el ladriprogresismo va por más, y lo pone por escrito…

LADRIPROGRES PIDEN UN NÜREMBERG CONTRA EMPRESARIOS

Leyendo a Verbitsky se entiende por qué Cristina perdió tantos votos

El ladriprogresismo vive aferrado a su particular relato de los años ’70/’80, algo que fascinó a los Kirchner porque, probablemente, tenían complejo de culpa por su discreto rol en aquellos años; y porque necesitaron construir una épica que les permitiera adueñarse de un espacio político propio. El microcosmos ‘setentista’ le ha permitido a sus gurúes más conspicuos, mejorar su calidad de vida y ampliar su cuota de poder. Para la Presidente ha resultado desastrozo: quedó aislada de los movimientos políticos populares, encorsetada en una realidad que no era la propia, liderando antagonismos de otros y con una brutal pérdida de votos. De todos modos, el ladriprogresismo va por más, y lo pone por escrito…

14/09/2013| 08:01

comentá(23)

printmailA+A-

verbitsky.jpgAmpliar
28/08/2013: El titular del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Horacio Verbitsky, durante la audiencia pública para debatir sobre la ley de Servicios de Comunicación Audivisual convocada por la Corte Suprema de Justicia. Foto NA: HUGO VILLALOBOS

por EDGAR MAINHARD

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Los argentinos que frecuentan el poder coyuntural pueden dividirse en 2 categorías: quienes comprenden que el domingo 11/08 comenzaron cambios importantes, y quienes (son los menos) creen que las PASO no tendrán consecuencias sobre los acontecimientos gubernamentales. Aparentemente cuando decidieron llevar a imprenta su texto, Horacio Verbitsky y Juan Pablo Bohoslavsky no tuvieron en cuenta ese‘efecto bisagra’, que el domingo 17/10 resultará mucho mayor.

Su libro "Cuentas Pendientes – Los cómplices económicos de la dictadura" (Siglo XXI, 462 páginas), tendría algún sentido luego de la formidable victoria de Cristina Fernández de Kirchneren octubre de 2011, pero luce fuera de época en septiembre de 2013.

Es un texto de profundos rencores y anhelos de venganza que pretende un Juicio de Nüremberg para los civiles, preferentemente empresarios, ejecutivos, abogados y líderes de opinión, que hubiesen tenido que ver con el llamado Proceso de Reorganización Nacional. Una caza de brujas institucional que les permita a los promotores de la iniciativa, mantener su cuota de prebendas y poder en la Administración Cristina, ya devastado el filón militar. Por lo tanto, hay que buscar otro nicho de revanchismo posible.

Sin embargo, "Cuentas Pendientes" es un flamante texto antiguo, a partir de que Verbitsky y sus colaboradores están en retroceso aún dentro de la Administración Cristina:

> perdieron el control del Ministerio de Seguridad de la Nación, que parecieron ganar en el inicio de la gestión de Nilda Garré;

> retrocedieron en la porción que conservaban en el Ministerio de Defensa, desde los días de Garré;

> ni hablar de la obsolescencia que le provoca el cambio de enfoque en la política de seguridad bonaerense. Durante años, una y otra vez Verbitsky intentó derribar a Ricardo Casal del Ministerio de Justicia y Seguridad provincial. Sin duda que Verbitsky le provocó un daño considerable pero Casal sólo perdió Seguridad y permanece en Justicia, mientras que a Seguridad arribó Alejandro Granados (padre), quien expresa la quintaesencia todo lo que Verbitsky deplora en el peronismo bonaerense.

Pero ahí van el columnista del matutino paraestatal Página/12 y líder del Centro de Estudios Legales y Sociales, junto al abogado que se dice especialista en deuda soberana de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo y ex director de la estatizada AySA,a pedir la cabeza de Acindar, Ford, Mercedes Benz, Techint, Ledesma, etc.

En 2013, Verbitsky y Bohoslavsky descubren que "dictadura militar" es un concepto en desuso porque se imponen otras definiciones que incluyan a la sociedad civil. Curioso que no hayan leído a Samuel Edward Finer, quien en su "The Man on Horseback: The Role of the Military in Politics", de 1962, ya explicaba que un golpe siempre era cívico-militar, y que los militares eran incompetentes para la gestión del Estado. El profesor británico utilizó el ejemplo del desastre de los uniformados estadounidenses en la administración de los servicios públicos de Berlín, apenas ocuparon una parte de la ciudad.

