conviene estar bien preparado: los argentinos no sólo deberán sobrevivir a la iracundia y creciente violencia de los jóvenes de La Cámpora.

Define CFK: si no libera un poco el dólar tendrá que llamar a un López Rega de la economía
15-08-13 00:00

La Argentina pierde entre u$s 300 y u$s 400 por segundo de sus reservas internacionales, más de un millón por hora, camino de unos u$s 1000 millones por mes al ritmo que vamos. Si bien la mayoría de los economistas considera que no es inminente un estallido financiero, todos coinciden en que por el camino que recorre el Gobierno cabe esperar más deterioro para el corto y mediano plazo, incluso con riesgo creciente de ingresar, a la larga, en una crisis del balance de pagos, quedarse sin reservas y terminar finalmente en otro estallido económico durante la actual o la próxima administración.
En el mundo económico, entre empresarios y banqueros que transmiten al periodismo sus impresiones en secreto, nadie se llama a engaño. La crisis económica que se ha venido incubando en los últimos años ya es demasiado compleja, incorpora ingredientes políticos y relatos ideológicos muy arraigados en la Presidenta y su entorno, y en verdad no tiene solución de fondo a corto plazo. Nadie imagina cómo la Casa Rosada sería ahora capaz de regenerar la confianza para que los argentinos vuelvan a vender sus dólares. Ni hablar de la inversión extranjera.
En el mejor de los casos, acorralado el Gobierno por la persistente pérdida de reservas, se podría rogar por un levantamiento parcial del cepo cambiario vía algún mecanismo de desdoblamiento. Habrá sin duda más devaluación para el dólar oficial como ahora que el tipo de cambio se aprecia a un ritmo de 32% anual, más impuestos como el gravamen a los pequeños ahorristas que se proponen aprobar en acuerdo gobierno y oposición (la suba de impuestos siempre es una cuestión de Estado); y posiblemente algún tarifazo adicional en naftas, menos subsidios en servicios públicos y, desde luego, más inflación. Si prospera el desdoblamiento cambiario formal, todavía mayor devaluación y alza de precios en turismo al extranjero y automóviles de alta gama, entre otros beneficios todavía vigentes,
Nadie imagina posible abandonar el control de cambios, dado que apenas quedan unos 35.000 millones en el Banco Central y no hay forma, en las actuales circunstancias políticas, de generar la confianza necesaria para que vuelvan a ingresar divisas libremente a la Argentina. Al precio actual del dólar oficial, entre 5,50 y 6 pesos, se desataría una corrida para llevarse todas las reservas. Y si el Gobierno no vendiera reservas y permitiera la flotación libre de la divisa sin intervención del Central, el dólar libre cotizaría en torno a 8/9 pesos como mínimo, lo cual sería una maxidevaluación que difícilmente Cristina convalide.
La cuestión se parece bastante a una encerrona. Está claro que lo que habría que hacer es convocar a un equipo económico profesional para liberar, parcial o totalmente, el cepo cambiario. Pero esa operación, aún para encaminar la economía a una transición ochentista con dólar comercial para comercio exterior administrado, pero con dólar financiero libre para evitar que se sigan fugando divisas hasta para pagar a los pases de los jugadores de fútbol, requiere de recrear la confianza. Bajar el ritmo de aumento en la emisión y el gasto público. También, y sobre todo, recuperar la confianza política y jurídica. ¿Está en condiciones la actual administración de dar semejante vuelta de campana? ¿Cómo vuelve la Presidenta de las amenazas que sus funcionarios han venido transmitiendo a las familias y a las empresas cuando les prohíben ahorrar en dólares o les sugieren que sus patrimonios serán pesificados por las buenas o por las malas (sic del jefe de la UIF, José Sbatella).
Permitir una franja libre para operar en dólares no es abandonar el control de cambios ni convalidar una devaluación, que de hecho se produce todos los días y a ritmo frenético por el Banco Central en el mercado regulado a $ 5,60 y camino de $ 6. Parecería hoy la única solución disponible para evitar que siga la sangría de dólares. Pero tampoco esta salida fue aceptada por la Presidenta. Hasta ahora, nadie ha logrado convencer a la Jefa de Estado. Considera que gobernar es librar una batalla contra el mercado, contienda en la que por cierto va perdiendo por amplio margen, a juzgar por la cantidad de votos y reservas que le quedaron luego de seis años de gestión. Muchos se preguntan si ahora, al menos por necesidad y lejos de sus convicciones, Cristina será capaz de enfrentar la dura realidad.
Los acontecimientos de las últimas horas no permiten ser muy optimistas. La agrupación ‘La Cámpora’, por ejemplo, amenazó ayer en un comunicado con la consigna ‘ni un paso atrás’ luego de la contundente derrota en las urnas. Dios quiera que estén dispuestos a respetar la voluntad popular, y no terminen en minorías violentas conspirando desde la clandestinidad contra la Democracia, al constatar que la gente no los quiere. Y también cabe rezar para que esta amenaza política de los ‘soldados de Cristina’ no se traslade al modelo económico. Que Cristina comprenda que algo más o menos serio hay que definir para cuidar las reservas, más allá de amenazar a los argentinos a que suelten compulsivamente sus dólares.
Si la jefa de Estado no se llama a sosiego y profundiza el fanatismo del vamos por todo con el cepo y la prohibición al dólar seguirá perdiendo votos y reservas. Y conviene estar bien preparado: los argentinos no sólo deberán sobrevivir a la iracundia y creciente violencia de los jóvenes de La Cámpora. También comenzarán a surgir varios López Rega de la economía, dispuestos a perseguir sin éxito a ciudadanos inocentes. Todo un despropósito: finalmente los dólares de los rusos en la época de Stalin quedaron en Suiza. Igual que los dólares de los venezolanos, los cubanos y muchos argentinos: están a salvo en Miami.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.