Si algo era difícil de imaginar es que la Argentina se convirtiera en importadora de trigo o que fuera superada como exportadora de carne por Uruguay y Paraguay.

lanacion.com|

Opinión

Miércoles 23 de octubre de 2013 | Publicado en edición impresa

Editorial I

El ajuste tan temido

Uno tras otro se han generado dañinos círculos viciosos, populistas y cortoplacistas que es necesario desarticular para evitar males aún mayores

El populismo apoyado en el intervencionismo y la manipulación arbitraria de variables económicas es como la mentira: tiene patas cortas y finalmente se hace insostenible. Esa hora ha llegado para el modelo kirchnerista, que pudo sobrevivir más de lo esperable con la ayuda de un marco externo favorable y una holgura fiscal que ya no existen.

En tiempos de comicios, la palabra "ajuste" está prohibida. Aquel candidato que se atreva a proponerlo será seguramente declarado réprobo. Pero lo cierto es que el gasto público ha alcanzado cifras exorbitantes y la presión tributaria es tal que el sector privado prácticamente no puede generar excedentes destinados a la reinversión.

El congelamiento y la manipulación de los precios de la energía llevaron a la catastrófica situación de un déficit de abastecimiento que obliga a importarla a precios elevados y drena las escasas reservas de divisas. La producción de hidrocarburos se desplomó, mientras que los nuevos yacimientos de gas y petróleo no convencionales esperan inversiones de gran magnitud que exigen condiciones que todavía no pueden ser satisfechas. La generación de energía eléctrica ha crecido a menor ritmo que la demanda, al desalentarse la inversión por efecto de tarifas congeladas y subsidios manejados discrecionalmente. Lo mismo ha ocurrido con las redes de distribución, lo que se traduce en un deterioro en el mantenimiento y la calidad de los servicios.

Tanto en este último sector como en el transporte, los retrasos tarifarios han obligado al Gobierno a aportar subsidios crecientes e insostenibles, a pesar de lo cual no se ha evitado una profunda descapitalización. El estado de los caminos y los cada vez más frecuentes accidentes ferroviarios dan prueba de ello.

Si algo era difícil de imaginar es que la Argentina se convirtiera en importadora de trigo o que fuera superada como exportadora de carne por Uruguay y Paraguay. Las intervenciones instrumentadas por Guillermo Moreno lo consiguieron. No sería extraño que otros productos alimenticios siguieran cursos parecidos. Muchas producciones regionales como la fruta, el vino, la oliva, entre otras, han perdido su rentabilidad debido al persistente retraso cambiario. El empeño en utilizar el tipo de cambio como ancla antiinflacionaria puede llevar alegremente a la desaparición de muchas actividades regionales.

Al productor agrícola se le expropia hasta el 35% de su venta, con independencia de que, además, paga el impuesto inmobiliario, la tasa de caminos, el IVA, ingresos brutos, el impuesto al patrimonio y el impuesto a las ganancias. Por si esto fuera poco, no se le reconoce el valor real del dólar, sino el oficial, que cotiza a unos 5,80 pesos.

El retraso del dólar oficial aplicado a los pasajes y consumos turísticos en el exterior ha llevado a un extraordinario crecimiento de este uso de las reservas del Banco Central. Ni el impuesto del 20 por ciento ni las limitaciones de extracción en los cajeros del exterior han podido contener este desborde. Una brecha del 70 por ciento entre el dólar comercial y el paralelo es un incentivo demasiado grande para buscar cualquier forma de comprar o gastar a la cotización oficial. Esa brecha es a su vez determinante para que los extranjeros que llegan al país negocien sus divisas en el mercado informal. El resultado es un fuerte déficit del balance turístico de divisas.

La aceleración de las devaluaciones diarias promovidas por el Banco Central en los últimos meses no ha logrado recuperar el retraso cambiario. En todo caso, ha igualado a la inflación verdadera durante uno o dos meses, sin corregir la distorsión. Hoy no hay margen, como sí lo había a principios de 2002, para que una devaluación no se transmita rápidamente a precios y salarios. No hay un alto desempleo ni hay capacidad productiva ociosa. Tampoco hay ningún espacio adicional para compensar los efectos de una devaluación aumentando los derechos de exportación de los productos alimenticios. Las retenciones hace tiempo que ya son confiscatorias.

El control por la AFIP de la compra de divisas para turismo o ahorro, instrumentado a fines de 2011, avanzó inevitablemente hacia un control general de cambios. El supuesto de que aquella medida impediría la fuga de capitales no fue más que una torpe ilusión. La pérdida de reservas ha continuado y el Gobierno ha tratado de evitarla con más controles, por ejemplo, la autorización previa de importaciones. El efecto negativo sobre la producción y la confianza ha generado nuevos círculos viciosos que urge desarticular.

La interminable fiesta se paga con fondos de la Anses y del Banco Central, con impresión de moneda, no pagando deudas como la que existe con los jubilados y, en definitiva, con inflación.

El ajuste, programado o involuntario, será una inevitable consecuencia de estos desmanejos. El deterioro fiscal y la pérdida de reservas le ponen límite al tiempo en que este modelo, plagado de distorsiones crecientes, puede subsistir. El horizonte político ya acotado de este Gobierno y la evidencia de que una reelección no es posible debieran hacerlo desistir de un enfoque meramente populista y cortoplacista. Es imprescindible que tome conciencia del daño que para el país implica no corregir esas distorsiones. Así como debe evaluarse positivamente que se haya decidido pagar las sentencias del Ciadi mejorando la aproximación a los mercados de crédito, sería plausible que el Gobierno comenzara a transitar por el camino de la seriedad y el pleno respeto por el Estado de Derecho, en desmedro de sus políticas populistas y destructivas..

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.