Ni los Kirchner fueron combatientes ni Cabandié es un veterano de los 70.

OPINIÓN

DEL EDITOR AL LECTOR

¿Quién la hizo peor: Juan o Martín?

POR RICARDO ROA

15/10/13

Una de las máximas de San Martín cuenta que entrando al polvorín de El Plumerillo el soldado de guardia no lo dejó pasar por el riesgo de que una chispa de sus botas provocase una explosión. El general le dice que fue él quien había fijado esa regla pero el soldado se mantiene en sus trece. San Martín se enoja pero al final lo premia por haber cumplido con su deber.

Juan Cabandié debe haber faltado ese día a la escuela: pidió y logró aplicarle “un correctivo”a una agente de tránsito de Lomas de Zamora que le había puesto una multa como manda la ley. Desencajado, la patoteó, le dijo “desubicadita” y “boluda”, la acusó de “hacerse el guapo” y el que se hizo el guapo fue él, como cualquiera ve en el video grabado por uno de los gendarmes que estaba con la agente.

Cabandié llamó a “Martín” desde el auto. Una argentinada típica: la de llamar a un poderoso de turno por el nombre de pila simulando una autoridad aún superior a la de él mismo. Pero no mintió esa influencia: el correctivo o la orden fue aplicada y Belén Mosquera, de 22 años, fue despedida por Martín, o sea por el intendente Insaurralde.

Es difícil decirlo, pero hay algo demencial en ese engreimiento crispado del diputado Cabandié. Se presenta como justo mientras promueve un despido a todas luces injusto. Y dice que es un ser especial y reclama que se lo reconozca como tal por ser “hijo de desaparecidos”. ¿Los que no lo son, son inferiores?

Dice que no chapea pero chapea con eso y chapea muy feo como si hubiese heredado la heroicidad o el martirologio de sus padres. Pero sus padres lucharon por algo, el hijo fue víctima de la atrocidad contra sus padres. No es lo mismo.

La confusión forma parte del mito kirchnerista. Un mito: o sea, una historia que en parte es verdad y en parte es mentira. Ni los Kirchner fueron combatientes ni Cabandié es un veterano de los 70. Agravia la memoria de los desaparecidos cuando chapea con esa memoria para evitar pagar una multa de tránsito. Llegó a decir que “está bancando a los hijos de puta que quieren destruir el país”. Fue un lapsus revelador.

Y metida la pata bien honda, no quiso recular y se defendió con un infantilismo: “Reaccioné de esa manera porque me quisieron coimear”. Le faltó decir que era una operación de los medios. Siempre es necesario más coraje para reconocer un error que para empecinarse en él.

Pero el problema más serio empieza cuando Cabandié disca el celular de Insaurralde, el principal candidato K en Buenos Aires. Hasta ahí era el ataque de furia de un personaje menor con poder. Desde ahí, un intendente que se olvida la ley y toma una medida para complacerlo.

El spot de Insaurralde dice: “Un diputado es alguien como vos en el Congreso”. Debería creérselo el propio Insaurralde y ya que está, juntarse con Cabandié para estudiar las máximas de San Martín.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.