El objetivo del trabajo de Verbitsky y Bohoslavsky queda al desnudo en el siguiente párrafo:

"(…) Empresarios que son procesados penalmente por contribuir a desaparecer a sus operarios, víctimas que demandan a los bancos que financiaron a la dictadura, reclamos económicos en el fuero laboral por detenciones en el lugar de trabajo que se convirtieron en desapariciones y son declarados imprescriptibles, sentencias que instruyen investigar la complicidad editorial de diarios, pedidos efectivos de procesamiento contra empresarios de medios por haber implementado campañas de manipulación de la información en connivencia con los planes represivos, procesamientos por extorsión de empresarios y usurpación de bienes, la investigación estatal sobre el caso Papel Prensa, la creación de una unidad especial de investigación de los delitos de lesa humanidad con motivación económica en el ámbito de la Secretaría de Derechos Humanos; memoria, verdad y justicia dentro de la Comisión Nacional de Valores, son algunas muestra de ésta nueva tendencia. (…)", que ellos ubican en el fallo del Tribunal Militar de Nüremberg al establecer la responsabilidad de empresarios en el ascenso y poder del 3er. Reich.

Una porción mayoritaria de la sociedad argentina quiere dejar atrás el resentimiento permanente que plantea el cristinismo no peronista. La Presidente de la Nación no ha tomado conocimiento del perjuicio sufrido por aferrarse en forma casi irracional a los falsos organismos de derechos humanos, que convirtieron su venganza en un negocio y que no permiten ni la pacificación ni la concordia, entre otras razones porque tergiversan la historia.

El índice del mamotreto es ilustrativo de sus pretenciones. También la ausencia de especialistas de prestigio en cuestiones de negocios y finanzas. Y la intensa ideología de los temas y de sus autores. Por ejemplo:

> ¿Por qué la dimensión económica estuvo ausente tanto tiempo en la justicia transicional? Un ensayo exploratorio / por Naomí Roht-Arriaza,

> Ideas económicas y poder durante la dictadura / por Mariana Heredia,

> La geopolítica internacional de los apoyos económicos / por Jorge Taiana,

> El legado dictatorial. El nuevo patrón de acumulación, la desindustrialización y el ocaso de los trabajadores / por Eduardo Basualdo,

> Complicidad de los prestamistas / por Juan Pablo Bohoslavsky,

> Complicidad empresarial y responsabilidad legal / Informe de la Comisión Internacional de Justicia,

> Prescripción de acciones por complicidad / por Juan Pablo Bohoslavsky, Agustín Cavana y Leonardo Filippini,

> Los casos de Ford y Mercedes Benz / por Victoria Basualdo, Tomás Ojea Quintana y Carolina Varsky,

> Acindar y Techint. Militarización extrema de las relaciones laborales / por Victorio Paulón,

> Entre análisis histórico y responsabilidad jurídica: el caso Ledesma / por Alejandra Dandan y Hannah Franzki;

> La complicidad de las cámaras patronales agropecuarias / por Mario Rapoport y Alfredo Zaiat;

> La Comisión Nacional de Valores y la avanzada sobre la subversión económica / por Alejandra Dandán,

> El caso Papel Prensa. Aportes para su estudio / por Andrea Gualde,

> Medios: discurso único y negocios a la sombra del terrorismo de Estado / por Damián Loreti,

> El precio de la bendición episcopal / por Horacio Verbitsky,

> Los abogados, de la represión al neoliberalismo / por Horacio Verbitsky.

No hay información novedosa en los ampulosos trabajos. Más bien pareciera un compendio destinado a utilizarse como base documental para acciones políticas y judiciales futuras.Precisamente el último capítulo se llama "Cuentas pendientes. Agenda de trabajo".

Verbitsky y Bohoslavsky plantean la necesidad de que la Administración Cristina promueva una nueva Comisión Nacional de la Verdad, ahora destinada a empresarios y colaboradores.

Obviamente que el indispensable beneficio económico-financiero se encuentra previsto. Se habla de compensar los daños, en algunos casos con disculpas públicas de las empresas y/o sus cámaras gremiales representantes, o bien el inicio de acciones legales tendientes a obtener reparaciones monetarias.

También se habla de modificaciones a introducir en el Código Civil para legitimar la nulidad de las obligaciones monetarias contratadas por el Estado durante un período autoritario, y la reducción de los obstáculos para accionar ante la Justicia en reclamos contra autores de delitos de lesa humanidad y/o sus cómplices económicos.

Es decir que se propicia una suerte de juicios sumarios contra empresarios pero casi a continuación, y sin fundamento alguno, afirman que ese escenario no tendría consecuencias en el ambiente de negocios, ni ellos contemplan consecuencias sobre cualquier proceso de inversiones. Es obvio: no pueden entender aquello que desconocen.

Muchos empresarios y banqueros sufrieron secuestros extorsivos, tiroteos y amenazas de las organizaciones terroristas que Verbitsky conocía tan bien, y también de las bandas parapoliciales creadas o toleradas para combatir a aquellos. No están contemplados en el trabajo. Luego, una vez más cabe recordarlo: el golpe cívico-militar gozó de consenso y apoyo popular durante su inicio y bastante tiempo luego de comenzado. ¿Van a demandar también a esas personas que integran el componente civil de la acción cívico-militar? La historia está mal contada. Las conclusiones son erradas.

En definitiva, leyendo a Verbitsky se entiende por qué la sociedad argentina le dice ‘bye bye’ a Cristina Fernández de Kirchner.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.