo con El Cronista, al ser consultado por las recurrentes crisis del pasado que nos retrotraen al presente.

La historia demuestra que los procesos de fuerte pérdida de reservas terminan obligando a los gobiernos a hacer importantes ajustes cambiarios. De acuerdo a un informe del Estudio Broda, hay al menos tres episiodios que reflejan este fenómeno. El primero fue durante el período de 1946-1955, cuando las arcas cayeron 23,2% del PBI (de 26,9 a 3,7 puntos), lo que llevó consigo una gran devaluación de 339%. Una situación similar ocurrió en 1975, pese a que la pérdida de reservas fue de 1% del PBI (de 3,6 a 2,6 puntos), aunque desató un fuerte ajuste cambiario de 199%. En tanto, el tercer episodio vino con la crisis de 2001, en el que las reservas se redujeron en 4.1% del PBI (de 9,5 a 5,4 puntos) y la devaluación alcanzó 249%.

Para Roberto Cortés Conde, historiador económico, a partir de 1946 las crisis económicas fueron el desenlace de crecientes desequilibrios macroeconómicos que derivaron en fuertes ajustes cambiarios. “En la mayoría de ellos, están presentes el déficit fiscal, la emisión monetaria, la falta de inversión y un tipo de cambio devaluado”, explicó Conde.

En estos casos, el déficit fiscal obligó a los gobiernos a financiarse con emisión monetaria o deuda y el mayor gasto incidió en forma negativa sobre el balance de pagos, presionando a la salida de reservas. Esta situación promovió a su vez la inflación y la desconfianza, lo que llevó a la especulación contra la moneda local. Disminuyeron peligrosamente las reservas, hubo corridas bancarias y estallaron las crisis con una devaluación o un default.

Según Llach, la historia demuestra que hubo al menos ocho momentos en los que las reservas del Banco Central llegaron a niveles muy bajos: 1952, 1959 1962-63, 1975, 1981-82, 1985, 1989-90 y 2001-02. En casi todos los casos se produjeron contracciones importantes del nivel de actividad económica que equivalieron a una pérdida acumulada de un 50% del PIB, 30 puntos antes del 2001-2002 y 20 puntos en esa crisis. “También en todos los casos hubo devaluaciones bruscas y aceleración de la inflación hasta llegar a la hiperinflación de 1989-1990”, agregó Llach.

La historia desemboca en el período actual de pérdida de divisas, que Broda analiza desde 2007 hasta 2014. Según estima la consultora, las reservas contabilizarán hasta el año que viene una caída de 13,5% del PBI (de 17, 7 a 4,2 puntos). Sin embargo, no consigna un porcentaje para definir cuál será el ajuste cambiario resultante. Eso estará por verse.

“Hoy veo diferencias importantes respecto a otros períodos. La pérdida de reservas no es sólo producto de un problema cambiario si no de la ausencia de capitales. Hay un tema de política financiera muy deficitaria por parte del Gobierno y un aislamiento respecto del mercado internacional”, señaló el economista Jorge Todesca.

Al igual que los economistas consultados, Todesca aclaró que el ajuste cambiario esta vez será más leve. En palabras de Llach, dados los buenos precios de los productos básicos y el nivel relativamente bajo de deuda pública con el sector privado, la Argentina está en condiciones de evitar crisis tan graves como las mencionadas. Pero hay que actuar rápido y bien.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.