Si todavía queda en la Casa Rosada algún ministro que entienda la realidad, debería explicar a Cristina que s u proyecto se terminó para siempre. No alcanza con la épica, y forzar el escenario político puede causar serios daño s sociales.

Cristina en la torre de marfil
13-08-13 00:00

Román Lejtman, Periodista

Aún cree que puede mantener la banda presidencial, la quinta de Olivos, el despacho en Balcarce 50 y la tranquilidad judicial hasta diciembre de 2019.
Cristina Fernández piensa que sólo tiene que ajustar la estrategia electoral, aprovechar la caja del Estado para sus fines políticos y presionar a los barones del conurbano que ordenaron cortar boleta a favor de Sergio Massa en la categoría diputados nacionales. La Presidente considera que estos ajustes terminaran volcando las urnas hacia el Frente para la Victoria, un sello partidario que ya no refleja el poder del peronismo. CFK perdió en Capital Federal, Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Mendoza, Chubut y Santa Cruz, distritos electorales que sepultaron la reelección indefinida.
Frente a la derrota electoral, Cristina y sus voceros emitieron un discurso épico que puede complicar la transición política hasta los comicios presidenciales de 2015. CFK debería abandonar la torre de marfil y establecer una agenda que permita encontrar una salida al laberinto de la economía, las relaciones exteriores, los subsidios públicos que encubren generosos retornos y la crispación política que fractura a la sociedad en mitades. Si todavía queda en la Casa Rosada algún ministro que entienda la realidad, debería explicar a Cristina que su proyecto se terminó para siempre. No alcanza con la épica, y forzar el escenario político puede causar serios daños sociales.
La puja por los restos del kirchnerismo será entre Sergio Massa y Daniel Scioli, donde los intendentes del conurbano jugarán sus fichas al mejor postor. Ya lo sabemos: no se trata de proyectos institucionales que piensan a la Argentina en el siglo XXI, simplemente será contar los votos a cambio de preservar los espacios de poder. Una lógica que aún subsiste en treinta años de democracia.
Massa logró que los barones de Buenos Aires cortaran boleta a su favor, mientras Martín Insaurralde sufría una fuga del cinco por ciento de los votos, cifra que el peronismo K recuperó en la categoría de diputados provinciales. No es un secreto de Estado: los intendentes jugaron con Massa y protegieron sus bancas en la legislatura bonaerense.
Scioli es la única carta que puede presentar CFK para los comicios de 2015. Sin embargo, sólo será una maniobra para ocultar su debilidad política. El gobernador ya rompió la cadena y sólo aguarda los comicios de octubre para anunciar su liberación. Con los resultados oficiales brillando en los portales de noticias, Scioli se transformará en candidato a presidente de los peronistas que evitaron a Massa y sus propios sueños de poder.
Para Cristina no habrá otra tarea que demostrar su inteligencia política, en un tiempo cruzado por el recuerdo personal de un poder transitorio que menguará día tras día hasta diciembre de 2015. No es una tragedia: ya le sucedió a Fernando de la Rúa y Carlos Menem. Dos presidentes que nadie olvidará.

Acerca de Hari Seldon

Seldon nació en el 10º mes del año 11.988 de la Era Galáctica (EG) (-79 en la Era Fundacional) y murió en 12,069 EG (1EF).Es originario del planeta Helicon.Profesor de Matemáticas,crador de la PsicoHistoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.